Israel vs. Hezbollah: escalada limitada en el frente norte

Post thumbnailAtaque con misiles de Hezbollah contra un vehículo militar israelí Foto: Al Manar
La estrategia de Irán, y la de su aliado menor, el grupo terrorista libanés chií Hezbollah, es la de llevar la guerra al territorio enemigo. Tener a Israel -pero también a Arabia Saudita y a los emiratos del Golfo-, bajo el alcance de sus misiles para proteger su clave programa nuclear.

“Hemos tenido unos días tensos en muchos frentes. Podríamos haber abierto esta semana totalmente diferente, pero actuamos con una combinación de asertividad y sentido de juicio, y logramos nuestros objetivos”, afirmó el primer ministro, Benjamín Netanyahu, durante la reunión de Gabinete en Jerusalén.

La Resolución 1701 el Consejo de Seguridad puso fin a la guerra de 2006, de 34 días, entre Israel y Hezbollah en el sur del Líbano. De hecho, permitió el florecimiento económico del norte israelí; pero también le otorgó protección a la organización pro-iraní para que pudiera acumular entre 100 mil y 150 mil misiles y cohetes, de distinto tipo, según estimaciones de la Inteligencia Militar israelí.

Irán y Hezbollah planean convertir los cohetes “tontos” o “estadísticos” en misiles de guiados de precisión o fabricar desde cero misiles precisos. También, pretenden afianzar bases con misiles desde Siria e Irak, que apunten al Estado judío. Por el contrario, Israel busca desbaratar todo ese proyecto.

La salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015, firmado entre las potencias mundiales e Irán, fue acompañado de la reimposición de sanciones norteamericanas sobre Teherán, incluyendo sobre su sector petrolero. Esta movida amenaza seriamente la capacidad iraní para seguir con su programa de misiles.

Pero el presidente francés, Emmanuel Macron, pareciera haber salido en ayuda de los iraníes al ofrecer, según el reporte del diario The New York Times, una carta de crédito de 15 mil millones de dólares para Teherán a cambio de que siga cumpliendo con el pacto atómico.

El informe indica que los 15 mil millones de dólares equivalen a la mitad de las ventas de petróleo de Irán, lo que aliviaría gran parte de la presión económica sobre la República Islámica.

De cualquier manera, los combates transfronterizos del domingo pasado en el frente norte, fueron solamente una diminuta muestra de la fragilidad de la estabilidad en la zona.

Notablemente, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, criticaron abiertamente los ataques de Hezbollah, un hecho inimaginable años atrás. Lo que indica que ya podría ser anticuado catalogar esta escaramuza transfronteriza bajo la etiqueta del conflicto “árabe-israelí”.