La Intendencia de Tel Aviv se viste de verde

Post thumbnail
En protesta por la decisión de EE.UU. de retirarse del acuerdo climático

El intendente Ron Huldai, manifestó que Tel Aviv se adhirió a la lista de ciudades de todo el mundo que se pronunciaban en contra de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de retirar a su país del convenio de París sobre el cambio climático.

“Tenemos que tomar responsabilidad para la próxima generación”, expresó el intendente en su página de Facebook, “Esto significa entre otras cosas, que se debe seguir con la investigación, aprendiendo y actuando sobre la calidad del medio ambiente y del clima”. Las luces de la fachada del edificio de la municipalidad regularmente se usan para mostrar solidaridad o apoyo a los países que han sufrido ataques terroristas.

“Incluso si existe un cincuenta por ciento de probabilidades de que el cambio climático y el calentamiento global sean causados por la actividad humana, es nuestro deber actuar para minimizar los riesgos”, manifestó Yuval Steinitz en su Facebook.

La decisión del presidente estadounidense provocó fuertes condenas departe de líderes mundiales; intendentes y otras personalidades prometieron continuar manteniendo el acuerdo para reducir las emisiones de carbono, firmado por unos 200 países. Israel firmó el acuerdo en 2015 y el gobierno ha prometido mantener el acuerdo independientemente de lo que haga Estados Unidos.

Luego que Israel firmara en París en el 2015, el primer ministro Biniamín Netanyahu llamó al convenio un muy “importante acuerdo”, reconoció la realidad del calentamiento global y se comprometió a combatirlo.

A tal fin, Israel prometió mantener las emisiones de gases de efecto invernadero en los niveles actuales para el año 2030. Teniendo en cuenta el crecimiento de la población el plan equivale a una reducción per cápita de las emisiones de los gases de efecto invernadero, esto es aproximadamente el 26 por ciento. El plan incluye un aumento de ocho veces en fuentes de energía renovable implementando códigos de bioconstrucción para promover la eficiencia energética e inversiones en transporte público.

La promesa de cambio climático israelí también juega en su propia imagen como líder en ambientalismo, un país cuya historia fundacional incluye “hacer florecer el desierto” y rejuvenecer los bosques del norte al sur.