Israel sobre una bomba del tiempo

Post thumbnailFoto: REUTERS / Mohammed Salem
“Estamos cambiando la ecuación. Les dije que íbamos a escoger el tiempo correcto. El tiempo correcto fue anteayer”, dijo Benjamin Netanyahu el pasado miércoles 13.  El ataque selectivo contra Baha Abu al-Ata fue un golpe muy fuerte en una batalla que parecía interminable.

Al-Ata estuvo involucrado en diversos ataques en contra de Israel, fabricando armas y mejorando cohetes para aumentar su alcance. Este mismo hombre tomó la responsabilidad de distintos ataques, incluyendo 3 ataques por francotiradores cerca del kibutz Kissufim, donde fueron asesinados 2 soldados y otro siendo herido por un francotirador desde la Franja de Gaza.

Los medios de comunicación pueden decir que lo que hizo Israel estuvo fuera de contexto y fue innecesario y podrían argumentar que también afectó la situación interna israelí, ya que se conocía la posible respuesta por parte de la Yihad Islámica, que generó un paro total en el centro y sur de Israel, cancelando tanto actividades en colegios, trabajos, e irrumpiendo el ciclo de vida del israelí, apoyándose en la idea que los ciudadanos de este país viven en miedo constante.

Por otra parte, nosotros, como estudiantes que actualmente residen en Israel, sabemos que el pueblo israelí conoce la importancia de esta operación y las implicaciones que pudieron existir si al-Ata hubiese seguido con vida.

En general al pueblo israelí no le importó mucho la decisión tomada por el gabinete de seguridad junto al Primer Ministro, debido al respeto que le tienen a dichas figuras, lo que en su mayoría les molestó fue la hora en que se anunció que ese día no sería laboral, porque ya sus hijos se encontraban en las escuelas y ellos mismos en el trabajo, irrumpiendo su horario y su día ya planeado.

Aunque el pueblo Israelí esté inquieto en estos momentos debido a los más de 400 cohetes que cayeron en su territorio,  pueden estar tranquilos de en un futuro, la bomba de tiempo llamada Baha Abu al-Ata nunca explotará.