Jordania critica a ministro israelí por pedir cambiar el statu quo en el Monte del Templo

Post thumbnailMonte del Templo de Jerusalén Foto: Policía de Israel
El Ministerio de Exteriores de Jordania criticó duramente al ministro de Seguridad Interior, Gilad Erdan, tras declarar que es hora que se les permita a los judíos rezar en el Monte del Templo de Jerusalén y que el statu quo actual es una injusticia.

Jordania envió una protesta formal, a través de canales diplomáticos a Israel, expresando su tajante rechazo a las palabras de Erdan.

En el marco de los arreglos, desde la liberación de la Ciudad Vieja por parte de Israel, durante la Guerra de los Seis Días, los no-musulmanes tienen prohibido rezar en el Monte del Templo, que es el lugar más sagrado para el judaísmo, y el tercer lugar santo para el Islam sunita.

“Creo que es una injusticia el statu quo que existe desde 1967”, apuntó Erdan a la Radio 90. “Tenemos que trabajar para cambiarlo para que en el futuro los judíos, con la ayuda de Dios, puedan rezar en el Monte del Templo”.

No obstante, aclaró que se opone a que esos cambios se lleven a cabo en forma unilateral.

“Esto necesita ser logrado por medio de acuerdos diplomáticos y no por la fuerza”, puntualizó el ministro.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Jordania respondió que su país rechaza  los comentarios de Erdan y advirtió que cualquier cambio en el statu quo tendrá graves consecuencias.

Según el tratado de paz de 1994, Israel reconoce a Jordania como el custodio del Monte del Templo y de los lugares sagrados de Jerusalén.

El ministro de Exteriores, Israel Katz, explicó a la radio estatal Kan que Israel es el soberano en el Monte del Templo, aunque destacó el papel de Jordania como custodio del lugar.

“El ministro Erdan tiene derecho de poner una sugerencia en la mesa de discusión. No está forzándola sino más bien exponiéndola. Pero la soberanía es del Estado de Israel”, aseveró.

La diputada Tamar Zandberg, del partido izquierdista Meretz, escribió en un mensaje de Twitter que los judíos tienen derecho de rezar allí pero la mejor  manera de garantizar la libertad religiosa es mediante un arreglo diplomático.