La Policía permite a judíos ingresar al Monte del Templo en el “Día de Jerusalén”, desatándose disturbios

Post thumbnailFoto: Policía de Israel
Fuertes enfrentamientos estallaron en el Monte del Templo de Jerusalén entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes luego de que alrededor de 120 judíos recibieran autorización para ingresar en el recinto en el marco de las celebraciones del “Día de Jerusalén”, la liberación de la ciudad santa en 1967, cuya parte oriental se encontraba bajo la ocupación jordana.

Los alborotadores lanzaron piedras y sillas a la policía en protesta por la decisión de permitir el ingreso de judíos al sitio sagrado en los últimos días del mes musulmán de Ramadán, por primera vez en 30 años, para marcar la reunificación de la ciudad santa en la Guerra de los Seis Días.

Tras el estallido de violencia, el jefe de la Policía del Distrito Jerusalén, inspector Doron Yadid, ordenó a los agentes desplegarse en el recinto para enfrentar los tumultos, por lo que la fuerza debió usar métodos anti disturbio para dispersar a los alborotadores.

La policía hizo retroceder a los manifestantes palestinos hacia la Mezquita de Al Aqsa, donde se atrincheraron, y desde donde siguieron arrojando sillas y otros objetos a las fuerzas de seguridad. Varios alborotadores fueron detenidos, entre ellos un extranjero.

Jordania condenó la decisión de permitir el ingreso de visitantes judíos en el Monte del Templo, y advirtió que esto podría desatar una nueva ola de violencia.

"Condenamos enérgicamente la continuación de las violaciones israelíes en la Mezquita de Al Aqsa por parte de extremistas que cuentan con el respaldo de las fuerzas de seguridad", expresó el Ministerio de Exteriores de Jordania en un comunicado.

La declaración también advierte sobre "las peligrosas consecuencias de la provocadora política israelí, que podría conducir a una nueva escalada de violencia que amenazará toda la región".

El Ministerio reveló que envió una protesta formal al Gobierno israelí y subrayó la necesidad de que “Israel, como potencia ocupante, cumpla con sus obligaciones según el derecho internacional, cese su conducta provocadora en el Monte del Templo y respete los sentimientos del pueblo musulmán en el lugar sagrado".

El portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, afirmó que "habrá consecuencias" para lo que calificó como un "ataque a los creyentes del Monte del Templo por parte de las fuerzas israelíes... Esto constituye una escalada y una violación de la santidad del recinto", aseveró.

El grupo terrorista emitió luego una declaración oficial, profiriendo más amenazas. "El trato brutal de la ocupación a la Mezquita de Al Aqsa y la llegada allí de cientos de extremistas durante el mes de Ramadán contradice el espíritu musulmán del lugar y atestigua los intentos hechos por los judíos para judaizar el Monte del Templo".

El grupo terrorista Jihad Islámico Palestino también emitió una declaración, advirtiendo que Israel "pagará un precio" por permitir que "los colonos" dañen el complejo. "Israel es responsable de la situación actual en Jerusalén", reza la declaración. "La nación palestina tiene el derecho de defenderse a sí misma y sus lugares sagrados contra la agresión israelí".

La policía israelí señaló que mantendrá una amplia presencia en el Monte del Templo y en la capital, en general, para mantener el orden y permitir las visitas de aquellos que deseen celebrar el Día de Jerusalén en el lugar sagrado y en toda la ciudad.

https://twitter.com/IL_police/status/1135175995089141760