La conquista iraní de Siria

Post thumbnailQassem Soleimani. Foto: sayyed shahab-o- din vajedi [CC BY 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/4.0)]
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs. Instituto de Asuntos Contemporáneos. Financiado conjuntamente con la fundación de la Familia Wechsler.

  • El régimen sirio sigue luchando por su supervivencia, una situación que exige una participación militar continua de Irán y Rusia en el largo proceso de consolidación. Los iraníes buscaron convertir Siria en un eje central de su política de Medio Oriente y en la punta de lanza de la resistencia islámica contra Israel. La inclusión de Hezbolá en la lucha armada en Siria estaba destinada, principalmente, a servir a la estrategia iraní.

  • Irán lanzó sus legiones extranjeras a la batalla por Siria (Hezbolá libanés, formaciones iraquíes, afganas y paquistaníes) junto con un cuerpo de oficiales iraníes pertenecientes a la División Al-Quds, bajo el mando de Qasem Soleimani.

  • Irán busca crear un cinturón chiita que comience en el Líbano y se extienda por Siria, Irak y Yemen para contrarrestar el eje árabe (e israelí) pro estadounidense liderado por Arabia Saudita, los Emiratos y Egipto.

  • Hezbolá dirige cinco milicias chiitas en el área del Golán, cada una con varios miles de combatientes, y ha estado ocupado preparando una opción militar contra Israel desde la recuperación de las provincias del sur de Siria.

  • El verdadero conflicto entre Irán y Rusia en Siria reside en la despiadada carrera por la adquisición de ventajas económicas exclusivas posteriores a la guerra civil, derivadas del proceso de reconstrucción que Siria supuestamente sufrirá en el futuro cercano.

  • Durante el gobierno de Hafez Assad, Irán creó una red de largo alcance de instituciones educativas, culturales y religiosas en toda Siria; se expandió aún más durante el reinado de Bashar. El objetivo era promover la chiización de todas las regiones del estado sirio.


Cuando Irán acudió al rescate del régimen en desintegración de Bashar Assad en Siria su objetivo principal era contener a los rebeldes, que casi habían derrotado al régimen al controlar más del sesenta por ciento del territorio sirio. Con la participación activa de Rusia, a partir de septiembre de 2015, el régimen sirio no solo se estabilizó sino que logró, junto con sus aliados, recuperar la mayor parte del territorio perdido en manos de los rebeldes, a excepción de los territorios del noreste en poder de los kurdos y el enclave del noroeste de Idlib, en poder de los rebeldes turcos y los operativos de Al-Qa'eda/ Jabhat al Nusra/ ISIS. Sin embargo, el estado actual de las cosas sigue siendo problemático y el régimen sigue luchando por su supervivencia, una situación que exige una participación militar continua de Irán y Rusia en el largo proceso de consolidación.

Si bien el papel de Rusia ha sido puramente militar, político y económico, Irán ha considerado desde el principio su intervención en Siria en un aspecto más amplio: el conflicto sirio como una oportunidad para que Irán se apodere de Siria. De hecho, el germen de la participación de Irán en Siria comenzó a mediados de abril de 2013, cuando el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, realizó una visita secreta a Teherán. Allí se reunió con los principales funcionarios iraníes encabezados por el líder supremo Alí Jamenei y el comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, el general Qasem Soleimani, a cargo, entre otras cosas, de la política iraní en Líbano y Siria. La participación de Soleimani en la reunión con Nasrallah fue significativa. Había sido la punta de lanza del activismo militar iraní en todo el Medio Oriente2.

En esa reunión, los líderes iraníes presentaron un plan operativo que incluía tres elementos:

  1. El establecimiento de un ejército sectario popular compuesto por chiitas y alauitas, respaldado por fuerzas de Irán, Irak, Hezbolá y contingentes simbólicos del Golfo Pérsico.

  2. Se suponía que esta fuerza llegaría a 150.000 combatientes.

  3. El plan consistía en dar preferencia a las fuerzas importadoras de Irán, Irak y, solo después, otros elementos chiitas. Esta fuerza regional debía integrarse con el ejército sirio.


El propio Soleimani visitó Siria a fines de febrero y principios de marzo de 2013 para prepararse para la implementación de este plan. Los iraníes expresaron su ambición de convertir a Siria en un eje central de su política en Medio Oriente, en general, y de liderar la yihad y la resistencia islámica contra Israel, en particular. La inclusión de Hezbolá en la lucha armada en Siria estaba destinada, principalmente, a servir a la estrategia iraní, que ha estado estableciendo nuevos objetivos además de la asistencia militar al régimen sirio.

Mehdi Taeb, jefe del grupo de expertos del líder supremo Jamenei, expresó una opinión crítica de la centralidad de Siria en la estrategia iraní en ese momento. Afirmó que Siria era el "35° distrito de Irán" y que tenía mayor importancia estratégica para Irán que Juzestán [distrito poblado por árabes dentro de Irán: “Al preservar Siria podremos volver a Juzestán, pero si perdemos Siria ni siquiera podremos mantener Teherán”. Significativamente, Taeb estaba haciendo una comparación entre Siria y un distrito que está bajo la soberanía total de Irán3. Lo que también quedó claro en sus comentarios fue que Irán no podía permitirse perder Siria.

Como resultado, en mayo de 2014, un año después de la declaración de Taeb, Mohammad Eskandari, un alto comandante de la Guardia Revolucionaria, declaró que los guardias habían entrenado 42 batallones y 138 brigadas para luchar en Siria. Más significativo fue el pronunciamiento de otro miembro de alto rango de la Guardia Revolucionaria, Hussein Hamadani: "Irán ha establecido un segundo Hezbolá en Siria" (similar a Hezbolá en Líbano). Qasem Soleimani fue el hombre responsable del establecimiento de "Hezbolá Siria", que abarcaba voluntarios y combatientes de Irak, Yemen, Bahrein, Afganistán e Irán (excluyendo a los iraníes en servicio activo).

En consecuencia, Irán lanzó a la batalla sus legiones extranjeras (Hezbolá libanés, formaciones iraquíes, afganas y paquistaníes) junto con un cuerpo de oficiales iraníes pertenecientes a la División Al-Quds bajo el mando de Qasem Soleimani4. Las legiones pro iraníes participaron en la mayoría de las batallas contra los rebeldes, mientras que algunas de ellas fueron desplegadas (y aún lo son) como guarniciones alrededor de instalaciones sensibles y sitios religiosos en Damasco y sus alrededores.

Los objetivos inmediatos de Irán fueron:

1 Ayudar al régimen chiita de Bashar Assad contra la ola del yihadismo sunita dirigido, financiado y armado por Arabia Saudita y Turquía. Una vez que se lograra la estabilidad, Irán crearía un cinturón chiita comenzando en el Líbano y extendiéndose a través de Siria, Irak y Yemen para contrarrestar el eje pro estadounidense (árabe e israelí) liderado por Arabia Saudita, los Emiratos y Egipto.

  1. Explotar una situación única en el terreno que permitió a Irán crear un frente proxy contra Israel (su archienemigo) que se extiende desde el sur del Líbano hasta el sur del Golán sirio, mientras continúa desarrollando las capacidades de Hezbolá en el Líbano a lo largo de la frontera Israel-libanesa.

  2. Participar activamente en el esfuerzo de reconstrucción de Siria, mientras asegura activos estratégicos como recibir la exclusividad de administrar el puerto de Latakia, la puerta al Mediterráneo, lo que permite a Irán eludir la alternativa del Golfo Pérsico.


Ocho años después del comienzo de la guerra civil se está desarrollando un objetivo estratégico claro en Siria. Junto con la continuación de la acumulación militar que enfrenta Israel tanto en Siria como en el Líbano, y la presencia continua de legiones pro iraníes desplegadas en sitios principalmente en la capital, Damasco, está la conquista iraní de Siria transformándola en un estado dominado por los chiitas.

Al mismo tiempo, continúa construyendo un segundo frente contra Israel en el área del Golán, en caso de un enfrentamiento militar entre Israel e Irán, Israel y Hezbolá, y en caso de un conflicto militar entre Estados Unidos e Irán. Siria está incluida en la definición iraní de su profundidad estratégica en el cinturón del norte, que comienza en el Líbano y termina en Afganistán, y la del sur que abarca Yemen. Nada es más revelador que esta declaración de un guardia revolucionario de alto rango, Majeed Mazahei, quien dijo: "Si retiramos el apoyo de nuestra primera línea (Siria y Líbano), el enemigo llegará a nuestras fronteras". Esto fue amplificado por el ex comandante del IRGC Seyyed Yahya Rahim-Safavi, quien declaró: “Nuestra frontera de defensa está en el sur del Líbano contra Israel. La profundidad de nuestra defensa estratégica ha llegado a las costas del Mediterráneo en la punta de Israel. Los occidentales están preocupados por la propagación de la influencia de Irán desde el Golfo Pérsico hasta el Mediterráneo"5.

Despliegue de fuerzas pro iraníes

Ocho años después del comienzo de la guerra civil siria, la presencia iraní en Siria es la siguiente:

Área de Deir el Zor:

Según fuentes de inteligencia, las fuerzas pro iraníes han tomado la ciudad desértica de Albukamal como su cuartel general, mientras que las unidades de Hezbolá, las milicias iraquíes de Al Nujabaa, la Guardia Revolucionaria iraní, la milicia pakistaní Zaynabiyoun y las fuerzas de la milicia afgana Fatimiyoun se han desplegado en el área.

Además, Hezbolá ha aprovechado la profundidad geográfica siria y ha reubicado en el noreste de Siria, lejos del alcance israelí, sus fábricas de drones y misiles, y especialmente aquellas fábricas especializadas en ensamblar misiles de largo alcance, capaces de transportar ojivas de precisión muy pesadas y mortales.

El área de Suweyda-Daraa (sur de Siria frente a Israel y Jordania):

  1. Desde julio de 2018 los informes de prensa han señalado los misiles iraníes desplegados en el área cerca de Suweyda, definitivamente no dentro de las demarcaciones territoriales anunciadas por los rusos a Israel. Según los informes, Irán desplegó misiles que anteriormente estaban en la base aérea T4 a Ledja (una vasta área de roca volcánica al norte de Suweyda) y hacia dos bases aéreas adicionales en el área: la base aérea Th'ala de dos pistas (en los suburbios occidentales de Suweyda) y Khalkhala (al norte de Suweyda en la carretera que conduce de Suweyda a Damasco), después de haber arrasado por completo ocho aldeas locales.
    En la base aérea de Th'ala los informes han indicado que Hezbolá ha ocupado un edificio vacío y han estado monitoreando la entrada a la base de convoyes especiales, probablemente trayendo misiles iraníes. Lo mismo se ha informado sobre la base aérea de Khalkhalah.
    Últimamente, los informes indican que Irán ha elegido la base aérea de Al Nassiriya, situada a 10 kilómetros al noreste de la ciudad fronteriza libanesa-siria de Jayroud y a 60 kilómetros al noreste de la capital, Damasco, para reemplazar sus depósitos de misiles cerca del aeropuerto internacional de Damasco y la base militar de Al Mazzeh. Estos sitios han sido blanco de ataques de Israel varias veces, e Irán busca construir nuevas instalaciones en el área entre las ciudades de Qutayfah y Al Nassiriya (sur y norte de Jayroud) para la producción, montaje, mantenimiento y posicionamiento de sus misiles. Según fuentes de inteligencia, la base aérea Al Nassiriya de una sola pista ha servido como centro para el lanzamiento de misiles: la base aérea tiene 21 silos de concreto y otros cuatro silos más, depósitos subterráneos de armas, y está adyacente a dos batallones de misiles Scud, uno de los cuales (Battalion 578) ha ganado fama por disparar misiles Scud contra los rebeldes.

  2. La infiltración iraní en la parte sur de Siria ha tenido un impacto en las fuerzas regulares sirias y las milicias locales pro-régimen, así como en facciones políticas como el Partido Nacional Sirio (Al Hizb Al Qawmi Al Souri) y las "Fuerzas del Escudo de la Patria ”(Quwwat Dir 'Al-Watan). La Cuarta División Blindada de Siria (desplegada en el área de Daraa) y la notoria y despiadada división de inteligencia de la fuerza aérea cooperan muy estrechamente con Irán. Irán coordina la Cuarta División y recibe ayuda logística y financiera de la Guardia Revolucionaria mientras realiza misiones de seguridad a través de una oficina instalada en la sede de la División, responsable del reclutamiento.

  3. Sin duda, el elemento más activo en la esfera iraní es Hezbolá-Líbano, que, de hecho, es responsable de reclutar jóvenes sirios en sus filas. Desde 2018, Hezbolá ha logrado reclutar 3500 jóvenes en el Departamento de Daraa. Hezbolá ha logrado establecer una presencia a través de aliados locales en casi todos los pueblos y ciudades del Departamento de Daraa (Tel Al Hara, S'aas'aa, Farka, Saida, Hosh Hamad, Ayb Al Ledja, Massika, Al Maliha Al Gharbiyah, Al Harak, Al Museyfra, Ghasm), mientras que en el Departamento de Suweyda, el principal aliado de Hezbolá es el ex comandante adjunto de las brigadas Al 'Amari (activo en el área de Daraa), que está desplegado a lo largo de la frontera jordano-siria y el área de Ledja con su luchadores beduinos.

  4. Los combatientes de Hezbolá se encuentran entre otras formaciones militares desplegadas en el área de Daraa. Su despliegue se basa principalmente en formaciones regulares del ejército sirio local, como el 102° Batallón, la Novena División, la Decimoquinta División de las Fuerzas Especiales, el 89° Regimiento de Guerra Química (desplegado en Jbab). La misión de Hezbolá está muy bien definida: monitorear todas las actividades israelíes (y jordanas) en el área, proteger instalaciones sensibles de la Guardia Revolucionaria, como el radar con personal de la Guardia Revolucionaria en Tel Miqdad, diseminación de IED (dispositivo explosivo improvisado) a lo largo de las principales vías de acceso y recolección de inteligencia.


Las unidades de Hezbolá en la parte sur de Siria están bajo el mando "nominal" de Mostafá Mughniyeh, hijo de Imad Mughniyeh (jefe militar de Hezbolá asesinado en Damasco en 2008) y hermano de Jihad Mughniyeh, también asesinado en el Golán por fuego israelí mientras recorría los puestos de avanzada de Hezbolá en el área de Quneitra. Sin embargo, parece que el comandante real de las unidades de Hezbolá es uno de sus primeros miembros, Munir 'Ali Na'im Sha'ito, apodado "Hajj Hashem", que ha estado involucrado en la guerra civil siria desde el comienzo de la intervención de Hezbolá en Al-Qusayr en 2013. Sha'ito, de 50 años, que nació en el sur del Líbano pero vive hoy en Damasco, fue el jefe adjunto de la Unidad Operativa para Palestina en 2000. Fue promovido después de la Segunda Guerra del Líbano al puesto de comandante adjunto de la unidad élite Badr. Se dice que un comandante de Hezbolá llamado Abu Hussein Sajed, también llamado "Al Hadjj Sajed", según fuentes de inteligencia, está a cargo del "Expediente del Golán", coordinado por el liderazgo de Hezbolá en Beirut, en concierto con las directivas procedentes de Teherán.

Hezbolá en el área de Quneitra

  1. Como resultado de las directivas enviadas a Hezbolá por sus patrocinadores en Teherán y desde la recuperación del territorio del sur de Siria de los rebeldes en julio de 2018, las fuerzas iraníes y los representantes iraníes se han infiltrado en el área y han tratado de desplegarse lo más cerca posible de las fronteras israelíes y jordanas. El objetivo principal es el área de Quneitra, una ciudad fronteriza en los Altos del Golán, en la carretera principal a Damasco y la entrada principal al Golán, controlado por Israel.

  2. La avanzada iraní para establecer una presencia frente a Israel se ha encontrado con una fuerte oposición de Israel que, en diferentes ocasiones, dejó clara su postura de evitar la consolidación de los representantes iraníes en el área frente a la frontera israelí. Para enfatizar su resolución, en varias ocasiones, Israel no ha dudado en hacer blanco en los representantes iraníes y las fuerzas iraníes en el área. Presumiblemente, Israel estuvo detrás del ataque que mató a los comandantes iraníes pertenecientes a la Guardia Revolucionaria que patrullaban el área en 2015, y a los comandantes de Hezbolá del frente del Golán: Samir Kuntar (2015), Jihad Mughniyeh (2015) y Mashour Zeydan (2019). Sin embargo, a pesar de los repetidos intentos de Israel de desalojar Hezbolá y a los combatientes pro iraníes, ya sea bombardeando sus posiciones o mediante los servicios de Rusia, que declaró haber convencido a Irán de desplegar sus fuerzas proxy a 80 kilómetros de la frontera israelí, Hezbolá no ha sido disuadido. Sus combatientes se han extendido al área fronteriza con Israel y, en la actualidad, principalmente realizan funciones de exploración, recopilación de inteligencia y monitoreo de las actividades de las FDI y el ejército jordano, tanto en el lado israelí como en el lado jordano de la frontera.

  3. Hezbolá ha logrado establecer cuatro bases de entrenamiento permanentes, que también sirven como depósitos de municiones, y bases de misiles de corto y mediano alcance, tres de las cuales están en Daraa y la cuarta en el área de Quneitra:



  • Haql Karim al Shimali, establecido a principios de 2019 en los campos de lava de Ledja al noreste de Daraa y cerca de un pueblo que lleva el mismo nombre; base de Ayb establecida en septiembre de 2018 en la misma área de Ledja, en el área de despliegue de las divisiones sirias novena y quinta.

  • La base de Ayb se construyó después de que varias aldeas fueron "vaciadas" de sus habitantes con el pretexto de que servían de refugio a ISIS.

  • La 52ª Brigada siria, cerca de Al Haraq (al este de Daraa), también sirve como base para Hezbolá, después de la retirada de los combatientes de Hezbolá de las ciudades fronterizas libanesas- sirias de Zabadani.

  • La cuarta base, Al Hadr, se inauguró con un alto perfil en octubre de 2018. Según se informa, la base, conocida como "la Unidad del Golán", se encuentra en una de las compañías de la 90a Brigada siria, desplegada entre Hadr y Harfa, al norte de Quneitra. Según los informes, esta base sirve principalmente como un puesto avanzado de inteligencia y espionaje. La base está protegida por una unidad llamada "Brigada de Halcones Quneitra" (Liwa 'Suqur Quneitra) que asegura su enlace logístico desde el área del santuario Al Sayyeda Zaynab, cerca de Damasco, y el área 'Arna y la d1el monte Hermón (Jabal El Sheikh) al oeste de Damasco. La presencia de Hezbolá no se limita a las cuatro bases mencionadas.


Hezbolá comanda cinco milicias chiitas en el área del Golán, cada una con varios miles de combatientes, y ha estado ocupado preparando una opción militar contra Israel desde la recuperación de las provincias del sur de Siria, en caso de un aumento de las hostilidades entre Israel, Irán, el régimen sirio y Hezbolá. Este despliegue en el área que enfrenta Israel en el Golán le brinda a Irán (y Hezbolá) la capacidad de abrir un segundo frente. Esta es la razón detrás del intento de Hezbolá de infiltrarse en toda el área, extendiéndose desde la frontera israelí hacia el este y la frontera jordana hacia el norte, hasta tal punto que se han visto combatientes de Hezbolá en casi todas las ciudades y pueblos del área.

Hezbolá ha estado probando la reacción de Israel. Animado por la falta de respuesta tanto de Israel como de Rusia, Hezbolá ha estado avanzando poco a poco en el perímetro de Quneitra y ganando un nuevo territorio, sin precedentes hasta ahora. En junio de 2019 se desplegaron nuevas posiciones tripuladas por combatientes libaneses de Hezbolá junto a las líneas israelíes. Estos incluyen posiciones en Tellet Aldrai'at y Tellet Al Mahir, en las cercanías de las dos pequeñas aldeas de Rafid y El 'Isha, aproximadamente a 200 metros del punto de control de la UNDOF [de Nacionas Unidas], que controlan el acceso central desde el Golán israelí a través de Quneitra y desde allí hasta la carretera principal a Damasco.

Las actividades militares de Hezbolá son variadas

  • Las acciones de Hezbolá se extienden desde la preparación del terreno y los planes operativos para un posible conflicto con Israel hasta el almacenamiento de armas y misiles para ser utilizados en tiempos de guerra. Hezbolá ha adquirido misiles de rango medio, algunos de ellos montados en camiones designados, armamento antitanque, capacidades de drones y nuevas armas antiaéreas y navales.

  • Hezbolá ha sido proveedor de mano de obra para proteger instalaciones estratégicas y sensibles. Tal como el puesto de inteligencia Tel Al Hara, una posición militar estratégica a 20 kilómetros de la frontera israelí, que domina Daraa, Quneitra y la carretera principal de Daraa a Damasco. El puesto avanzado fue blanco de ataques atribuidos a Israel.


Originalmente construido como un centro de monitoreo de inteligencia frente a Israel, este puesto de avanzada era una base conjunta tanto para la inteligencia siria como para el ministerio de Defensa ruso. Hasta su caída en manos de los rebeldes en 2013, Tel Al Hara era el área de despliegue de la 121Brigada Mecanizada, que pertenece a la Séptima División.

En noviembre de 2018, Irán desplegó una estación de radar en las laderas orientales de Tel Al Hara e inauguró un puesto avanzado de espionaje tripulado por personal perteneciente a la Guardia Revolucionaria.

  • Una de las principales prioridades de Hezbolá es enrolar nuevos reclutas de la población local (en el área de Ledja los reclutas provienen principalmente de tribus beduinas que buscan ser contratados por $250 dólares estadounidenses por mes más un bono de la misma cantidad en caso de una operación exitosa). Los cursos se imparten cuatro veces al año y duran desde unos pocos días hasta varias semanas. El curso de armamento antitanque dura 25 días, infantería 15 días, ingenieros 20 días y 40 días para el grupo especial de asesinos llamado el grupo "Zair".

  • Algunos de los cursos se imparten en el campo, mientras que otros se imparten en las instalaciones libanesas de Hezbolá. Esos cursos tienen como objetivo infundir a estos reclutas los principios ideológicos de Hezbolá y su patrón Irán, instruyéndoles en el manejo y operación de diferentes sistemas de armas (incluidos misiles), construyendo nuevas formaciones de combate (principalmente manejadas por mercenarios chiitas), escuadrones de asesinatos y fuerzas especiales. Todas las instrucciones están bajo la supervisión de un agente de Hezbolá, Hassan Mansour Al Ruweydan, ciudadano sirio de la aldea Al Massiqa en el área de Ledja.
    El proceso de inducción es el siguiente: los nuevos reclutas de las áreas de Ledja-Daraa-Suweyda se reúnen en grupos específicos y se transportan a la parte oriental del territorio donde se encuentran con Ghayth Maleq, un libanés cuya misión es registrar a todos los reclutas. Tan pronto como finaliza el proceso de registro los reclutas son enviados a la aldea de Ayb, donde Hezbolá ha establecido una presencia permanente. Allí se separan en grupos de seis personas bajo el mando de un instructor de Hezbolá y se presentan al comandante del campo, un miembro libanés de Hezbolá apodado "Abu Wahid".

  • Hezbolá ha estado realizando actividades de inteligencia, incluida la recopilación de información y escuchas sobre el lado israelí, patrullando el eje principal en el Golán sirio, construyendo una infraestructura que detendría o frenaría la eventual incursión de Israel hacia el interior de Siria. Todo esto está en preparación para un posible enfrentamiento con las fuerzas israelíes y un preludio del establecimiento de un frente de cara a Israel, además de los terrenos ya preparados en el sur del Líbano.


Conflicto de intereses con Rusia, asesinatos selectivos mutuos y competencia económica

La posibilidad de una escalada militar entre Israel y las fuerzas pro iraníes y el riesgo resultante de la estabilidad del régimen de Assad llevaron a Moscú a negociar un acuerdo con Teherán según el cual Irán mudaría sus poderes a un área a 100 kilómetros de la frontera israelí (de hecho, el retiro estuvo dentro del límite de 80 kilómetros). Rusia desplegaría puntos de control en lugares muy específicos para servir como amortiguador entre Israel y los representantes pro iraníes.

Sin embargo, debido a los esfuerzos de infiltración permanente llevados a cabo por Irán y Hezbolá, se ha desarrollado una situación muy singular en el terreno. Los puestos de control de Hezbolá y pro-iraníes, coordinados por la Cuarta División del régimen desplegada en el área, se han erigido casi adyacentes a los puntos de control rusos. Las patrullas pro iraníes han estado patrullando la zona en el mismo eje patrullado por los rusos. Como resultado, las fricciones entre los representantes rusos y pro-iraníes ocurren de vez en cuando, creando tensiones entre Moscú y Teherán.

Además, debido a esa fricción, los líderes locales apoyados por Rusia y los jefes locales de las milicias pro iraníes han llevado a cabo asesinatos selectivos mutuos. Esto ha aumentado la tensión entre las fuerzas rusas en el terreno, parte del Quinto Cuerpo Ruso desplegado en Siria, y las milicias pro iraníes respaldadas por la Inteligencia de la Fuerza Aérea Siria y la Cuarta División Blindada (que también incluye elementos de la Guardia Revolucionaria iraní), desplegados en el área.

Los puntos de control se han convertido en el problema principal entre las milicias locales patrocinadas por Rusia y los representantes pro iraníes. Estos últimos, camuflados con la indumentaria del ejército sirio y ondeando la bandera siria han intentado establecer puntos de control y desplegar elementos de Hezbolá y la Guardia Revolucionaria en las cercanías de la zona fronteriza jordano-israelí-siria (conocida como la cuenca Yarmouk). Elementos pertenecientes al Quinto Cuerpo ruso junto con la Policía Militar rusa, responsable de operar los puntos de control, han lanzado ataques armados para desalojarlos y empujarlos más allá del área de lava volcánica de Ledja, al noreste de Daraa. Lo más interesante fue el establecimiento por parte de los rusos de una milicia armada local encabezada por Imad Abu Zarik, un ex comandante de una formación llamada Jaysh al Thawra (Ejército de la Revolución) cuya misión es defender las ciudades fronterizas adyacentes a la frontera jordana. Los rusos ordenaron a Zarik que eliminara todos los retratos callejeros de Bashar Assad y su padre en el cruce fronterizo de Nasib (frente a Jordania) para evitar que las milicias pro iraníes establezcan su presencia allí.

Enfrentamiento económico despiadado

La tensión entre Irán y Rusia no se limita al despliegue militar de cada uno de sus protegidos y representantes. El verdadero conflicto reside en la carrera despiadada por la adquisición de ventajas económicas exclusivas posteriores a la guerra civil, derivadas del proceso de reconstrucción que Siria supuestamente sufrirá en el futuro cercano6.

Yahya Rahim Safavi, asesor militar del líder supremo iraní y ex comandante de la Guardia Revolucionaria, dijo que Irán se esfuerza por fortalecer relaciones económicas con Irak, Siria y Líbano, en paralelo con su cooperación militar y política7. La "joya de la corona" del cuádruple eje chiita será la construcción de un ferrocarril desde Irán, a través de Irak y Siria, hasta el mar Mediterráneo. Esta empresa fortalecerá los lazos económicos entre estos países y les proporcionará profundidad estratégica. También hay un aspecto de turismo religioso en el plan, con el "tren chiita", que llevará masas de peregrinos iraníes a los lugares sagrados chiitas en Irak y Siria8.

Hossein Selahvarzi, vicepresidente de las Cámaras de Comercio e Industria iraníes, declaró en agosto de 2017 el deseo de Irán de avanzar en proyectos para el desarrollo y rehabilitación de Siria, utilizando empresas iraníes. Selahvarzi se dirigió al Gobierno sirio para promover acuerdos de libre comercio entre los dos países para facilitar el proceso de rehabilitación de Siria9.

El ministro de electricidad sirio, Mohammad Zuhair Kharboutli, quien visitó Teherán en septiembre de 2017, firmó acuerdos para importar cinco plantas de energía de Irán con el fin de rehabilitar el sector eléctrico en Siria. En la agenda está la firma de contratos adicionales de más de medio billón de euros10.

En un consorcio con compañías venezolanas y sirias Irán anunció sus planes de construir una refinería en Siria cerca de Homs, con una capacidad de producción inicial de 70.000 barriles de petróleo por día11. En la segunda etapa, la tasa de producción aumentará a 140.000 barriles de petróleo por día. Irán también anunció que rehabilitaría dos refinerías adicionales en Siria. La intención de Irán es hacer uso del petróleo crudo sirio, que los iraníes refinarían12.

En enero de 2019, Irán y Siria firmaron nueve acuerdos para la reconstrucción de ferrocarriles sirios, y para la inversión, el financiamiento y lavado de dinero, la educación y la cultura y la "lucha contra el terrorismo". Para agregar insultos a las heridas rusas, a Irán se le concedieron los derechos exclusivos de operar el puerto de Latakia permitiendo por primera vez un punto de apoyo directo de Irán en el Mediterráneo, en las proximidades de las bases navales de Rusia en Tartus y Latakia.

<leyenda> Puertos Latakia y Tartus en Siria. ¿Irán está acorralando las bases rusas?

Además, se supone que Siria debe arrendar a Irán 5000 hectáreas de tierra para la agricultura y proporcionar tierras para la cría de animales, así como otras 1000 hectáreas para la construcción de terminales de petróleo y gas [1 hectárea = 2,5 acres]. Estos acuerdos se producen después de otra serie de derechos exclusivos otorgados por el régimen sirio a Irán, como la inversión en fosfatos sirios en la parte oriental de Siria, cerca de la histórica ciudad de Palmira donde, según las estadísticas sirias, se encuentran las mayores reservas de fosfato del mundo13.

Rusia expresó su enojo por la concesión por parte de Siria de ventajas económicas sin precedentes a Irán. La reacción de Rusia se recibió en Damasco y, como resultado, a Moscú también se le concedieron derechos para invertir y explotar fosfatos. Moscú intervino nuevamente cuando el régimen sirio estaba a punto de otorgar a un consorcio respaldado por la Guardia Revolucionaria de Irán la concesión para operar servicios de telefonía móvil junto con las empresas sirias Syriatel y MTN.

No hay duda de que de todos los acuerdos firmados por Siria e Irán, el acuerdo sobre el puerto marítimo de Latakia conlleva graves consecuencias en el ámbito regional. Si el acuerdo entra en vigencia, abriría la puerta a la alianza iraní que se extiende desde Irán-Irak-Siria y el Mediterráneo para asegurar una ruta militar y económica que sirva exclusivamente a los intereses iraníes.

Actividades sociales de Irán

Teherán ha tenido ambiciones políticas con respecto a Siria durante años y, de hecho, ha invertido considerables recursos para convertir Siria en un estado chiita. El proceso comenzó durante el gobierno de Hafez Assad cuando se creó una red de largo alcance de instituciones educativas, culturales y religiosas en toda Siria; se expandió aún más durante el reinado de Bashar. El objetivo era promover la chiización de todas las regiones del estado sirio. El régimen sirio permitió a los misioneros iraníes trabajar libremente para fortalecer la fe chiita en Damasco y las ciudades de la costa alauita, así como en las ciudades y pueblos más pequeños. Un estudio de campo realizado por la Unión Europea en la primera mitad de 2006 encontró que el porcentaje más significativo de conversiones religiosas al chiismo se produjo en áreas con una mayoría alauita14.

Tanto en las zonas urbanas como rurales de Siria, los sunitas y otros que adoptaron la fe chiita recibieron privilegios y trato preferencial en el desembolso del dinero de ayuda iraní. Los jefes de las tribus en el área de Raqqa fueron invitados por el embajador iraní en Damasco a visitar Irán sin costo alguno, y los iraníes repartieron fondos para los pobres y préstamos financieros a comerciantes que nunca tuvieron que devolverlos15.

Las dimensiones de la inversión iraní en Raqqa, que incluía elegantes edificios públicos, mezquitas y husainiyyas (salas de adoradores especialmente diseñadas por el credo musulmán chiita para servir como un lugar para la celebración de ceremonias, un lugar de reunión y audición de sermones, ya sea políticos o religiosos), fueron revelados recientemente por rebeldes sunitas que se apoderaron de la remota ciudad y destruyeron, saquearon y eliminaron todos los signos de la presencia iraní y chiita allí16. A partir de 2009 había más de 500 husainiyyas en Siria en proceso de renovación iraní. En Damasco los iraníes invirtieron sumas sustanciales para controlar los lugares sagrados chiitas, incluida la tumba de Sayyida Zaynab, el santuario de Sayyida Ruqayya y el santuario de Sayyida Sukayna. Estos sitios atraen el turismo iraní, que aumentó de 27.000 visitantes en 1978 a 200.000 en 200317.

Irán también opera un centro cultural en Damasco que considera uno de los más importantes y exitosos18. Este centro publica obras en árabe, organiza eventos culturales quincenales y lleva a cabo seminarios y conferencias destinados a mejorar la influencia cultural iraní en el país. El centro cultural iraní también es responsable de la propagación y el estudio de la lengua persa en las universidades sirias, incluido el suministro de profesores de persa.

La diversidad étnica de Siria en la parte sur del país ha sido un desafío para el impulso iraní de penetrar el área y establecer su presencia e influencia. Para superar este obstáculo, Irán ha financiado el establecimiento de un llamado instituto de investigación dirigido por un colaborador local, un ex comandante rebelde Hussam Fneichar, un hombre de dudosa reputación. El propósito y principal objetivo del instituto es recopilar información sobre el paradero de los elementos de oposición en el área, sus actividades y toda la información relevante que se utilizará en el momento que sea necesario (como números de teléfono, direcciones, miembros de la familia, primos, familias ampliadas y afiliaciones sociales). Toda la información recopilada está debidamente coordinada con los oficiales que pertenecen a una formación llamada Al Quwwat Al Radifa (Fuerzas Radifa), parte de la Cuarta División Blindada, antes de ser procesada e implantada en el terreno contra los miembros de la oposición.

Sin embargo, lo más impresionante son las actividades sociales iniciadas por Irán, destinadas a ampliar su audiencia y seguidores en Siria, al difundir la ideología chiita. Irán ha estado activo en el establecimiento de organizaciones sin fines de lucro para renovar y a veces reconstruir husainiyyas, ayudar a los pobres y promover el papel de Irán entre los venerados jeques shi'a en las provincias de Daraa y Quneitra.

Un enviado especial de Jamenei, líder supremo iraní, visitó la ciudad de Daraa a principios de 2019 y se reunió con representantes del régimen y de la comunidad, para discutir formas de ayudar a la población en el área. El enviado ofreció servicios directamente o a través de los diferentes municipios del departamento de Daraa, como la organización de clases religiosas para los niños de Da'el y Al Harraq. Las organizaciones sin fines de lucro más influyentes en la provincia de Daraa son las organizaciones Al Zahraa y Al Bustan, esta última con su oficina principal en la aldea de Khan Arnabeh, en la meseta siria frente a Israel, y coordinada íntimamente con el regimiento del Golán (Fawj el Jolane) y las milicias del partido Baath. Esta actividad no se limita a la región sur de Siria sino que abarca el territorio sirio por completo, tan al este como la región de Deir el Zor.

Según los informes, Irán incluso inició el establecimiento de un partido político llamado "Partido Popular" (Hizb el Sha'ab) encabezado por 'Abd el' Aziz (trad. Al Milhem), conocido por sus afiliaciones pro iraníes. El partido abrió oficinas en la ciudad de Quneitra y cuenta con 450 miembros.

Irán ha establecido 38 ONG y organizaciones sin fines de lucro en todo el territorio sirio, que sirven como un medio para difundir la influencia y la hegemonía iraníes en áreas consideradas de vital interés para Irán. Esas organizaciones se encuentran en Alepo, Homs, Damasco, Daraa, Deir el Zor, Latakia, Hama y Quneitra y sirven a la política de Irán de presencia a largo plazo en Siria. Son un sustituto de los órganos defectuosos del régimen sirio destinados a apoyar y proporcionar servicios a la población en los campos de energía, salud y suministro de alimentos. Participan a través de "empresas fachada" en el muy lucrativo mercado de reconstrucción de las infraestructuras destruidas de Siria. Todas estas organizaciones están dedicadas a ayudar a la población chiita local. Algunas de esas organizaciones dependen de colaboradores locales, mientras que otras, como la ONG Al Zahraa, activa en la pequeña ciudad de Al Yaduda, están vinculadas directamente con el enviado personal del guía supremo de Irán, Jamenei, en Siria.

Los ejemplos relacionados con las actividades de esas organizaciones caritativas son variados. La organización sin fines de lucro de la Yihad Al Banna' (Yihad Constructiva) libanesa es una rama del Hezbolá del Líbano y fue instrumental en la reconstrucción de las instalaciones educativas en una ciudad de Nabbal, poblada por mayoría chiita, en la provincia de Alepo. También construyó nuevas instalaciones de atención médica en esa ciudad, mientras que en Deir el Zor, la misma organización proporcionó alimentos para el ganado a la mitad del precio de mercado.

Según fuentes confiables, las organizaciones "caritativas" de Irán se extienden en Siria de la siguiente manera:

  • Área de Damasco: Al-Lajna al-Khayriyyah Al Ijtima'iah (Comité de Caridad Social); Organización benéfica Al-Zahraa '; Jihad Al Banna '(Yihad constructiva); Mu'ssasst Al Amin Al Ijtima'iyah (Institución Social Amin); Majma 'Al Sarat Al Thaqafi (Organización Educativa de Oración); Al Rahmat Al Khayriyah (Organización de caridad Al Rahmat); Mu'assassat al Imam Al Sajed (Institución Imam Al Sajed); Mu'assassat Al Shuhada (Asociación de los Mártires).

  • Deir El Zor: Al Thaklin Al Khayriyyah (Organización de caridad Al Thaklin); Jihad Al Banna (Yihad constructiva).

  • Latakia: Al Thaklin Al Khayriyyah (Organización de caridad Al Thaklin).

  • Hama: Al Thaklin Al Khayriyyah (Organización de caridad Al Thaklin).

  • Alepo: Al Thaklin Al Khayriyyah (Organización de caridad Al Thaklin); Mu'assassat Al Shuhada (Asociación de los Mártires); Jihad Al Banna (Yihad constructiva); Markaz Nour El Hada al Thaqafi (Centro Educativo Nour El Hada); Utlub El 'Ilm (pedir conocimiento); Ihsan El Khayriyah (organización de caridad); Majma 'al Hijja (Asociación Al Hijja); M'ahad Al Qalam Al T'alimi (Instituto Educativo Al Qalam).

  • Homs: Al Ghadir; Al Mostafa Al Khayriyah (Al Mostafa Caritativo); Idara Al Markaziyah Fi Homs (Administración Central en Homs); Mu'assassat Al Shuhada (Asociación de los Mártires); Jam'iyat Al Hadi Al Khayriyah (Organización de caridad Al Hadi); Jam'iyat Al Zarzuriyah (Asociación Al Zarzuriya); Al Thaklin Al Khayriyyah (organización benéfica Al Thaklin).


Limpieza étnica

La actividad más problemática de Irán/ Hezbolá en Siria en su conjunto, y en el área del Golán que enfrenta Israel y Jordania, en particular, es la limpieza étnica que Irán está iniciando con la asistencia activa de Hezbolá Líbano. Como se informó anteriormente en este artículo, Hezbolá destruyó al menos ocho aldeas sirias para construir su base de Ayb. En un giro diferente, en el área llamada "el Triángulo de la Muerte" (Muthallath Al Mawt), un pequeño pueblo llamado Karyat Deir Makr, al oeste de Damasco, se ha convertido en el sitio principal donde viven las familias de Hezbolá, después de haber expulsado a los habitantes locales y tomar posesión de sus casas, edificios y apartamentos. Además, según las fuentes, Hezbolá se ha embarcado en una serie de compras de tierras agrícolas y bienes raíces cerca de la frontera jordano-siria utilizando testaferros, destinados a ser utilizados por las milicias de Hezbolá para futuras viviendas. Hezbolá ha estado cooperando en ese campo en particular con un colaborador local llamado "Abu Qasem", un miembro de la familia Ja'afar en el área de Suweyda.

Este fenómeno no se limita al sur de Siria. El propio régimen sirio ha estado cooperando directamente con la política iraní de limpieza étnica mediante la implantación de una dura política de investigación de los refugiados sirios que han solicitado regresar a sus hogares originales. El proceso es muy complicado y ha sido objeto de una confrontación con las autoridades rusas, que habían negociado un acuerdo que permitía el regreso de los refugiados sirios a sus hogares. La oposición de Hezbolá fue tal que, como resultado, muy pocos miles de refugiados sirios (de más de un millón y medio de refugiados en el Líbano) han podido regresar a Siria. Los residentes sunitas de las ciudades conquistadas, que fueron escenario de sangrientas batallas entre el régimen y los rebeldes que abandonaron la ciudad y vivieron como refugiados desplazados, como los habitantes de la ciudad de Al-Qusayr, tienen prohibido regresar a sus destruidas casas. A las personas desplazadas que viven en el área de Homs y al norte de Damasco se les ha prohibido regresar a Al-Qusayr y se les ha ofrecido vivir en otras ciudades como Homs. Más del 60 por ciento del área urbana en Al-Qusayr ha sido destruida durante las batallas y lo que quedó fue entregado a miembros de la notoria milicia del régimen ("Al-Shabiha"). Hezbolá ha estado vendiendo todas las tierras agrícolas que pertenecen a Al Qusayr y, según algunas fuentes, Hezbolá ha talado todos los árboles de la ciudad y su área y los ha vendido como madera para calefacción. Últimamente, Hezbolá ha estado construyendo nuevas fortificaciones alrededor de la ciudad, principalmente en la base aérea militar de Al Dab'aa. Sin embargo, a las familias cristianas cuyos miembros formaban parte de la milicia "Shabiha" en el área y lucharon con las unidades de Hezbolá contra los rebeldes se les permitió regresar a Al Qusayr.

Este destino no ha sido exclusivamente la fortuna de los habitantes de Al Qusayr. Hezbolá prohibió a docenas de familias sunitas regresar a la ciudad de Maaloula en el área de Qalamoun, que limita con Líbano y cayó ante Hezbolá en el verano de 2014, con el pretexto de que habían cooperado con la organización yihadista Jabhat al Nusra. Hezbolá incluso arrasó docenas de casas incendiándolas, incluidas algunas de las mezquitas, mientras prohibía celebrar oraciones dentro y alrededor de ellas. Hezbolá estableció guarniciones militares en Maaloula y sus alrededores. Las casas vacías restantes se distribuyeron entre las familias de los combatientes de Hezbolá presentes en el área. Como en el caso de Al Qusayr, aquí nuevamente, a los cristianos se les permitió regresar a los pueblos fantasmas y llevar a cabo sus ceremonias religiosas. Hezbolá ofreció una alternativa a los habitantes sunitas de Maaloula: alistarse en las filas de Hezbolá o perder sus propiedades en beneficio de los combatientes de Hezbolá.

Conclusión

A pesar de todos los esfuerzos israelíes por contener, prevenir y desalojar a los representantes iraníes y las tropas iraníes para evitar que construyan un frente que encare Israel en el Golán, Irán y sus representantes, junto con el liderazgo de Hezbolá, han logrado infiltrarse en el área y crear un hecho consumado que Israel no puede ignorar. Los representantes iraníes deben ubicarse al menos a 80 kilómetros de la frontera israelí, pero están presentes a las puertas del Golán, aún encubiertos y en formaciones modestas. Si Irán continúa sin la intervención de Rusia e Israel, entonces el proceso de consolidación será más rápido y la amenaza para Israel será mucho más aguda.

Además, se está desarrollando un escenario muy inusual en Siria, y eso es una sumisión completa a los esfuerzos iraníes para "iranizar" Siria utilizando la presencia militar, la influencia económica y las actividades sociales y religiosas. El hecho de que a más de cinco millones de refugiados no se les haya otorgado el derecho a regresar a sus hogares es porque el objetivo final es reinventar Siria. El objetivo es remodelar el Estado donde los alauitas, una minoría que alguna vez representó 15% de la población, hayan crecido en porcentaje y consolidado su estrangulamiento en Siria, cambiando la realidad política y demográfica de lo que solía ser Siria.

Amputado de su provincia noroccidental de Idlib por Turquía, una provincia que se encuentra en proceso de "turkificación" y privada de su región nororiental por los kurdos protegidos por Estados Unidos, Bashar Assad no tiene otra opción que confiar únicamente en sus aliados y salvadores, Rusia e Irán, que exigen satisfacer su apetito político a cambio. El inestable y tembloroso régimen de Bashar Assad no tiene más remedio que confiar en las bayonetas iraníes y rusas. El precio que Assad tiene que pagar es obvio y se acepta porque conlleva una política gratificante sin precedentes: al renunciar a los elementos de la independencia de Siria, que recibe a cambio del pleno reconocimiento y legitimación del régimen alauita.

Este es un cambio fundamental en la fibra étnica de Medio Oriente, creada por el régimen del Ayatolá iraní: la consolidación de un cinturón chiita que se extiende desde el Líbano, Siria, Irak y Yemen con posibles ramificaciones en el este de Arabia Saudita y Bahrein.




Notas

https://azadeganirankhabar.ir/104285

2 Para más detalles, ver, Dr. Shimon Shapira, "Los planes de Irán para hacerse cargo de Siria", Jerusalem Issue Brief, vol. 13, no. 10, 5 de mayo de 2013, http://jcpa.org/article/irans-plans-to-take-over-syria/ .

3 Ibid.

4 Ver Dr. Shimon Shapira, "Irán lanza 'Hezbolá Siria' para abrir un nuevo frente contra Israel en los Altos del Golán", vol. 14, no. 16, 2 de junio de 2014, http://jcpa.org/article/iran-hizbullah-syria-front/ .

5 Véase Dr. Shimon Shapira, "Irán intensifica su dominación económica en Siria", 19 de octubre de 2017, http://jcpa.org/iran-steps-economic-domination-syria/ .

6 op. cit. Dr. Shimon Shapira, "El plan de Irán para apoderarse de Siria".

7 op. cit. Dr. Shimon Shapira, "Irán intensifica su dominación económica en Siria".

8 Club de Jóvenes Periodistas de Irán (yjc.ir), 4 de octubre de 2017, citado por Shapira, op. cit.

9 Fars , 19 de agosto de 2017, citado por Shapira, op. cit.

10 Reuters , 12 de septiembre de 2017; Daily Star , 12 de septiembre de 2017, citado por Shapira, op. cit

11 https://financialtribune.com/articles/energy/73170/iran-to-play-leading-role-in-syria-refinery-project , citado por Shapira, op. cit.

12 Agencia de Noticias de Estudiantes Iraníes (ISNA), 26 de septiembre de 2017, citado por Shapira, op. cit.

13 https://www.reuters.com/article/us-mideast-crisis-syria-iran/irans-revolutionary-guards-reaps-economic-rewards-in-syria-idUSKBN1531TO

14 https://www.hudson.org/research/9894-the-shiite-turn-in-syria- , citado por Shapira, "Planes de Irán", op. cit.

15 Ibid.

16 Martin Kramer, “The Shiite Crescent Eclipsed”, 16 de abril de 2013, http://www.martinkramer.org/sandbox/2013/04/the-shiite-crescent-is-broken.

17 http://jcpa.org/article/irans-plans-to-take-over-syria/

18 https://www.academia.edu/449302/The_Case_of_Iranian_Cultural_Diplomacy_in_Syria




Acerca del Coronel (ret.) Dr. Jacques Neriah. Analista especial para Medio Oriente en el Jerusalem Center for Public Affairs, fue anteriormente asesor de política exterior del primer ministro Yitzhak Rabin y jefe adjunto de Evaluación de Inteligencia Militar israelí.

Acerca del General de Brigada (ret.) Dr. Shimon Shapira: es un investigador senior en el Jerusalem Center for Public Affairs. Sirvió como Secretario Militar del Primer Ministro y jefe de personal para el ministerio de Relaciones Exteriores. Editó el e-libro del Jerusalem Center Iran: From Regional Challenge to Global Threat. Es el autor de Hizbullah: Between Iran and Lebanon, Dayan Center, Universidad de Tel Aviv, 2000.