La madre israelí cuya casa fue destruida por el cohete: “No tengo casa, no quedó nada”

Post thumbnail Foto: Portavoz militar
La familia cuya vivienda fue alcanzada por un cohete, lanzado por el terrorismo palestino que controla la Franja de Gaza, pidió al público ayuda tras perder todas sus pertenencias. Mientras que inmueble corre el riesgo de derrumbe.
Miri Tamano, una madre soltera, de 39 años, salvó la vida de sus hijos cuando cerca de las 3:39 a.m. se despertó por el ulular de la sirena de alerta y levantó a sus niños de nueve, diez y doce años, de la cama para llevarlos al refugio, segundos antes de que el cohete hiciera impacto y explotara.
“No tengo casa,… me quedé sin nada”, expresó. “Tengo tres hijos. Cada uno de ellos es un mundo”.
La mujer escribió una lista de productos que la familia necesita, tales como botellas de agua, champo, productos de limpieza, cubiertos, jabón, etc.
También pidió donaciones de ropa, zapatos y juegos para los niños porque el daño es tan grave que todas sus pertenencias han quedado destruidas.
La madre de la familia Tamano dice que “precisa dinero, no tiene marido y está criando sola a los niños, la casa ha sido destruida completamente y necesita ayuda”.
En principio, Tamano y sus tres niños serán alojados por algunos días en un hotel, tras lo cual residirán temporalmente en un apartamento provisto por el fondo creado por la Dirección Impositiva de Israel.
El presidente de la Agencia Judía, Haim Herzog, anunció que la organización le otorgará a la familia ocho mil shekels.
Las sirenas antiaéreas se escucharon anoche en Beer Sheva, capital del desierto del Negev, y otras comunidades vecinas. Menos de un minuto después un cohete palestino del tipo Grad hizo impacto sobre la vivienda de la familia Tamano, rompiendo dos pisos de hormigón armado.
Siete personas fueron atendidas en estado de shock, entre ellos Miri y sus tres hijos, que fueron trasladados al Hospital Soroka de la ciudad, con contusiones leves provocadas al caerse cuando corrían hacia los refugios.
Ora Tamano dijo que su hermana Miri es “una leona. Estaba durmiendo abajo y los niños arriba en tres habitaciones. Simplemente, los agarró y los empujó a la fuerza al refugio. Salvó sus vidas”.
“Está aún asustada y desorientada. Creo que todavía no se da cuenta completamente de la magnitud del desastre. No quedó nada de la casa excepto el refugio [o cuarto de seguridad]”, añadió la hermana.


Aquellos que quieran ayudar pueden contactar a Nurit, una vecina y amiga de la familia, en el teléfono 050-2029695.