La conflagración de Gaza destaca las diferencias entre Hamas y la Jihad Islámica

Post thumbnailTropas de la Jihad Islámica Palestina
A diferencia de la Jihad Islámica, tanto Hamás como Israel tienen interés en mantener breve la actual ronda de hostilidades. La pregunta es si en la niebla de la batalla, las dos partes tendrán éxito en lograr su objetivo mutuo.

La última conflagración, que estalló pocas horas después de la muerte del alto comandante de la Jihad Islámica, Bahaa Abu Ata, pone de relieve las diferencias cruciales entre Hamas, el gobernante máximo de Gaza, y la Jihad Islámica, la segunda fuerza más poderosa en la Franja.

Lo más importante son los objetivos estratégicos divergentes de los dos grupos terroristas, al menos desde la confrontación del verano de 2014 entre Hamas e Israel, la ronda de hostilidades más larga y feroz en Gaza hasta la fecha.

Mientras que Hamas ve en el uso de la violencia un medio para aumentar el volumen de comercio con Israel y asegurar la entrada de dinero de Qatar, lo que mejora el bienestar de su núcleo duro y la población de Gaza en general, la Jihad Islámica busca una confrontación total como parte de la estrategia iraní para desviar la atención de su acumulación militar en Siria y su expansión regional.

Estos objetivos estratégicos reflejan las diferencias en la composición política y organizativa de los dos grupos terroristas. Como organización sunita de base masiva claramente identificada con el movimiento más amplio de los Hermanos Musulmanes, Hamas opera como pez en el agua en una sociedad que es casi exclusivamente sunita, con la mayoría de sus miembros siendo verdaderamente devotos. Si hay algunos chiís en Gaza, ellos mantienen sus creencias y rituales estrictamente para sí mismos.

Al diseñar su estrategia, Hamas debe tener en cuenta esta base popular, que al menos comprende los 50.000 hombres y mujeres cuyos salarios dependen de la retención de Hamas del control del poder en Gaza. Hamás es también consistentemente la fuerza principal en las instituciones de educación superior, agrupaciones sindicales y otras organizaciones sociales.

Hay un mundo de diferencia en este respecto entre Hamas y la Jihad Islámica, que es conocida por sus fuertes vínculos con Irán y que no tiene una base popular. Aunque valorada por sus sacrificios, la mayoría de los habitantes de Gaza sospechan que sus miembros son chiís disfrazados. Por lo tanto, prevalece una forma de relación de amor y odio entre la población general y la Jihad Islámica, una disposición que se ha vuelto más pronunciada a medida que se intensifican los conflictos entre chiís y sunitas en Siria, Irak y Yemen.

Esta es la razón por la cual, elección tras elección en las universidades y sindicatos de Gaza, además de las repetidas encuestas, la Jihad Islámica se asegura un mero 2-3% de apoyo. Por el contrario, Hamas y su rival, el movimiento Fatah, rara vez han obtenido menos del 15%; y nada ha cambiado a este respecto en las últimas tres décadas.

Una indicación reveladora de la limitada popularidad de la Jihad Islámica fue suministrada por la transmisión en tiempo real de la procesión fúnebre de Abu Ata apenas horas después de su asesinato, donde era difícil contar más de 100 participantes. (Por supuesto, el recuento extremadamente insignificante se debe en parte a que la mayoría de sus miembros estaban ocupados disparando cohetes o escondiéndose en túneles subterráneos, por lo que los participantes no estaban enmascarados para ocultar sus identidades).

A pesar de la fachada de unidad que el "Comando Conjunto de las Facciones Palestinas" buscaba difundir, las únicas banderas en el funeral fueron las banderas y pancartas de fondo negro, lo que indica que no solo la Jihad Islámica no es una organización de masas sino que también está relativamente aislado.

Aunque estas características podrían interpretarse como limitantes del brillo de la Jihad Islámica; son una bendición para Teherán. Por un lado, la insignificante base popular de la Jihad Islámica significa que su dependencia de Irán es aún mayor. Por otro lado, la organización puede funcionar únicamente como un brazo de combate sin la necesidad de tener en cuenta el bienestar de la población de Gaza.

Para Hamás, por supuesto, nada de lo anterior es nuevo. Sus líderes son muy conscientes de quién mueve la cola de la Jihad Islámica, las razones detrás de sus actividades y las formas de su estrategia que contradicen la agenda actual de Hamas.

Del mismo modo, Hamás no puede permitirse el lujo de poner fin de inmediato a los cohetes. Después de todo, atacar a los comandantes de alto nivel también es una línea roja para Hamás, especialmente cuando esto sobreviene como una sorpresa total en lugar de una represalia debido a ataques terroristas específicos.

En un nivel más profundo, Hamás solo puede restringir en lugar de detener a la Jihad Islámica porque también necesita a Irán. La desaparición del Estado Islámico (ISIS) y el asesinato de su líder fundador, Abu Bakr al Baghdadi, le muestran a Hamás que el poder de una organización terrorista depende en gran medida de la calidad y la cantidad de sus aliados estatales. El Estado Islámico (ISIS) no tenía ninguno y, por lo tanto, su desaparición. Hamás difícilmente puede ser selectivo ya que la mayoría de los estados árabes sunitas se oponen a sus actividades (probablemente debido a su afiliación con los Hermanos Musulmanes), mientras que Turquía, mucho más empática, tiene sus propias preocupaciones en Siria.

Esto a su vez significa que, al menos en el corto plazo, Israel y Hamás tienen un interés mutuo: mantener la conflagración breve y no demasiado letal. Israel porque no quiere desviar la atención del expansionismo y el esfuerzo nuclear de Teherán; Hamás porque quiere mantener el poder en Gaza y necesita atender el bienestar de su población, o al menos su base de apoyo central.

La pregunta, por supuesto, es si en la niebla de la batalla, las dos partes podrán controlar los eventos para cumplir sus objetivos comunes.

Hillel Frisch es profesor de Ciencias Políticas y Oriente Medio en la Universidad de Bar Ilan y alto investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.