Balotelli y la senadora Segre, dos víctimas del creciente racismo en Italia

Post thumbnailMario Balotelli Foto archivo: REUTERS/Daniele Mascolo
El pasado domingo el futbolista Mario Balotelli lanzaba a las gradas el balón tras los insultos por su color de piel y desde hoy una senadora sobreviviente a Auschwitz, Liliana Segre, se mueve con escolta tras los centenares de mensajes de odio diarios: Son dos ejemplos del creciente racismo en Italia.

EL ODIO CONTRA LA SENADORA SOBREVIVIENTE DE AUSCHWITZ

Segre, de 89 años, sobreviviente del campo de concentración nazi de Auschwitz, fue nombrada senadora vitalicia en 2018, y desde entonces no ha cesado de participar en todos los eventos y actos posibles para luchar contra el antisemitismo y el odio racial.

La última pancarta de hace unos días de los fascistas de Fuerza Nueva a la entrada de un acto en el que tenía que participar Segre y los cerca 200 mensajes de odio que recibe cada día por las redes sociales han obligado a tomar medidas de seguridad.

"Soy una persona civil, no conozco ningún otro idioma", dijo al conocer el informe del Observatorio Antisemita que calculó aproximadamente en 200 insultos y amenazas recibidas en promedio todos los días en su contra.

La incansable senadora tendrá que llevar desde hoy la escolta de dos carabineros en sus salidas públicas, informaron los medios italianos.

Esto mensajes antisemitas y de odio hacia Segre impulsaron la creación de una comisión parlamentaria extraordinaria para combatir los fenómenos de intolerancia, racismo, antisemitismo e incitación al odio y la violencia en el país.

UNA COMISION PARLAMENTARIACONTRA LA INTOLERANCIA

"En los últimos años estamos presenciando una espiral creciente de fenómenos de odio, intolerancia, racismo, antisemitismo y neofascismo, que impregnan la escena pública acompañados de actos y manifestaciones de odio explícito y persecución contra comunidades individuales y enteras, y con una difusión generalizada a través de diversos medios de comunicación y en particular en la web", se lee en la moción para la creación de la comisión.

La Comisión podrá así desde ahora "informar a la prensa y a los operadores de Internet sobre casos de fenómenos de intolerancia, racismo, antisemitismo e incitación al odio y la violencia contra personas o grupos sociales sobre la base de ciertas características, como el origen étnico, la religión, el origen, la orientación sexual, la identidad de género u otras condiciones físicas o mentales particulares, que requieren la eliminación de la web de los contenidos relativos o su eliminación de los motores de búsqueda".

Durante la votación para la creación de esta comisión, aprobada el 30 de octubre, se abstuvieron los partidos de derecha Forza Italia, Liga y Hermanos de Italia.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, justificó su decisión al asegurar que se trataba de una "comisión comunista" que no aceptaba "mordazas" y "que no se podía convertir Italia en un estado policial".

Sin embargo, aseguraba que se reuniría con Segre con placer "porque de ella podría aprender", "pero no a Balotelli", pues "se había montado un escándalo exagerado".

BALOTELLI, UN NUEVO CASO DE RACISMO EN EL "CALCIO"

Los casos de Segre y Balotelli se han entrelazado toda la semana y la misma senadora lamentaba que "aún se mire el color de la piel de las personas".

Balotelli, nació en Palermo de padres ghaneses, y fue adoptado desde muy pequeño por una familia del norte de Italia, y ha jugado con la selección nacional. Su madre adoptiva, Silvia, es judía e hija de sobrevivientes del Holocausto.

El pasado domingo, mientras peleaba por un balón en la zona del córner, los aficionados del Hellas Verona cercano a este sector empezaron a ulular, como hacen los monos.

Al oirlo, Balotelli cogió el balón con las manos y lo lanzó con violencia hacia las gradas, y después se dirigió al túnel de vestuarios amenazando con negarse a seguir compitiendo. Un nuevo episodio de racismo al que nos tiene acostumbrados el fútbol italiano.

Uno de los jefes de los ultras del Hellas Verona Luca Castelli afirmó que el comportamiento de Balotelli fue una "payasada" y que a pesar de tener la nacionalidad "nunca sería italiano". Afirmaciones que le han valido que no pueda entrar a los estadios en los próximos diez años

Pero incluso el entrenador del Hellas, Ivan Juric, y el alcalde de Verona, Federico Sboarina, afirmaron que no había habido insultos a Balotelli.

¿CRECE EL RACISMO EN ITALIA?

En una reciente encuesta realizada por el instituto Eumetra para el grupo televisivo Mediaset se preguntó a los italianos si Italia se está convirtiendo en un país racista y para el 73 % de los encuestados, la respuesta fue Sí, con solo el 23 % para No, mientras que el 4 % no quiso responder.

El instituto Ixè, en una encuesta encargada para la Rai, preguntó si los mensajes contra Segre eran una señal de un regreso del antisemitismo a Italia: un 69 % de los encuestados dijo que según ellos, de manera clara o más limitada, el antisemitismo se está extendiendo en nuestro país.

En Observatorio Italiano sobre los Derechos VOX publicó el pasado junio una mapa realizada entre marzo y mayo de 2019 sobre la "tendencia al odio" en las redes sociales.

Los mensajes contra los migrantes registraron un aumento del 15,1 % en comparación con el año pasado y del total de tuits sobre migrantes, el 66,7 % son mensajes de odio.

La intolerancia contra los judíos, de hecho casi inexistente hasta 2018, en este periodo registró un aumento del 6,4 % y de los tuits analizados el 76,1 % eran de odio.

De los cerca 200.000 tuits estudiados, la xenofobia en general aumentó un 15 % respecto a 2018. EFE y Aurora