La batalla cibernética por el voto en Israel

Post thumbnailUna madre fotografía a su hija depositando su voto en la urna Foto: REUTERS/Ronen Zvulun
La coalición opositora, Azul y Blanco (Kajol Labán), denunció hoy un ciberataque que hizo caer su página en una jornada electoral en la que las redes hervían en la búsqueda desesperada del voto y en la que Facebook llegó a suspender, por segunda vez, un chatbot del primer ministro, Benjamín Netanyahu.

"En las últimas horas hubo un ataque cibernético significativo (DDOS) en la página web de Azul y Blanco en la que se registraron 500 violaciones desde el extranjero", denunció la coalición centrista que, según los sondeos, empata en escaños con el partido Likud de Netanyahu.

Y ante los previsibles reñidos resultados, los candidatos utilizaron las redes sociales para movilizar el voto con aluviones de mensajes, vídeos, gráficos, montajes y fotos.

Especialmente activa estuvo la página de Netanyahu, que durante gran parte de la jornada transmitió en directo las llamadas al voto del primer ministro en el mercado de Mahane Yehuda en Jerusalén o la estación central de autobuses e incluso la "reunión de emergencia" que mantuvo su partido ante el aumento de la participación.

Un 53,5% del electorado había votado a las 18.00 horas un 1,5 % más que en los comicios de abril a esa misma hora.

El objetivo de los mensajes era atribuir ese aumento de la participación al incremento de los votos en las comunidades árabes y los feudos de la izquierda.

Por su parte, Azul y Blanco alertaba de que eran los centros de votación tradicionalmente de derecha los que reflejaban mayor índice de participación. "Quedan tres horas para salvar a Israel. ¡Ve a votar!", animaba el general retirado y candidato a primer ministro de Israel por Azul y Blanco, Benny Gantz, desde sus redes.

Facebook suspendió por unas horas el chatbot que se gestiona desde la página oficial de Netanyahu por violar la ley electoral al haber publicado encuestas, algo que está prohibido desde el viernes en Israel.

Un portavoz de la red social confirmó la reactivación del grupo de conversación, después de que la Comisión Electoral Central, que previamente lo había demandado, aceptara el compromiso del Likud de respetar las reglas.

Pero Netanyahu fue acusado también de otra infracción, al ofrecer entrevistas en dos cadenas de radio, algo que está prohibido por la Comisión Electoral Central durante la jornada de voto.

El Canal 13 de noticias informó de que su partido, el Likud, colocó varias cámaras fuera de los centros electorales de comunidades árabes.

La formación rehusó comentar este incidente.

El objetivo sería presuntamente, según algunos analistas, disuadir a los votantes de la minoría árabe (16 % del electorado) de que estas elecciones tienen como representante a la Lista Conjunta, que ha vuelto a congregar a los cuatro partidos de mayoría árabe que perdieron votantes en abril al presentarse por separado.

El primer ministro en funciones difundió insistentemente por sus redes en Facebook y Twitter que esta parte de la población estaba acudiendo a votar, estrategia que ya utilizó en los comicios de 2015 cuando alertó de que la comunidad árabe votaba "en masa", lo que movilizó al electorado de derecha.

Los sondeos no han dado una mayoría clara (61 de 120 escaños) a ninguno de los dos bloques del Parlamento (por un lado, la derecha y los religiosos; y por otro, el de centro e izquierda) que permita formar un Gobierno de coalición, por lo que Netanyahu se juega la reelección.

Los colegios cerrarán a las 22.00 horas, cuando se publicarán las encuestas a pie de urna, aunque no habrá resultados definitivos hasta este miércoles. EFE y Aurora