Jefe de la bancada del Likud: “No habrá gobierno de unidad”

Post thumbnailMiki Zohar Foto: Knéset
El líder de la bancada del partido Likud, diputado Miki Zohar, manifestó que las negociaciones para conformar un gobierno de unidad han terminado y que no hay forma de romper el impasse entre ambas partes para establecer un gobierno de unidad.

Zohar declaró a la emisora estatal Kan que el Likud ha terminado las negociaciones con Azul y Blanco (Kajol Laván) para conformar un gobierno de unidad debido a que es obvio que no se puede llegar a un acuerdo.

“No se establecerá un gobierno de unidad”, aseveró Zohar. “No hablaremos más con Azul y Blanco”.

Zohar culpó a Azul y Blanco por el fracaso de las conversaciones, argumentando que el Likud ofreció un acuerdo para compartir el poder en el cual el primer ministro, Benjamín Netanyahu, permanecería en el cargo por apenas cinco meses, tras lo cual asumiría, Benny Gantz, el líder Azul y Blanco.

“Ellos decidieron que no se sumarán a un gobierno de unidad con nosotros. Les ofrecimos que Netanyahu sirva por cinco meses y luego tendrían a Gantz como primer ministro ¿Quieren algo más loco que eso? Hemos aceptado un compromiso tanto como era posible”.

Varios diputados del partido nacionalista secular Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar) también culparon a Azul y Blanco por el impasse.

El diputado Oded Forer (Israel Beitenu) culpó a Azul y Blanco por el fracaso en llegar a un acuerdo para conformar un gobierno de unidad.

Forer instó a su partido a formar un gobierno de derecha bajo la conducción de Netanyahu, si no se logra un acuerdo de unidad en el último minuto.

"Veo la negativa de Azul y Blanco a entrar en un gobierno de unidad. Ahora tenemos tres opciones sobre la mesa: un gobierno de unidad, un gobierno estrecho de derecha o nuevas elecciones".

"En lo que a mí respecta, la mejor opción es un gobierno de unidad, pero si nos quedamos con las otras dos opciones, en mi opinión, sería mejor tener un gobierno que ir a las elecciones por tercera vez".

"Le dije a Liberman que los haredim (ultraortodoxos) tendrán que hacer concesiones y ser flexibles, pero si las opciones son un gobierno de derecha estrecho o elecciones, creo que nuevas elecciones son la peor opción para Israel, y debemos hacer todo lo posible para evitar eso".

El martes por la noche, Gantz se reunió con Netanyahu; pero no se logró ningún avance en las negociaciones, y ambas partes se culpan mutuamente por el estancamiento.