La oposición israelí pide a Netanyahu que deje el cargo y no se presente a elecciones

Post thumbnailShelly Yachimovich Foto: Kneset
La oposición israelí pidió hoy al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que abandone su cargo y no se presente a las elecciones del próximo 9 de abril, mientras que los partidos de derecha le mostraron su apoyo, tras el anuncio de la Fiscalía General de que lo imputará en tres casos de corrupción en los que se le investiga.

La jefa de la oposición y líder del Partido Laborista, Shelly Yachimovich, aseguró que Netanyahu no puede seguir encabezando el Ejecutivo tras el anuncio de hoy, que sigue a más de dos años de investigación y a las recomendaciones policiales de hace meses de que se le impute en tres casos por cohecho, fraude y abuso de confianza.

"Desde este triste momento, Netanyahu está luchando por su vida personal, no es apto para luchar por las vidas de los ciudadanos del Estado, no es apto para ser primer ministro y no es apto siquiera para presentarse a las elecciones", dijo la líder laborista en un comunicado.

Y le instó: "Si eres un patriota que amas a tu país, ve y limpia tu nombre sin llevarte todo el país contigo como rehén".

"No eres Supermán. No hay un ser humano que pueda tomar decisiones nacionales cruciales sin que estén afectadas por la batalla personal que hay en su cabeza 24 horas al día", añadió Yachimovich, cuyo partido tiene pocas expectativas de voto ante los próximos comicios, en los que se perfila como favorita la coalición centrista Azul y Blanco, integrada por el partido Resiliencia Israelí (recientemente formado por el ex jefe del estado mayor del Ejército Benny Gantz) y el partido Hay Futuro (Yesh Atid).

La imputación aún no es firme y solo se formalizará tras una vista en la que el acusado tendrá oportunidad de defenderse, un trámite que suele ocurrir en los treinta días del anuncio pero que en el caso de altos cargos puede prolongarse durante meses.

Tamar Zandberg, líder del partido pacifista e izquierdista, Meretz, dijo por su parte que hoy "no es un día feliz", y consideró que los hechos muestran como "un primer ministro corrupto" ha empujado "todo el sistema público en favor de su supervivencia personal", y alertó de que Netanyahu "será juzgado, pero los cómplices del crimen también serán juzgados por el público".

El partido de Netanyahu, el Likud, señaló en una nota que la decisión del fiscal general, Avichai Mandelblit -nombrado por Netanyahu- "no sorprende a nadie, tras años de presión incansable de los medios, la izquierda y los burócratas judiciales" sobre la máxima autoridad de la Fiscalía para que impute al jefe del Ejecutivo "a cualquier coste".

La formación, en el gobierno desde hace una década, considera el anuncio una "persecución política" y una "caza de brujas", que será desmontada y caerá "como un castillo de naipes".

Además, el Likud denuncia que "la publicación unilateral del anuncio del fiscal general sin dar al primer ministro oportunidad de probar la falsedad de las acusaciones es una intervención sin precedentes en las elecciones".

La coalición ultraderechista Unión de Partidos de Derechas, que incluye al partido religioso nacional Habait Haiehudí (Hogar Judío), Unión Nacional y el extremista Poder Judío (Otzma Yehudit), ha asegurado que apoyará al primer ministro para mantenerse en el cargo pese a las acusaciones.

"Toda persona, incluido Benjamín Netanyahu, es inocente hasta que sea probado culpable", aseguró en un comunicado.

La misma postura ha tomado el partido ultraortodoxo sefardí, Shas, que aseguró que le apoyará como próximo líder del país.

"Como hemos dicho todo el tiempo, Shas solo apoyará a Netanyahu para primer ministro, y le recomendará (al presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin) para que forme el próximo gobierno. Es la persona más competente para dirigir el país en estos momentos y le apoyaremos como primer ministro en tanto en que la ley se lo permita", aseguró la formación.

El ex ministro de Defensa y líder del partido nacionalista laico Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), Avigdor Lieberman, también instó a respetar la presunción de inocencia y dijo que Netanyahu "puede participar en las elecciones como cualquier otro".

La agrupación Nueva Derecha (escisión de Hogar Judío), también reclamó la presunción de inocencia de Netanyahu y dijo que le recomendará como próximo jefe del Gobierno, una postura que también confirmó el ultraortodoxo ashkenazí Judaísmo Unido de la Torá (Iahadut Hatorá). EFE y Aurora