La triple hora bruja

Post thumbnail

Macbeth comienza  la obra diciendo: "Where shall we three witches meet again?"."dónde podríamos las tres brujas encontrarnos nuevamente? "


Y parece ser que sucederá políticamente en Argentina, Israel y España, entre septiembre y noviembre de este 2019.


 Al menos en estos tres países tan distantes y tan parecidos a la vez, a los que conozco radicalmente, por haber nacido en uno, crecido en el otro y actualmente viviendo en el tercero.


Coinciden esta vez, segundas  elecciones, en los tres, bajo la batuta de políticos ineficaces, corruptos económica y/o políticamente, que no dan la talla que sus pueblos necesitan en esta horas difíciles.


En el fondo nos da igual, sus nombres, mientras una perversa situación  reina en los tres países.


Y se sustenta en flagrante a sintonía con sus pueblos, que por cierto merecen ser tratados como adultos responsables y no como “infantiloides” que solo tienen opción de elegir entre ineficacia, y corrupción de trasnochados “funcionarios” de la política, que no resultaron estadistas.


Me refiero a Argentina, Israel y España en este caso, donde las segundas elecciones se ven en el horizonte.


En términos del mercado bursátil la “hora de las brujas” trae aparejada volatilidad e inestabilidad porque vencen los futuros sobre acciones y entonces los inversores tienen que decidir:  Si dejan expirar sus derivados o si los cambian por el próximo vencimiento.


El acontecer político no es ajeno a otros comportamientos humanos relevantes.


El gran parecido entre la economía, la política, el ajedrez y la guerra, es tanto, que a veces basta con entender bien uno de ellos. Para extrapolar los unos  a los otros, sin pecar de mecanicista, y aunque solo sea para verificar una vez más , los alcances y los mecanismos por los cuales se le están acabando las baterías a la democracia política. Y  aquí aparece con más fuerza que nunca la posibilidad que el pueblo o la gente, (como suele decirse en el argot populista de izquierda, especie en extinción que sigue dando sus últimos coletazos), transformada en masa crítica, tome las riendas dentro del juego democrático, y propongan una nueva fase en el camino hacia la participación, y una co -acción en la formación de los gobiernos en términos de contenido y formas.


Llegados a este punto deben producirse modificaciones:


En esta fase conviene hacer valer nuevas ideas que permitan o ayuden a no dejar a los “politicos de carrera” jugar con nuestros votos aleatoriamente .


 Así podríamos intentar forzar unos gobiernos de colaboración, (co-elaboración activa) de verdad. Se trata de utilizar métodos bien conocidos en ámbitos como el trabajo, carsharing, la inversión colaborativa, y muchos otras tipologias asociativas que están en proceso de inventarse aun.


En la España de Sánchez están fallando los mecanismos de colaboración y asociación participativa.


Y no parece que en Argentina lo estén pasando mejor, sufriendo con tristeza, lo que ya venía presagiando la cultura tanguera.


 …“el desconsuelo se mueve en la sociedad argentina al compás de la falta de horizonte”….dice Abel Gilbert desde Buenos Aires


Y sigue….“la pesadilla del eterno retorno que sobrevuela el ánimo general”.


Los  corralitos, el cepo, el dólar blue, la bicicleta financiera,  la hiperinflación, o las restricciones cambiarias, son la manifestación del caos en estas segundas elecciones.


“Ser los más tristes tiene un lado positivo entre los sonadores de siempre que suenan con un trofeo aunque sea imaginario: al menos Argentina será campeona en algo”.


La experiencia israelí no solo es más antigua y complicada,  y se debate hace décadas entre la eterna guerra con los palestinos y la paz de perdedores donde ambos deberán aportar nuevas ideas para ganar perdiendo, “colaborativamente”.  Aparentemente, será la fórmula de una transición hacia la convivencia pacífica de dos pueblos y dos territorios, que quizás tome carrerilla con la nueva propuesta que los americanos traen, para poner sobre la mesa de ambas partes: lo que ellos llaman “el proyecto del siglo”. Y cabe esperar que no les salga rana.


Vista y asumida la situación de estos tres países, la posibilidad de poder votar a un ente llamado Gobierno de Colaboración Nacional, es más real que nunca.


 En caso de ganar las elecciones, cualquier partido, obligara a los partidos principales (que juntos superen el  50% o el 75%) de tal manera que tengan obligatoriedad de formar gobierno de conjunto, renunciando a parte de sus programas en favor de la visión del largo plazo. Lo que llevaría a mejores performances y a su vez pondría en valor: en épocas de grandes decisiones económicas, políticas, de seguridad, desarrollo sostenible, y justicia distributiva  este proceso. La decisión de la mayoría  exige mejor funcionamiento de la Democracia Colaborativa, en su favor.


Seguramente llegaremos a la formación de TROIKAS  de gestión de esos ejecutivos mixtos, que presumo, es la voluntad de la mayoría de estos tres pueblos.


La TROIKA, un invento colaborativo, fue utilizada en el pasado en Rusia comunista con cierto éxito.


 Son muy conocidas las que formaron Lenin, Stalin y Trotsky. Al morir Stalin en 1953, se forma otra TROIKA entre Malenkov, Beria y Molotov que no trae muchas alegrías al pueblo ruso, que de troika en troika sucumbe ante el peso de la ideología bolchevique hasta por fin, liberarse de ella. En este siglo ya conocen  la dictadura férrea del zar Putin, que ya veremos adonde les llevará y me temo lo peor, ya que apunta a una nueva confrontación con los americanos a corto plazo.


Seguramente llegaremos a la formación de TROIKAS O CUARTETOS DE GESTION de esos ejecutivos mixtos, que presumo, es la voluntad de la mayoría de estos tres pueblos .


Podríamos ir más lejos en el tiempo y traer al ruedo la TROIKA de Cayo, Pompeyo y Julio Cesar  en el año  60 A.C, para apoyar la idea de los conjuntos de hombres y mujeres que podrían mediante el diálogo y la confrontación de ideas ejecutivas, llegar a mejores y más efectivas decisiones en sus gobiernos.


Existen los juegos de sillones, y  los Algoritmos que utilizan los asesores de los políticos en su lucha por el poder, y saben que manejan también  la organización social.  Siempre seguirán siendo parte de la negociación, pero aun así, sentaríamos de este modo,  las incipientes bases de coaliciones amplias sin distinciones vacuas y trasnochadas de derechas o izquierdas que han quedado obsoletas  en la era de la ascensión implacable, de los “gobiernos virtuales”.


Esto exige el control de las redes sociales, tecnológicas y de la inteligencia  artificial.


Los algoritmos, dice Yuyal Noah Harari, en su libro Homo Deus: “manejan los organismos y los humanos no son individuos: son Dividuos  o sea un conjunto de muchos algoritmos diferentes que carecen de una voz interior y un yo únicos”, de esta manera un algoritmo “puede teóricamente conocerme mucho mejor de lo que yo nunca me conoceré”.


Cabe entonces reflexionar sobre el carácter contingente y limitado del político, ese hombre imperfecto  y con deficiencias, que podría, en el contexto del Brain Storming Transversal, que supuestamente ha votado el pueblo y promulgar en beneficio de “la gente”:


Mejores decisiones que tendrían efectos directos sobre los pueblos que han votado esta opción, como podrían, de hecho, también votar todos en blanco y dejar a los políticos “pataleando en el vacío”.


Los políticos relevantes de cada país, podrían acometer gobiernos de coalición, nacional, troika, cuartetos y demás formas de asociación con objeto de dar soluciones a medio y largo plazo. En estos tres países en encrucijada hay muchos deberes por hacer, y….ya!!!


No se trataría de ir por otro camino o de transitar nuevas ideas desconocidas ya que en el pasado en Israel, por ejemplo, ya se vivió un gobierno de coalición entre diferentes y contrapuestas ideologías. Se trata de dejar de engañar a los votantes, haciéndoles creer que unos u otros tienen al conejo en la galera, lo que ya sabemos que no es magia sino plagio, que nos llevará a caminos sin salida y laberintos de los que tendremos que salir “saltando por encima”.


No será fácil el cambio de paradigma y posiblemente no suceda en estas  segundas elecciones en los tres países.


Me temo que no pasara mucho tiempo más y saldrá el pueblo a la calle a pedir explicaciones como en Francia en los últimos meses, en Rusia hace semanas y en Hong Kong ahora mismo también.


Es de desear que la Democracia Colaborativa o la Co-elaborativa, sume consensos sobre los procesos actuales, que ya desilusionan multitudes.


La Troika o Cuarteto es acción y superposición de decisiones “en conjunto”.