La Autoridad Palestina busca borrar los Acuerdos de Oslo

La AP tiene la intención de hacerse cargo de las tierras de Cisjordania de manera unilateral. Israel debe advertir que se trata de una violación grave de los Acuerdos de Oslo y provocará reacciones severas.
Post thumbnailFoto: REUTERS / Mohamad Torokman
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

El primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, ha anunciado que la Autoridad Palestina (AP) ya no acepta la división de Cisjordania en tres áreas según lo estipulado en los Acuerdos de Oslo y que todo el territorio pertenece al Estado palestino.

La AP tiene la intención de hacerse cargo de las tierras de Cisjordania de manera unilateral. Israel debe advertir que se trata de una violación grave de los Acuerdos de Oslo y provocará reacciones severas.
https://twitter.com/DrShtayyeh/status/1158059343625052160

Han pasado veinte días desde que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, anunció la decisión del liderazgo palestino de detener todos los acuerdos con Israel. Abbas ha establecido un comité a cargo de Saeb Erekat, secretario del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación Palestina OLP, que presentará recomendaciones sobre el establecimiento de los mecanismos para este movimiento.

Hasta ahora, el comité ha celebrado solo una reunión encabezada por Abbas. Anunció que el contenido de sus debates era secreto y que seguiría siendo así.

Mientras tanto, la coordinación de seguridad con Israel, que es una parte importante de los Acuerdos de Oslo, continúa en el terreno. Tampoco ha habido cambios hasta ahora en el acuerdo económico (Protocolo de París) entre Israel y la AP.

Sin embargo, en una reunión el 4 de agosto de 2019 con los propietarios de las casas que Israel demolió en Wadi Hummus, en el barrio de Sur Baher, en el sur de Jerusalén, el primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, hizo graves declaraciones.

"Israel no está cumpliendo ningún acuerdo firmado y está tratando todos los territorios palestinos ocupados como Área C. Por lo tanto, trataremos todos los territorios que pertenecen al Estado de Palestina como Área A, incluida Jerusalén Oriental ocupada".

Desde que asumió su cargo hace unos meses Shtayyeh, bajo las órdenes del presidente de la Autoridad Palestina, ha estado liderando una línea extrema contra Israel y un proceso de desconexión.

La importancia de las palabras de Shtayyeh está en que, en lo que respecta a la AP, la división del territorio de Cisjordania estipulada por los Acuerdos de Oslo es nula y sin efecto. Estos acuerdos establecen que el Área A está bajo la seguridad total de la Autoridad Palestina y el control civil, el Área B está bajo la seguridad conjunta de la Autoridad Palestina y el control civil israelí, mientras que el Área C está bajo la seguridad y total control civil israelí.

Los acuerdos también dejan en claro que la Autoridad Palestina no tiene autoridad en el Este de Jerusalén y que cualquier actividad gubernamental que realice allí es una violación flagrante de los acuerdos.

Hasta ahora, el estamento de seguridad política de Israel no ha reaccionado a las palabras de Shtayyeh.

Tras la decisión del gabinete de seguridad israelí de aprobar la construcción de 700 unidades de vivienda para palestinos en el Área C, la Autoridad Palestina anunció el 3 de agosto que tenía la intención de aprobar los planes de construcción en el Área C, que según los Acuerdos de Oslo están bajo la seguridad y el control civil de Israel.

El ministro palestino de gobierno local, Majdi Saleh, dijo que "los planes maestros han comenzado en todas las áreas, sin relación con las clasificaciones israelíes [del territorio]".

Saleh dijo que la Autoridad Palestina emitiría permisos de construcción en toda Cisjordania, en línea con la tasa de crecimiento de la población, y no construiría de acuerdo con la división del territorio por parte de Israel. Comentó que la Unión Europea acordó llevar a cabo proyectos de desarrollo en Cisjordania, pero Israel está impidiendo que lo haga.

Un juego peligroso

Parece que, a la luz de la intención de Washington de publicar en poco tiempo el "Acuerdo del siglo" del presidente Trump, la AP ha comenzado un proceso de desconexión con Israel y con los acuerdos firmados con este. Esto significa que cualquier intento de construir viviendas en las Áreas B y C, en violación de los Acuerdos de Oslo, podría dar lugar a enfrentamientos entre las FDI y los civiles palestinos involucrados en el edificio y posiblemente también entre las FDI y las fuerzas de seguridad palestinas.

Con estas decisiones, la AP está tratando de tomar unilateralmente partes de Cisjordania y establecer hechos sobre el terreno, no mediante negociaciones y en una violación flagrante de los Acuerdos de Oslo.

La nueva política de desconexión económica de Abbas con Israel y el refuerzo de los lazos económicos con los Estados árabes tiene la intención de presionar a Israel y señalarle a este y a los Estados Unidos que la AP, a pesar de su oposición, está en camino de establecer un Estado independiente.

El mes pasado, el primer ministro Shtayyeh visitó Jordania e Irak y firmó una serie de acuerdos económicos en las áreas de comercio, salud, energía y recursos naturales. La AP también ha dejado de enviar pacientes a hospitales israelíes para recibir tratamiento; su objetivo es dejar de aumentar los ingresos de estos hospitales.

Shtayyeh también planea visitar Egipto en breve y firmar acuerdos económicos allí.

La AP parece estar comenzando un proceso gradual de desconexión con Israel sin, por ahora, restarle importancia a la coordinación de seguridad, y está tratando de construir una cooperación económica con los Estados árabes en lugar de hacerlo con Israel.

Además, la crisis de los ingresos fiscales que Israel recauda para la AP cada mes aún no se ha resuelto. La AP está tratando de obligar a Israel a dejar de deducir el dinero que la AP transfiere a las familias de terroristas y shahid.

Israel no debe quedarse dormido al volante; necesita, ya en esta etapa, advertir públicamente a la Autoridad Palestina que ignorar unilateralmente la división de Cisjordania en tres áreas, según lo estipulado por los Acuerdos de Oslo, es una infracción grave y dará lugar a reacciones israelíes severas en el campo, así como sanciones contra la AP y sus figuras principales. No se debe permitir a la Autoridad Palestina establecer hechos sobre el terreno que afectarán el estatus final de Cisjordania.




Acerca de Yoni Ben Menachem: Veterano comentarista diplomático y de asuntos árabes para la radio y televisión de Israel, es analista senior de Medio Oriente para el Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como director general y editor Jefe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel.