Israel y los árabes se unen para proteger arrecifes de coral

Investigadores de varios países se unieron para estudiar el impacto de la actividad humana en los ecosistemas naturales de la cuenca marítima común.
Post thumbnailFoto ilustrativa: Pixabay
Fuente: es.israel21c.org / Naama Barak

Los esfuerzos para proteger nuestro medio ambiente del calentamiento global y el impacto desastroso de los residuos acaban de recibir un giro inesperado en Oriente Medio. Es que varios países “enemigos” se unieron para proteger al Mar Rojo.

Científicos de Arabia Saudita, Egipto, Jordania, Eritrea, Sudán, Yemen y Yibuti se han unido a un centro de investigación transnacional creado por un biólogo marino de Israel. Juntos trabajarán para estudiar, monitorear y proteger el ecosistema de los arrecifes de coral del Mar Rojo.

El Centro de Investigación Transnacional del Mar Rojo, ideado por el profesor Maoz Fine de la Universidad de Bar Ilán fue recientemente inaugurado en Suiza donde será dirigido y organizado por la Escuela Politécnica Federal de Lausana.

Los arrecifes de todo el mundo están en serio peligro: se deterioran o mueren como consecuencia del cambio climático global, la contaminación y la pesca indiscriminada.

Sin embargo, diferentes estudios actuales – incluido uno dirigido por Fine y sus colegas- han demostrado que los arrecifes de coral del Mar Rojo son resistentes al estrés causado por el incremento de la temperatura del agua y, por lo tanto, son los que tienen más probabilidades de sobrevivir a los devastadores efectos colaterales del calentamiento global.

Sin embargo, todavía enfrentan severas amenazas como la piscicultura, la descarga de desechos industriales y urbanos, y las futuras actividades de desalinización de agua. Los investigadores del nuevo centro dicen que estas cuestiones se pueden abordar mejor a través del conocimiento compartido y la coordinación regional.

«El Mar Rojo está rodeado de países y personas que dependen directamente del bienestar de los arrecifes. Al mismo tiempo, la proximidad de las áreas urbanas y el turismo pueden causar daños si no somos lo suficientemente inteligentes como para coordinar nuestras acciones», reconoció Fine.

El centro reunirá a científicos expertos en oceanografía, biología, ecología e ingeniería civil y ambiental que utilizarán las plataformas de investigación existentes en Israel, Jordania y Arabia Saudita, así como estaciones de monitoreo de reciente creación.

Las investigaciones se utilizarán para darle análisis científicos a los formuladores de políticas de cara a la toma de decisiones pero también para la creación de las estrategias de protección ambiental a mediano y largo plazo.