La “guerra de asaltos” en Gaza: la Yihad Islámica / Hamas contra Israel

Desde el final de la guerra de 2014 en Gaza, Hamas y la Yihad Islámica Palestina (PIJ por sus siglas en inglés) en Gaza lanzaron cohetes contra objetivos civiles israelíes y provocaron ataques aéreos israelíes en represalia, durante ocho asaltos que son parte de una escalada en esta larga guerra.
Post thumbnailTropas de Hamás en Gaza
Fuente: Jerusalem Center of Public Affairs

Desde el final de la guerra de 2014 en Gaza, Hamas y la Yihad Islámica Palestina (PIJ por sus siglas en inglés) en Gaza lanzaron cohetes contra objetivos civiles israelíes y provocaron ataques aéreos israelíes en represalia, durante ocho asaltos que son parte de una escalada en esta larga guerra. Ambas partes se dan cuenta de que este tipo de guerra no puede llevar a un cambio significativo en la realidad con respecto a Gaza.

Hamas y la Yihad Islámica Palestina creen que las escaladas en los ataques sirven a sus intereses y son importantes en sus propios méritos, ya que ayudan a demostrar su compromiso con la lucha contra Israel. La escalada les permite jactarse de sus capacidades militares, movilizar a la población para luchar contra el sionismo, distraer a la población de Gaza de sus miserias diarias y obtener asistencia económica de Qatar, mientras que culpan a Mahmoud Abbas por las dificultades en Gaza y presionan a la Autoridad Palestina, Egipto, Qatar e Israel para mejorar las condiciones de vida en Gaza.

Israel sigue comprometido con una política de tratar de mantener un equilibrio en el que Hamas sea la entidad suficientemente fuerte de Gaza como para mantener un monopolio sobre el uso de la fuerza en el territorio que gobierna, y al mismo tiempo débil y disuadido de no disparar contra Israel.

Las continuas rondas de conflictos plantean dudas sobre la capacidad de Hamas para cumplir este papel. Parece que PIJ y los elementos militantes dentro de Hamas se envalentonan lo suficiente como para desafiar el liderazgo de Hamas de vez en cuando. Sin embargo, Hamas siempre puede restaurar la disciplina y la moderación, lo que significa que la política israelí no ha perdido su relevancia. La alternativa a esta política se considera muy costosa tanto a corto como a largo plazo, y esta es la razón por la cual Israel prefiere seguir su camino actual.

En la última ronda, Israel aumentó el precio para los palestinos, al tiempo que mostró una mayor disposición a mejorar sus condiciones de vida. Si esta estrategia convence a los palestinos en Gaza para alcanzar un acuerdo que garantice un período de calma prolongado, entonces la política habrá tenido éxito. Pero si falla y hay otra ronda de ataques, y si continúa el hostigamiento a la población israelí a lo largo de la frontera con Gaza, Israel podría verse obligado a considerar otras opciones.

El problema fundamental es que la población de Gaza está compuesta principalmente por descendientes de refugiados palestinos que han sido adoctrinados por su liderazgo para creer que están obligados a luchar contra el sionismo hasta que puedan regresar a sus hogares ancestrales en Israel. Esta narrativa perpetúa el conflicto y hace casi imposible una solución política.

Esto significa que las consignas que piden a Israel que alcancen una solución política al conflicto están, desafortunadamente, alejadas de la realidad. Los palestinos en Gaza realmente desean y merecen vivir una vida mejor. Lamentablemente, ellos y su liderazgo no consideran que este objetivo sea más vital que la lucha contra el Estado de Israel.

Características de la guerra de muchos asaltos

Desde que terminó la Operación Margen Protector en 2014 ha habido ocho casos de lanzamientos de cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel, lo que resultó en una feroz represalia israelí. La escalada en las agresiones se produjeron después del inicio de la "Marcha del Retorno" en marzo de 2018 (figura 1) y la decisión de la Autoridad Palestina de dejar de entregar a Gaza los fondos que solía transferir como parte del acuerdo de larga data entre la Autoridad Palestina y el gobierno de facto de Hamas en Gaza1. La mayoría de los incidentes fueron breves, por lo general terminaron con compromisos renovados para implantar un acuerdo de alto al fuego y una muestra de compromiso para alcanzar un acuerdo duradero. Estos cese al fuego generalmente se logran después de un aumento en la severidad de la respuesta de las FDI que causa un daño significativo al personal y la infraestructura de Hamas.

Sin embargo, los detalles específicos de estos cese al fuego no siempre se acuerdan, o bien no se implantan completamente o no se implantan en absoluto. De hecho, el liderazgo palestino en Gaza no se comprometió a detener por completo las protestas a lo largo de la valla de Gaza, sino más bien a evitar que los habitantes de Gaza se acerquen esporádicamente. En realidad, este compromiso es simplemente otra faceta de la estrategia de Hamas de mantener la "violencia controlada" a lo largo de la frontera, donde trata de dictar el comienzo y el final exactos de cada encuentro violento.

Al observar en su totalidad las ocho agresiones, es evidente que Israel está realmente involucrado en una guerra episódica prolongada, que tiene sus propios objetivos y modus operandi. Cada ronda de lucha es simplemente una parte de una "confrontación" prolongada más grande en la que hay patrones repetitivos. La información recopilada por el Centro de Información sobre Inteligencia y Terrorismo Meir Amit (ITIC por sus siglas en inglés), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y varios otros recursos de noticias proporciona el saldo aproximado de esta continua confrontación, que comenzó con la "Marcha del Retorno a Gaza" el 30 de marzo de 2018 [en el Apéndice 2 y 3 se puede encontrar un desglose más detallado de los datos estadísticos y la información sobre cada ronda de agresiones].

  • Total de muertos israelíes por cohetes: 4

  • Total de israelíes muertos por disparos directos: 2 (un soldado israelí asesinado por francotiradores desde Gaza en julio de 2018 y un civil muerto en mayo de 2019)2, 3

  • Total de israelíes heridos por cohetes, morteros y fuego directo que emanan de la Franja de Gaza (hasta el 5 de mayo de 2019): 2824

  • Total de palestinos muertos por ataques aéreos: 42 (27 de los cuales eran operativos terroristas, con un caso de un asesinato selectivo)

  • Total de palestinos heridos por ataques aéreos: aproximadamente 280

  • Según la Agencia de Noticias Ma'an, 305 palestinos murieron [por disparos de rifle en la vaya fronteriza], y más de 17 000 resultaron heridos desde el inicio de la Marcha del Retorno (hasta el 15 de mayo de 2019)5. Según los datos disponibles del ITIC que resumió la Marcha del Retorno entre el 30 de marzo de 2018 y el 25 de marzo de 2019, así como los datos sobre la escalada a principios de mayo de 2019, es evidente que al menos 167 de las personas que murieron en la Marcha del Retorno participaron en actividades terroristas6, 7. Dada la falta de datos claros y concretos para las fechas del 26 de marzo de 2019 al 3 de mayo de 2019, es probable que la cantidad de terroristas sea incluso mayor.

  • Objetivos totales en la Franja de Gaza afectados por ataques aéreos israelíes: 923 (incluidos tres edificios con más de cinco pisos, ocho túneles del terror y cuatro oficinas y casas de operativos terroristas clave)

  • La cantidad total de cohetes de Gaza disparados contra Israel: 1835.

  • Más de 8600 acres de tierra dañada por más de 2000 cometas y globos incendiarios lanzados desde Gaza (desde noviembre de 2018)8.


El análisis de cada escalada ha encontrado este patrón repetitivo: hay un evento que activa la escalada. Luego, Israel reacciona al disparador de forma restringida, atacando las posiciones de Hamas y la Yihad Islámica Palestina (PIJ). Luego, las diversas facciones en Gaza comienzan a intensificar el lanzamiento de cohetes a toda la región civil del sur de Israel, lo que da paso a fuertes ataques de represalia israelíes. Los palestinos tratarán de negociar un alto el fuego en sus propias condiciones (negociados principalmente por Egipto) mientras simultáneamente escalan el lanzamiento de cohetes y llegan más lejos en el territorio israelí. Israel no está de acuerdo con las condiciones iniciales de los palestinos para un alto el fuego y agrega un nivel adicional a su respuesta, apuntando a la importante infraestructura de Hamas y PIJ. Hamas no tiene más remedio en ese momento que aceptar las condiciones de alto el fuego de Israel y todos regresan a la "vida normal" hasta el comienzo de la próxima ronda.

La lógica de ambos lados

Desafortunadamente, parece que a pesar del alto costo que cada lado sufre en esta confrontación, no ha cambiado mucho en el terreno desde que comenzó en mayo de 2018, aproximadamente dos meses después de que comenzó la Marcha del Retorno. Hasta cierto punto, esto es el resultado de la evaluación por parte de Hamas de que el lanzamiento de cohetes hacia Israel no está a su favor y, por lo tanto, debe formular nuevas ideas para mantener su compromiso con la lucha contra el sionismo sin sufrir demasiado daño.

Israel no tiene intención de abrir el cierre de Gaza (por lo tanto, se eliminan las restricciones para el ingreso a Gaza de bienes de doble propósito que pueden ayudar a los grupos terroristas que operan allí a mejorar sus capacidades militares). Sin embargo, está dispuesto a suavizar algunas limitaciones en la actividad económica en Gaza y facilitar el proceso de inversión en la infraestructura de la Franja. Egipto aún vigila de cerca a Gaza, lo que permite el movimiento limitado de los palestinos de la Franja al territorio de Egipto y viceversa. Hamas, por otro lado, sigue totalmente decidido a continuar los disturbios a lo largo de la valla de Gaza. Qatar, por su parte, se muestra renuente a afrontar algunos de los proyectos de ley necesarios para ayudar a los habitantes de Gaza.

Por último, pero no menos importante, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se mantiene firme en su negativa de suministrar fondos de la Autoridad Palestina a Hamas. Lo único que realmente ha cambiado debido a esta "guerra de muchos asaltos" son los daños a la infraestructura en Gaza e Israel (que pueden ser reparados hasta cierto punto), y más importante, las vidas de las familias de los cinco muertos y 282 israelíes heridos, y los 42 palestinos muertos y aproximadamente 280 heridos.

Dada la información proporcionada anteriormente es imperativo evaluar, ¿por qué los palestinos continúan perpetrando estas atrocidades que no logran nada tangible e incurren en un enorme sufrimiento para ambas partes, sabiendo que nada cambia significativamente en el terreno?

En primer lugar, parecen temer genuinamente el poder militar de Israel y la posibilidad de que renuncie a sus promesas descritas en cualquier acuerdo. En segundo lugar, Hamas y PIJ parecen sentir la necesidad de demostrarse a sí mismos, a sus electores y a sus patrocinadores iraníes que no se están volviendo complacientes. Deben demostrar que no están enfocados únicamente en llevar la vida cotidiana de los residentes de Gaza, y que no han perdido sus identidades revolucionarias y yihadistas. En tercer lugar, es posible que se sientan obligados de vez en cuando a servir a los intereses de Irán, su principal patrón, y provocar una escalada para transmitir un mensaje a Israel y a Estados Unidos de que pueden causar un daño sustancial al principal aliado de EE. UU. en el Medio Oriente. Este servicio a Irán se inscribe en el contexto de la creciente tensión entre Washington y Teherán, que se ha exacerbado en las últimas semanas. En cuarto lugar, las escaladas tienen como objetivo distraer a la población de la Franja de Gaza de la crisis económica y humanitaria que se desarrolla allí y movilizarla con el propósito "superior" de luchar contra los malvados sionistas.

Finalmente, parece que Hamas cree que a través de estas escaladas pueden aliviar un poco el cierre de Gaza y obtener ayuda económica de Qatar, mientras culpan a Mahmoud Abbas por las dificultades en Gaza e intentan presionar a Mahmoud Abbas, Egipto, Qatar y Israel para mejorar las condiciones de vida en Gaza.

En otras palabras, esta guerra de muchos asaltos no se está librando para cambiar la situación en el terreno. Más bien, el propósito de estas escaladas es la escalada en sí misma. Las rondas se utilizan, de forma similar en la que se usa la Marcha del Retorno, para fortalecer el espíritu de lucha contra Israel entre los palestinos en Gaza y más allá.

Esta guerra de muchos asaltos, desde el punto de vista de Israel, plantea importantes cuestiones con respecto a su política a largo plazo hacia Gaza. Actualmente, su estrategia se basa en la noción de "silencio a cambio de tranquilidad", lo que refleja el interés de Israel de evitar la escalada y su disposición a vivir con el status quo. Los componentes de esta estrategia son los siguientes9:

  1. La aceptación por parte de Israel de vivir con una organización terrorista que maneja las vidas de dos millones de personas adyacentes a su territorio se debe a la falta de cualquier alternativa viable a Hamas. Israel es capaz de restringir y contener esta amenaza, por lo que tiene un incentivo muy limitado para pagar el precio de sacar a Hamas del poder por el momento.

  2. Israel usa una combinación de herramientas (destreza y operaciones militares, bloqueo de seguridad, presión económica e incentivos, cooperación con otros estados árabes) que están destinados a mantener a Hamas lo suficientemente poderoso como para impedir que los elementos más extremos en Gaza ejecuten ataques terroristas; le permite a Hamas un monopolio sobre el uso de la fuerza en Gaza y por lo tanto sirve como una dirección responsable para Israel; y, al mismo tiempo, mantiene a Hamas lo suficientemente débil como para impedir que lance ataques contra Israel.

  3. Israel está interesado en mejorar el bienestar de la población de Gaza. Se esfuerza por facilitar esto alentando la inversión árabe extranjera en la economía de Gaza y la entrega de ayuda humanitaria. Israel ha demostrado en repetidas ocasiones su disposición a realizar procedimientos que ayuden a los habitantes de Gaza a mejorar su calidad de vida, a pesar de la complicada relación entre Israel y Gaza. Es por eso que Israel apoya los esfuerzos para desarrollar una "regularización" de la vida civil en Gaza.

  4. La estrategia de Israel está supeditada a la coordinación con Egipto, ya que comparte una frontera con Gaza y tiene un impacto considerable en la capacidad de Israel para lograr los objetivos mencionados anteriormente. Egipto se complace en coordinar con Israel sobre este asunto debido a sus intereses superpuestos, específicamente la represión de elementos radicales islámicos en Gaza para evitar que fortalezcan elementos radicales similares en Egipto, especialmente en el Sinaí.

  5. Es ventajoso para Israel tener a la AP y Hamas separados. Dicho esto, Israel no colocaría obstáculos frente a una posible reconciliación palestina, aunque este evento parece improbable en este momento.

  6. Israel está decidido a minimizar el daño colateral para los residentes de Gaza, ya que contradice los valores morales, los intereses y el compromiso de Israel con el Derecho Internacional, además de dañar la legitimidad internacional de Israel.

  7. Israel desea asegurarse de que los conflictos de segundo nivel, como los de Gaza, no obstaculicen su capacidad para concentrarse en amenazas de primer nivel, como Irán, que ha ampliado su presencia en el frente norte de Israel.

  8. Israel es consciente de que mientras los clientes de Hamas como Turquía, Qatar e Irán estén preocupados por problemas más urgentes, Hamas no puede alterar drásticamente su situación actual sin conceder algunas de las demandas de Israel.


Reevaluando la política de Israel

El problema con la estrategia de Israel en Gaza es que ya no está claro hasta qué punto Hamás es capaz de preservar un monopolio sobre el uso de la fuerza en Gaza, controlar PIJ (el principal poder de Irán en la Franja) y controlar elementos militantes en su propia ala militar. Hamas es más poderoso que PIJ en varios órdenes de magnitud y goza de una coordinación relativamente buena con este. Sin embargo, algunas de las ataques más recientes han indicado que PIJ mantiene un nivel de independencia en su política de ataque. Si Hamas está mal equipado para controlar el PIJ, así como su ala militar, como quedó evidenciado en las rondas anteriores, ¿sigue interesando a Israel mantener a Hamas en el poder de una manera que cause que los residentes del sur de Israel sufran?

El objetivo de Israel en cada asalto es golpear a Hamas con tal fuerza que se incentive a controlar la audacia creciente de las otras facciones y mantener su propia ala militar bajo control. Al terminar cada ronda, Israel creyó que había logrado esta tarea. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que había errado en su juicio. Hamas no puede o no desea recortar los bombardeos "erráticos" de las otras facciones.

Como resultado de este error recurrente, Israel debe realizar una profunda reevaluación de su estrategia con respecto a Gaza. Si Hamas no puede brindar una paz y estabilidad duraderas, independientemente de si quiere o no, entonces es ilógico continuar con la estrategia actual.

Israel tiene dos opciones ante este dilema. Una opción es fortalecer su respuesta al lanzamiento de cohetes desde Gaza y estar más atento a las demandas económicas de Hamas y convencer a Hamas de mantener una paz similar a la experimentada entre 2015-2018, cuando se dispararon relativamente pocos (68) cohetes durante tres años. (figura 4)10. Alternativamente, debe dar el paso indeseable de eliminar a Hamas del poder de una vez por todas.

El precio de sacar a Hamas del poder sería severo. A corto plazo, y probablemente también a largo plazo, el precio sería mayor que casi cualquier otra alternativa. Sin embargo, aunque grave, el precio sería de un tipo diferente al que paga actualmente: a saber, permitir que vastas franjas del público israelí vivan bajo la amenaza física y psicológica del cohete.

Conclusión

Ninguna de las estrategias posibles puede resolver el problema fundamental, que es que la población de Gaza está compuesta principalmente por descendientes de refugiados palestinos que han sido adoctrinados por su liderazgo para creer que están obligados a luchar contra el sionismo hasta que puedan regresar a sus hogares ancestrales en Israel. Esta narrativa perpetúa el conflicto y hace casi imposible una solución política. Las consignas que piden a Israel que llegue a una solución política para el conflicto están, desafortunadamente, alejadas de la realidad. El control de Hamas y PIJ de la Franja exacerba este problema, pero igualmente ha sido y también será bajo el gobierno de Fatah.

Los palestinos en Gaza realmente desean vivir una vida mejor. Lamentablemente, no consideran que este objetivo sea más vital que la lucha contra el Estado de Israel.

El próximo "Trato del siglo" de la administración Trump se enfoca aparentemente en mejorar las condiciones económicas en Gaza, que todos recibirían con los brazos abiertos. Sin embargo, si está condicionado a una promesa palestina de comprometer su voto de luchar eternamente contra Israel y el sionismo, el acuerdo estará muerto desde el punto de vista palestino.

Hasta que Israel realice una reevaluación de la estrategia, la "Guerra de muchos asaltos" probablemente continuará.




Notas

1 https://www.terrorism-info.org.il/app/uploads/2019/05/%D7%A7%D7%9C-101-19-E.pdf

2 https://www.timesofisrael.com/soldier-killed-by-gaza-sniper-fire-named-as-aviv-levi-21/

3 https://israelpalestinetimeline.org/2019deaths/

4 https://mfa.gov.il/MFA/ForeignPolicy/Terrorism/Palestinian/Pages/Wave-of-terror-October-2015.aspx

5 https://www.maannews.com/Content.aspx?id=783451

6 https://www.terrorism-info.org.il/app/uploads/2019/04/H_037_19.pdf

7 https://www.terrorism-info.org.il/app/uploads/2019/05/E_104_19.pdf

8 https://mfa.gov.il/MFA/ForeignPolicy/Terrorism/Palestinian/Pages/Wave-of-terror-October-2015.aspx

9 https://blogs.timesofisrael.com/does-israel-have-a-strategy-on-gaza/

10 https://www.terrorism-info.org.il/app/uploads/2019/05/%D7%A7%D7%9C-101-19-E.pdf




Acerca del Brig.-gen. (res.) Yossi Kuperwasser: es director del Proyecto sobre Desarrollos Regionales de Medio Oriente en el Jerusalem Center for Public Affairs. Anteriormente fue director general del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la División de Investigación de Inteligencia Militar de las FDI.




Acerca de Eitan Fischberger: un pasante en el Jerusalem Center for Public Affairs, es actualmente estudiante del Centro Interdisciplinario de Herzliya (IDC). Anteriormente, fue pasante en la Misión Permanente de Israel en las Naciones Unidas en Nueva York.