La presidencia austríaca de la UE anuncia una conferencia contra el antisemitismo y el antisionismo

Post thumbnailSebastian Kurz Foto: Partido del Pueblo Europeo Wikimedia CC BY 2.0
La actual presidencia austríaca de la UE anunció que tras el más reciente atentado antijudío en Estados Unidos el pasado 27 de octubre, Viena acogerá en las próximas semanas una conferencia internacional contra el antisemitismo.
El lema del encuentro, que se organizará el 20 y 21 de noviembre por el Gobierno austríaco junto con el Congreso Judío Europeo (EJC, en sus siglas en inglés) y la comunidad judía de Viena, será "Lucha contra el antisemitismo y el antisionismo".
La oficina del canciller federal austríaco, el democristiano Sebastian Kurz, explicó a la agencia de noticias APA que se esperan más de cien participantes de los países miembros de la Unión Europea (UE), de Israel y de Estados Unidos.
El objetivo de la conferencia será elaborar posibles conceptos y medidas a nivel europeo para evitar que el antisemitismo y también el antisionismo, es decir, la deslegitimación y criminalización del Estado de Israel, se expandan por Europa.
"Debemos hacer lo posible para luchar contra todas las formas del antisemitismo", manifestó Kurz tras una reunión con el presidente de la comunidad judía de Austria, Oskar Deutsch.
"Una Europa sin judías y judíos ya no será Europa", agregó el canciller federal, quien lidera un gobierno de coalición con el partido ultraderechista FPÖ, en cuyo seno hay varios políticos acusados en el pasado de declaraciones antisemitas.
En el atentado contra una sinagoga de Pittsburgh (EEUU) durante el rezo del pasado sábado, murieron once personas a manos de un extremista de derechas antisemita, quien entró armado en el templo, en el que no había medidas de seguridad.
La Comunidad Judía de Viena cuenta con unas 8.000 personas, un número mínimo en comparación con los cerca de 200.000 que vivían en esta capital hasta el año 1938.
Unos 65.000 judíos austríacos fueron asesinados en el Holocausto, mientras unos 130.000 lograron emigrar y salvar así sus vidas.
Las medidas de seguridad en todas las instalaciones de la comunidad judía vienesa, entre ellas varias escuelas y una veintena de sinagogas, son muy fuertes desde que a comienzos de los años 1980 terroristas palestinos perpetraron varios atentados.
"No tenemos miedo, pero somos conscientes de las amenazas que enfrentamos", dijo Deutsch en declaraciones al diario Kurier.
En todo caso, destacó, "en comparación con otras ciudades europeas, la vida judía en Viena es relativamente segura". EFE