La tregua lleva la calma al norte de Siria salvo a Ras al Ain

Post thumbnailRebeldes sirios pro-turcos en Ras al Ain Foto: Fuerzas de Seguridad Turca/Reuters TV vía REUTERS
Una tensa calma reina en la zona fronteriza del norte de Siria en el segundo día de la tregua alcanzada el jueves entre Ankara y Washington, que sin embargo sigue sin llegar a Ras al Ain donde hoy se vivieron combates entre los kurdos y los rebeldes proturcos en su intento de avanzar para dominar territorio.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos, señalaron que las tropas turcas trataron de progresar con blindados y tanques en Ras al Ain, uno de los primeros objetivos de Ankara cuando lanzó su ofensiva el pasado día 9.

En estos "duros enfrentamientos" en las afueras de esta ciudad fronteriza, los rebeldes sirios contrarios al Gobierno del presidente Bashar al Assad trataron de tomar Zirgan, aunque las FSD repelieron el ataque causando la muerte de un civil y 12 milicianos kurdosirios.

La ciudad de Ras al Ain marca uno de los límites de la denominada "zona de seguridad" que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quiere establecer hasta Tal Abiad, en la que aspira reasentar a dos millones de refugiados sirios.

En el resto de esa franja fronteriza no se han registrado combates ni lanzamiento de artillería turca, según el parte de las FSD.

Las fuerzas kurdas lanzaron un llamamiento a Estados Unidos para que presione a Turquía y abriera un corredor humanitario para permita evacuar a las víctimas civiles que se encuentran atrapadas en Ras al Ain, prácticamente asediada.

Tras días de bloqueo por los rebeldes proturcos que controlan casi todos los accesos a Ras al Ain, un convoy ha podido entrar hoy al único hospital de esa población y evacuar a una treintena de heridos que se encontraban en el centro sanitario, donde no quedar material sanitario, aseguró el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, la agencia estatal siria, SANA, informó de que la planta de agua de Alouk en Ras al Ain, que suministra agua a casi medio millón de personas en la región ha vuelto a funcionar tras más de una semana fuera de servicio por un bombardeo.

El portavoz de Unicef para Siria, Salam al Janabi, confirmó que la estación "está funcionando por ahora" después de que la Media Luna Roja Siria y equipos técnicos "pudieran llegar a la estación y entregar 16.000 litros de combustible que Unicef tenía listos para los generadores".

No obstante "llevará algunas horas más que el agua llegue por completo a la ciudad", agregó.

Por otro lado, el comandante general de las FSD, Mazlum Abdi, señaló en un comunicado que EE.UU. tiene la responsabilidad de "obligar a Turquía a implementar el alto el fuego".

"A pesar de la comunicación constante con el lado estadounidense y la promesa hecha por ellos para resolver este problema, no ha habido ningún progreso tangible en este sentido", agregó.

Tanto Turquía como las autoridades kurdosirias han cruzado hoy acusaciones por no respetar el alto el fuego, que tiene una duración de 120 horas, desde las 22.00 hora local (19.00 GMT) del pasado jueves.

Desde esa hora, las autoridades kurdosirias han cifrado en 17 los civiles muertos y en 24 los heridos por los ataques turcos hasta este sábado, mientras que "un gran número se encuentra debajo de los escombros", apuntó el Centro de Coordinación y Operaciones Militares de las FSD en su cuenta de Twitter.

La fuente elevó el número de decesos desde que Erdogan dio luz verde a la ofensiva a "más de 235", entre ellos 22 niños, así como 677 sufrieron heridas.

El Gobierno turco pretende que la principal milicia de las FSD, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), a las que Ankara considera "terroristas", se retiren durante esa pausa de las operaciones de la denominada "zona de seguridad" de unos 30 kilómetros de ancho y 480 de largo que quiere establecer en el norte de Siria. EFE