La visión de Trump frente a la visión de Obama sobre Israel

Post thumbnailLas diferencias sobre Israel entre los presidentes norteamericanos son enormes. Foto: Kevin Dietsch/UPI
Donald Trump es un antiguo admirador de Benjamin Netanyahu, en parte debido a la voluntad del primer ministro israelí de enfrentarse cara a cara con Barack Obama. El enfoque de Obama para el conflicto palestino-israelí fue apoyar a los palestinos a expensas de Israel; el enfoque de Trump es exactamente lo contrario.

La estrecha relación entre el presidente Trump y el primer ministro Benjamin Netanyahu se ha intensificado constantemente desde el 6 de diciembre de 2019, cuando Trump se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos en cumplir una promesa hecha por casi todos los demás candidatos presidenciales: trasladar la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Netanyahu, a su vez, dedicó personalmente la construcción de una nueva comunidad en los Altos del Golán, que se llamará "Trump Heights".

Trump siempre ha admirado la arrogancia y las habilidades oratorias de Netanyahu, su insistencia en proyectarse como un gran actor histórico y su voluntad de desafiar a Barack Obama.

La afinidad de Trump por Netanyahu probablemente también se ve reforzada por la relación del primer ministro con el yerno de Trump, Jared Kushner, que se remonta al pasado. El padre de Kushner apareció junto a Sheldon Adelson y Ron Lauder en una lista de posibles donantes que Netanyahu compiló en 2007. En un viaje que Netanyahu realizó a los Estados Unidos antes de convertirse en primer ministro, se quedó como invitado en la casa de Kushner, durmiendo en la cama de Jared mientras Jared, un adolescente en ese momento, se mudó temporalmente al sótano. Netanyahu visitó al padre de Jared, Charles, en su oficina y jugó fútbol en una de las escuelas judías que llevaban el nombre de la familia Kushner, con Joshua Kushner, el hermano menor de Jared.

Jared Kushner ahora está casado con la hija de Trump, Ivanka, a quien algunos consideran la mujer judía más poderosa de los Estados Unidos en la actualidad. Ivanka ha tenido durante mucho tiempo una influencia extraordinaria en su padre y ahora se ha establecido como asesora no remunerada del presidente. Trump apoyó abiertamente la conversión de Ivanka al judaísmo, un proceso riguroso que fue un hito esencial en su vida. Durante un discurso durante uno de sus embarazos, dijo que Ivanka estaba "a punto de tener un hermoso bebé judío".

Netanyahu creía, con razón, que Barack Obama "no tenía ningún sentimiento especial" por Israel. También creía que el intento de Obama de lograr un equilibrio entre Arabia Saudita e Irán en el Medio Oriente fue ingenuo, y que subestimó el alcance de las intenciones malignas de Teherán en toda la región. Obama sintió que el acuerdo nuclear limitaría el poder de Irán, pero en cambio puso en evidencia la debilidad occidental y solo alimentó el expansionismo iraní. Además, al final de su presidencia, Obama apuñaló a Israel por la espalda. Se negó a vetar la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, una medida aparentemente sobre la política de asentamiento israelí, pero tenía la intención de inclinar el equilibrio político a favor de los palestinos. La adopción de la resolución no fue simpática sino tristemente predecible.

Una y otra vez, Obama mostró rasgos antiisraelíes. Parecía deleitarse en presionar a Jerusalén, incluso cuando pasaba por alto o minimizaba la malevolencia de sus enemigos. Dirigió su antipatía no solo hacia uno de los aliados más leales de Estados Unidos, sino hacia una nación que se encuentra entre las más estimables y admirables de la historia. En un mar de tiranía, Israel es democrático, pluralista, autocrítico y respetuoso de los derechos individuales, los derechos humanos y los derechos de las minorías.

Debido a que Trump y sus asesores más cercanos compartieron la antipatía de Netanyahu hacia Obama, el primer ministro confiaba en que Trump velaría por los intereses de Israel y compartiría su oposición ante las políticas de Obama en la región. Efectivamente, Trump aceptó la propuesta de Netanyahu de formar una coalición con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos para combatir a Irán, que durante mucho tiempo había apoyado a Hezbolá en el Líbano y a Hamas en Gaza y había aprovechado la locura estadounidense en Irak y la guerra en Siria para avanzar en su conducir por la hegemonía regional.

Muhammad bin Zayed, Príncipe Heredero de Abu Dabi, y Muhammad bin Salman (MBS), Príncipe Heredero de Arabia Saudita, creían que los estados del Golfo e Israel compartían un enemigo común: Irán. En mayo de 2017, Trump y su equipo se reunieron con líderes árabes en Riad, y Kushner juanto a MBS acordaron los lineamientos de una alianza estratégica en Medio Oriente. Israel seguiría siendo un "socio silencioso", al menos por ahora. Estados Unidos se comprometió a tomar una línea más dura con Irán, y los árabes del Golfo prometieron ayudar a los palestinos a aceptar el nuevo programa.

En mayo de 2009, Netanyahu intentó que Obama y su equipo ayudaran a aliviar el aislamiento de Israel en la región. Pidió a la secretaria de Estado Hillary Clinton que convenza a los líderes del Golfo de reunirse con él públicamente para demostrar una normalización de las relaciones con los pueblos del Medio Oriente. El rey saudita Abdullah bin Abdulaziz se negó a reunirse con un líder israelí, y los funcionarios estadounidenses se mostraron escépticos por años de las afirmaciones de Israel de que era posible ampliar sus lazos con los Estados del Golfo.

Para lograr la armonía y realmente resolver el conflicto palestino-israelí, Trump, con Kushner, presentó una propuesta de inversión e infraestructura palestina de $ 50 mil millones denominada el "Acuerdo del siglo". El plan está diseñado para crear al menos un millón de nuevos empleos para los palestinos. Propone proyectos por valor de $ 27.5 mil millones en Cisjordania y Gaza y $ 9.1 mil millones, $ 7.4 mil millones y $ 6.3 mil millones para palestinos en Egipto, Jordania y Líbano, respectivamente. Los proyectos previstos se ubican en los sectores de salud, educación, energía, agua, alta tecnología, turismo y agricultura. (No hace falta decir que el liderazgo palestino rechazó el plan incluso antes de verlo).

Una de las diferencias más significativas entre las administraciones de Obama y Trump es su enfoque y comprensión de la cuestión palestina. Obama sintió que el mejor enfoque era atacar a Israel y darles todo a los palestinos. Trump, por el contrario, quiere que los palestinos entiendan que sus activos están disminuyendo. El objetivo es lograr que el liderazgo palestino acepte propuestas más realistas.

Los estilos de Obama y Trump en todos los asuntos de diplomacia y decoro no podrían ser más diferentes. Obama describió una vez el principio rector de su política exterior como "No hagas estupideces". Trump parece estar orgulloso de sorprender a sus rivales internacionales (y nacionales) con un comportamiento errático y una retórica improvisada (Corea del Norte, Irán, Oriente Medio, Europa, México).

Casi inmediatamente después de haber jurado, uno de los primeros movimientos de Obama fue llamar al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Trump esperó casi dos meses después de su toma de posesión para hacer esa llamada. Trump ha realizado un esfuerzo concertado para aumentar la presión sobre Abbas para que haga las paces, incluido el congelamiento del apoyo financiero de Estados Unidos para UNRWA.

En 2012, el gobierno de Obama negó una visa de entrada de Estados Unidos a un miembro de derecha de la Knéset, Michael Ben Ari, por presuntamente tener vínculos con un grupo terrorista. La relación entre Netanyahu y Obama se deterioró hasta el punto de que Netanyahu decidió aceptar una invitación de 2015 de los líderes republicanos para criticar el acuerdo nuclear del presidente [Obama] con Irán antes de una sesión conjunta del Congreso. Posteriormente, Trump desechó tal acuerdo.

La relación de Netanyahu con los demócratas sigue siendo tensa. El campo actual de candidatos presidenciales demócratas está siendo presionado para saltarse la conferencia del Comité de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC) este año debido al (supuesto) apoyo de la organización a Netanyahu. La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren ha anunciado que no se dirigirá a la conferencia, y el senador de Vermont Bernie Sanders ha sido inequívoco en sus críticas al gobierno de Netanyahu.

Fuente: BESA – Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos