La Ópera israelí estrena “La pasajera” por el Iom Hashoá

Post thumbnail
La Opera israelí pone en escena la ópera “La Pasajera” obra maestra del compositor judío polaco Mieczyslaw Weinberg, conmemorando el “Iom Hashoá” o Día del Recuerdo del Holocausto.  Es esta una escalofriante historia de un grupo de prisioneras de todo el mundo transportadas a Auschwitz tratando de mantener un mínimo de valor humano en un lugar donde no existía ningún tipo de dignidad.

Basada en la novela autobiográfica “Viajando en la celda 45” escrita por Zofia Posmysz, el libreto de Alexander Medevdev. Con la Sinfónica de Rishon LeZion conducida por Steven Mercurio y el director David Poutney. Ethan Schmeisser dirige el coro de la Opera y un gran elenco:  Adrienn Miksch, Ira Betrman, Daveda Karanas, Edit Zamir, David Danholt, Oded Reich, Morgan Smith y muchos más. Se presenta entre el 30.4 y 6 de mayo.


El compositor ruso Dimitri Shostakovich la denominó de “obra maestra” cuando  escuchó por primera vez en 1968 la pieza de Mieczyslaw Weinberg, como así también la definieron otras críticos en su estreno en 2006. Esta es la primera vez que se presenta en los escenarios de nuestra ópera, tras haber triunfado en otros países. Weinberg combinó en esta ópera la música popular rusa con un armonioso sentido de pesimismo. Es una ópera moderna con varios estilos musicales: jazz, vals, música vienesa, brasileña o canciones populares. Los personajes de la ópera cantan en su propio idioma y en un total de siete idiomas: polaco, francés, idish, griego, ruso, alemán y checo.

 

Conductor Steven Mercurio


El compositor judío Mieczyslaw Weinberg, logró escapar del horror de la ocupación nazi, perdió a toda su familia en el Holocausto. Zofia Posmiz, una sobreviviente de Auschwitz, cuyas experiencias como prisionera en el Bloque 45 en Auschwitz sirvió de base para la ópera.  La autora que vive en Polonia, era una niña católica de Cracovia cuando fue arrestada en 1942 por la Gestapo por distribuir folletos de la clandestinidad polaca. Fue enviada a Auschwitz junto con muchos presos políticos

En 1945 fue liberada y trató de reconstruir su vida. En 1959 llegó a París como periodista de la radio polaca. Allí, en la Plaza Concorde, se sobresaltó cuando creyó oír la voz del supervisor nazi de Auschwitz. El evento la llevó a escribir la versión radiofónica de la obra en la que describe sus experiencias desde un punto de vista inusual: la del supervisor nazi. Más tarde, la historia se convirtió en una película y luego la misma autora la adaptó como novela.

La trama tiene lugar a principios de la década de 1960 en un barco de pasajeros. Un diplomático alemán y su esposa se embarcan en una misión diplomática en Brasil. En el barco Lisa identifica a una mujer que le recuerda a Martha, que ella misma envió a su muerte en Auschwitz cuando era oficial nazi, por negarse a convertirse en la líder en nombre de Lisa. La aparición de Martha, trae recuerdos del pasado y obliga a Lisa a enfrentarlos, aunque no queda claro si ella es real o fruto de su conciencia.