La Fiscalía israelí dará a conocer el material de la investigación a Netanyahu tras los comicios

Post thumbnailBenjamín Netanyahu Foto Knéset
La Fiscalía General dará a conocer el material relacionado con las pruebas en varios casos de corrupción contra el primer ministro, Benjamín Netanyahu, solo después de las elecciones generales del próximo 9 de abril, aceptando una petición del equipo legal del mandatario.

Hace dos semanas el fiscal general, Avichai Mandelblit, anunció que imputará a Netanyahu, primer ministro desde 2009, por cohecho, fraude, abuso de confianza en un caso de corrupción y por los dos últimos cargos en otros dos casos, en base a una investigación que estará disponible para los abogados a partir del próximo 10 de abril, un día después de las elecciones.

Los abogados de Netanyahu pidieron que se retrasase la publicación de los materiales con el argumento de que podría ser filtrado a la prensa y publicado durante el período electoral que ya ha empezado.

"Después de sopesar sus posiciones, y teniendo en cuenta las circunstancias generales del caso, el fiscal general decidió conceder la solicitud de los representantes del primer ministro", informó la oficina de Mandelblit.

La imputación final no tendrá lugar hasta que se celebre una (audiencia) vista, en la que el acusado puede argumentar contra el análisis legal o las pruebas y presentar argumentos en su defensa, y que debería celebrarse dentro de los tres meses posteriores, esto es, entre abril y el 10 de julio.

El anuncio de la Fiscalía se hizo a pesar de los intentos del partido de Netanyahu, el Likud, de pedir ante la Corte que se retrasase la decisión, alegando que podría afectar "de forma injusta" las perspectivas de reelección del jefe de Gobierno.

La Fiscalía considera que hay indicios suficientes en el llamado Caso 4000, el más grave, en el que se acusará a Netanyahu de cohecho, fraude y abuso de confianza, por presuntamente hacer favores al gigante de telefonía Bezeq a cambio de una cobertura favorable en el portal de internet Walla! de él y de su mujer Sara.

Los otros dos casos que le afectan, y por los que sería acusado de fraude y abuso de confianza, son el Caso 1000, sobre recepción de caros regalos de empresarios millonarios a cambio de favores, y el 2000, sobre una fallida negociación con el dueño del diario "Yediot Aharonot" para lograr una cobertura positiva a cambio de limitar al periódico rival “Israel Hayom”.

Netanyahu sostiene que "no habrá nada, porque no hay nada", asegura que existe una "caza de brujas" contra él y prometió que seguirá "sirviendo como primer ministro muchos, muchos años". EFE y Aurora