La izquierda israelí se une de cara a las elecciones

Post thumbnailAmir Peretz y Nitzan Horowitz Foto: Facebook
Los partidos Laborista-Gesher y Meretz acordaron participar con una lista unificada en las elecciones parlamentarias del 2 de marzo.

La decisión fue tomada tras maratónicas negociaciones entre el veterano líder laborista Amir Peretz  y el presidente de Meretz, Nitzan Horowitz, bajo el telón de fondo del temor de ambas agrupaciones políticas de no superar el umbral mínimo de votos (3,25 del total de los sufragios – que equivale a cuatro escaños-)  para ingresar en el Parlamento (Knéset), si cada uno compite por su cuenta.

“Se trata de una movida importante para las elecciones de 2020, que asegurará la capacidad para formar un gobierno de cambio y esperanza”, expresaron ambos líderes en un comunicado en el que indicaron que la alianza, que correrá con el rótulo de “Emet”, identificado con el Partido Laborista, servirá como “corazón social y brújula diplomática para el próximo gobierno tras el fin de la era Netanyahu”.

Los partidos tienen hasta el 15 de enero para presentar sus listas definitivas de candidatos para las próximas elecciones.

En los dos comicios previos, este año, Meretz  (Energía) y el Laborismo no lograron formar una alianza de izquierda. En cambio, en vísperas de las elecciones de septiembre, el Partido Laborista se unió a Gesher (Puente), encabezado por Orly Levy-Abekasis, una ex diputada del partido nacionalista secular Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar). Mientras que Meretz se asoció con un grupo de disidentes del Laborismo y otros independientes para formar la alianza Unión Democrática.

Levy-Abekasis, hija del ex ministro David Levy, una destacada figura histórica del Likud, parece haber dado un drástico giro al aparecer en la misma lista con el izquierdista Meretz.

Levy-Abekasis apuntó al Canal 12 que la decisión no fue fácil, pero que se trata de una movida “técnica” que era precisa en estas circunstancias. “Labor-Gesher seguirá con la misma ideología que siempre tuvo”, dijo Levy-Abekasis, tras hacer hincapié en la plataforma socioeconómica del partido.

Labor-Gesher ocupa seis de los primeros once puestos de la lista unificada, y Meretz cinco.

Peretz encabeza la alianza seguido por Levy Abekasis como número dos y Horowitz en el tercer lugar. Luego les siguen Tamar Zandberg (Meretz), Itzik Shmuli (Laborismo) y Merav Michaeli (Laborismo). El subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Yair Golan, que se fusionó con Meretz en los últimos comicios, fue ubicado en el séptimo puesto. Ilán Golán (Meretz) en octavo lugar.  Los laboristas Omer Bar Lev y Revital Swid cierran los diez primeros lugares. El ex diputado Issawi Frej (Meretz), de la localidad árabe israelí de Kafar Qassem, ocupa el undécimo puesto.

La ex líder laborista Stav Shaffir que en las elecciones de septiembre se postuló en segundo lugar de la lista Unión Democrática (la alianza de Meretz, el Partido Verde y el Partido Israel Democrático de Yair Golán) no ha sido incluido en la nueva unión; aunque no se descarta que se sume en el futuro, a pesar de que las posibilidades parecen muy bajas.

Las encuestas han dado a las listas Laborismo-Gesher y Meretz entre cuatro y seis escaños cada uno en la Knéset.

El cacique laborista, Amir Peretz, anunció sus planes de asociarse con Meretz en una reunión previa de la dirección del partido laborista. "No tenemos más remedio que unirnos", aseveró a los delegados. Peretz había estado bajo una intensa presión de sus compañeros laboristas para avanzar con la fusión a la luz de las últimas encuestas.

La laborista Michaeli acogió con beneplácito la movida: "Una lista conjunta de la izquierda sionista... salvará al país y lo mantendrá sionista y democrático".

El diputado Itzik Shmuli afirmó que apoya una fusión, pero solo como un "bloque técnico" que podría separarse poco después de las elecciones.

Peretz había buscado la unión de los partidos de centro y centroizquierda –Azul y Blanco (Kajol Laván), Laborismo y Unión Democrático-. Pero Benny Gantz, líder de Azul y Blanco rechazó la propuesta, tras declarar en un encuentro partidario “no nos uniéremos con ningún otro partido: ni de izquierda ni de derecha”.