La Sinagoga que es Iglesia en Toledo

Post thumbnailSinagoga Santa María la Blanca Foto:
La “Sinagoga Santa María La Blanca” de Toledo, es hoy propiedad de la Iglesia Católica. Hasta 1939, perteneció al Estado, y se realizaron varias exposiciones y muestras. Con la llegada del dictador Francisco Franco Bahamonde, y  por su propio ofrecimiento, la Sinagoga-Iglesia pasa a manos de la Iglesia Católica.

Esta Sinagoga fue la mayor de Toledo y significa mucho para los judíos toledanos, españoles y de todo el mundo. Que la Iglesia la restituya, es casi imposible, pero se espera un gesto a los flexibles oídos comunitarios judíos. Ya se ha hablado con la Iglesia Católica, con la Conferencia Episcopal, con el Arzobispo de Toledo, y nadie aceptó responder.

Existe una propuesta que propone que regrese a manos del Estado (como ya estuvo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial y la asunción de su aliado Presidente Franco) y que dependa y forme parte del Museo Sefaradí.

Placa en la vía pública de Toledo


Obviamente que la Comunidad judía no le dirá a la Iglesia que debe y qué no debe hacer. Sólo se espera una señal, un intento de diálogo para comenzar conversaciones que lleguen a un mutuo acuerdo.  El Derecho Eclesiástico establece que la decisión final y última sobre la Sinagoga depende de la Diócesis que está dirigida por el Arzobispo Braulio Rodríguez Plaza.

Según una versión histórica, la Comunidad Judía de Toledo construyó la Gran Sinagoga alrededor del año 1300 d.c. En una matanza de judíos en el año 1411 d.c., el futuro  “San Vicente Ferrer” se las expropió. Aún faltaban 81 años para la expulsión y robo sistemático de todos los bienes muebles e inmuebles de los judíos de España.

Simón Wiesenthal cuenta la diferencia entre la rendición y salida de los musulmanes  vencidos en Granada y la posterior expulsión de los judíos: “A primeros de enero de 1492, los granadinos se rindieron, no sin haber negociado previamente condiciones favorables. En la Capitulación, que comprendía más de cincuenta artículos, los Reyes Católicos garantizaban a los moros el libre ejercicio de su fe, una jurisdicción propia, la inviolabilidad de sus patrimonios, exención del servicio militar; se comprometían a facilitar las naves necesarias para cuantos quisieran emigrar, así como permitirles el regreso a España en caso de que su nueva patria no les complaciera; y les autorizaban a sostener relaciones con los Islamitas de todos los Estados del Mediterráneo”. (Del libro: Operación Nuevo Mundo. La historia secreta de Cristóbal Colón).

Es importante aclarar que, así como la comunidad judía financió (entregó) el dinero para los viajes de Cristóbal Colón ( no salieron de las joyas de la Reina), también el ataque a Granada fue financiado por judíos y especialmente por Isaac Abrabanel, quien tenía la esperanza de torcer la historia por su relación con la realeza sin contar con el poder político en sombras del Gran Inquisidor Tomás de Torquemada.

Litografia Santa María la Blanca en el primer volumen de España artística y monumental (1842). Litografía


Vicente Ferrer fue canonizado en 1455 y de esta manera se convirtió en el Santo Patrono Principal de  la ciudad y Reino de Valencia. Ferrer fallece en el año 1414 (a sólo 3 años de la usurpación de la Sinagoga) en la ciudad de Vannes, reino de Bretaña a los 64 años.

Pero hay otras versiones históricas que explican que la Sinagoga de Toledo fue construida en realidad en 1180 y funcionó unos 210 años aproximadamente. Se sabe esto porque el año está grabado en una viga interior de la Sinagoga. La misma fue expropiada en el progrom del año 1391.

De estilo Mudejor, posee salones separados por pilares donde descansan los arcos. En el año 1260, la comunidad judía de Toledo le solicita un “Permiso Extraordinario” al Rey Alfonso X para reconstruir la sinagoga. El carácter de “extraordinario” se debe a que una Bula papal del Papa Inocencio iV lo prohibía.

Construída en territorio cristiano del reino de Castilla, fue financiada por la comunidad de Toledo a través de Yosef ben Shoshan. Formó parte de las 10 sinagogas consideradas por Yehuda ben al –Jarizi en sus escritos del Siglo XII.

En el contexto de la campaña de predicación de San Vicente Ferrer el edificio fue convertido en iglesia de la Orden de Calatrava bajo la advocación de la Virgen en 1411 y, desde entonces, se lo denominó “Iglesia de Santa María la Blanca”. En 1550, el cardenal Siliceo la transformó en un beaterio para mujeres públicas arrepentidas. De entonces data el retablo de la escuela  de Berruguete, obra de Juan Bautista Vázquez el Viejo y Nicolás Vergara el Viejo.

Las transformaciones en la cabecera del edificio son de esta época y estuvieron a cargo del arquitecto Alonso de Covarrubias. Entre 1600 y 1701 el edificio permaneció desocupado. Durante el siglo XVIII fue cuartel de las tropas de la guarnición de Toledo. Con la invasión napoleónica de principios del siglo XIX fue convertido en depósito. A mediados del mismo siglo se lo declaró monumento nacional y, tras la guerra civil española, un real decreto del gobierno lo cedió a la Iglesia católica. Con toda esta historia, no es para nada inusual referirse a dicho edificio como la “Sinagoga de Santa María la Blanca”.

Santa Maria la Blanca Toledo - Foto Roy Lindman