La extrema derecha europea está bloqueada, por ahora. Israel debería ayudar a mantenerla así

Post thumbnailEl italiano Salvini y la francesa Le Pen. Foto: REUTERS / Max Rossi
Las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 han bloqueado, por ahora, el asalto al parlamento del continente y a las instituciones de la Unión Europea (UE) por parte de la extrema derecha . Sin embargo, el bloque conservador y socialdemócrata perdió su mayoría de 40 años y ahora tendrá que formar una coalición con los liberales y los verdes.

Los votantes en las elecciones supranacionales más grandes del mundo eligieron a 751 representantes de 28 estados. El temor a la extrema derecha generó un récord de participación, los votantes se sacudieron su habitual complacencia y acudieron a las urnas. Alrededor del 51% de 425 millones de votantes elegibles ejercieron su derecho democrático, estableciendo un récord en 20 años.

Veintiún movimientos radicales de derecha operan en los 28 estados miembros de la UE, y en algunos gozan de una mayoría absoluta o relativa. La mayoría favoreció la retirada de la UE en el pasado, pero actualmente están trabajando conjuntamente en el continente para cambiar la Unión desde adentro.

El viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, cuyo partido "Liga" aumentó del 6% de los votos en 2014 al 34%, afirma que Europa está cambiando. Salvini, de quien se espera sea uno de los líderes del bloque de extrema derecha y euroescéptico en el Parlamento de la UE, representa una línea nacionalista, xenófoba y centralista. No dice nada acerca de su admiración por Benito Mussolini y con frecuencia usa expresiones similares a las del líder fascista de la Segunda Guerra Mundial. En el cumpleaños de Mussolini, Salvini tuiteó: "Tantos enemigos, tanto honor", una variación del famoso dicho de "Il Duce". En una reciente visita a la ciudad natal de Mussolini, Forli, se dirigió a las multitudes desde el balcón que usaba Mussolini.

El partido Fidesz de Viktor Orban ganó el 52% de la votación húngara; el Rally Nacional, de Marine Le Pen, obtuvo aproximadamente el 23% de la votación francesa (en comparación con el 25% en 2014); los neonazis de Alternativa para Alemania recibieron el 11% de los votos alemanes (comparado con el 7% en 2014). Los neonazis de Eslovaquia registraron la victoria más significativa de las elecciones: Nuestra Eslovaquia, que incluye a varios negadores del Holocausto y antisemitas, obtuvo 120.000 votos (12%) en comparación con solo 9.000 en 2014.

El objetivo común de la extrema derecha de Europa es introducir un Caballo de Troya en el corazón del continente para difundir un mensaje de temor, borrar las fronteras europeas actuales y volver a dibujarlas. Quieren una Europa blanca, cristiana, nacionalista, sin inmigrantes ni extranjeros. La crisis financiera de 2008, combinada con la crisis de los refugiados de Oriente Medio y África que sueñan con llegar a Europa, intensificó el debate sobre la necesidad de una unión de 520 millones de europeos y la amenaza que se avecina sobre la "Europa cristiana". Los fantasmas de la Segunda Guerra Mundial en Europa han resurgido y podrían fortalecerse, si una crisis financiera estalla nuevamente.

La rebelión populista del siglo XXI no es necesariamente de los pobres; es una protesta de la clase media conservadora que se siente engañada en sus derechos, empleos y orgullo nacional. Son los principales perdedores de la globalización, se sienten nostálgicos por las glorias pasadas y algunos sueñan con ser parte de un imperio una vez más.

Steve Bannon, ex asesor del presidente Trump, pasó mucho tiempo en Europa antes de las elecciones en un intento por establecer y organizar un bloque nacionalista de derecha que dictaría el futuro de Europa, tanto a través del Parlamento Europeo como en los Estados miembros. Después de ganar las elecciones nacionales en Italia, Francia parece ser el próximo objetivo de la derecha radical. Francia e Italia, que se encontraban entre los fundadores de la comunidad europea después de dos guerras mundiales y decenas de millones de muertes, ahora están viendo grupos antieuropeos en las elecciones al Parlamento Europeo. El presidente francés, Emmanuel Macron, llamó a la extrema derecha liderada por Salvini, Le Pen y Orban "una lepra en expansión".

Irónicamente, la extrema derecha europea que despierta todos los fantasmas del pasado está buscando un sello de aprobación del Estado de Israel para aumentar su popularidad en el continente. Salvini condena el antisemitismo en cada oportunidad e incluso se preocupó recientemente por Jerusalén y el Memorial del Holocausto Yad Vashem. Mientras que Jean Marie Le Pen, el ex líder de la extrema derecha en Francia, afirmó que la aniquilación de los judíos europeos fue simplemente "un detalle" de la Segunda Guerra Mundial, su hija Marine intenta distanciar el antisemitismo de su partido y moviliza a los judíos franceses para limpiar su nombre. En las elecciones presidenciales francesas de 2017 11 millones de franceses, más de un tercio del electorado, votaron por ella. Le Pen exige una Francia para los franceses y aspira a la presidencia de su país.

Israel tiene un gran interés en desarrollos en el vecino continente, lo que le proporciona un respaldo económico, de seguridad social y cultural significativos. Los lazos entre Israel y Europa son profundos, buenos y continuos a pesar de los desacuerdos políticos y las frecuentes críticas de la UE a la política palestina de Israel. Los gobiernos israelíes recientes han tratado de abrir una brecha entre los Estados europeos críticos de Israel y los gobiernos populistas nacionalistas europeos que acatan la línea de Israel. El bloque encabezado por Salvini y Le Pen intentará influir en la legislación y la política europea para limitar las críticas contra Israel.

Sin embargo, la mayoría de los judíos europeos no caen en esta trampa. Comprenden que más allá de la retórica agradable, algunos líderes de extrema derecha están tratando de minimizar su antisemitismo y xenofobia en un cambio de imagen superficial que generará beneficios políticos para ellos. Los líderes judíos y los rabinos en Europa siguen de cerca los resultados de las elecciones y han expresado preocupación por la creación de un bloque de extrema derecha en el corazón de Europa, en su centro de toma de decisiones parlamentarias.

Muchos israelíes se estremecieron cuando Salvini depositó una ofrenda floral en Yad Vashem hace unos meses. El presidente Reuven Rivlin ha rechazado persistentemente los intentos de relación de cualquier tipo con la derecha nacionalista europea. En un paso inusual, expresó su apoyo a Macron sobre Le Pen en las elecciones nacionales francesas.

Nadie está diciendo que Israel debería cortar los lazos con los Estados en los que la extrema derecha llegue al poder. Sin embargo, debe relacionarse con ellos con una mezcla de respeto y precaución, en lugar de expresar amistad eterna para ellos. El presidente Rivlin sabe que esta es una maniobra encubierta por la extrema derecha. El Ministerio de Relaciones Exteriores también lo hace e insta a Israel a evitar vínculos con elementos como la Alternativa para Alemania y el Partido de la Libertad de Austria.

Israel debe continuar fortaleciendo sus vínculos científicos, de defensa, económicos, culturales y tecnológicos con Europa. Debe aspirar a tener relaciones positivas con Europa, incluso cuando critica a Israel sobre el tema palestino, y debe preferir a los aliados democráticos incluso cuando no está de acuerdo con ellos. Israel también debe mostrar sensibilidad hacia los temores de las comunidades judías europeas en relación con el auge de la derecha y hacia sus preocupaciones sobre la repercusión de las decisiones tomadas en Jerusalén.

A pesar de su creciente poder y atrincheramiento, la extrema derecha europea no tuvo tanto éxito como esperaba en las elecciones del Parlamento Europeo. La mayoría de los ciudadanos europeos siguen eligiendo partidos leales a la integración europea y A los valores liberales-democráticos. No obstante, la lucha contra la extrema derecha continúa e Israel tiene un papel que desempeñar. Debe colocarse en el lado correcto de la escala de valores y ayudar a bloquear la "lepra" europea.




Henrique Cymerman es periodista de televisión y ha recibido 22 numerosos premios mundiales de periodismo y de derechos humanos. Cubre el ascenso de la derecha europea y da conferencias en la Escuela de Gobierno del Centro Interdisciplinario de Herzliya. Además, fue candidato del partido laborista Avodá durante las últimas elecciones al parlamento israelí. Este artículo fue escrito para Mitvim, Instituto Israelí de Políticas Exteriores Regionales.