Israel refuerza su despliegue militar en Cisjordania y Gaza de cara al “Día de Ira” palestino

Post thumbnailSoldados israelíes en Cisjordania Foto: Portavoz militar
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) están reforzando sus tropas en Judea y Samaria (Cisjordania) y alrededor de la Franja de Gaza de cara “Día de Ira” que las organizaciones palestinas han planeado hoy martes, para protestar contra la impactante declaración de la Administración Trump que ha anunciado que ya no considerará más a los asentamientos como ilegales.

El Canal 12 reportó que las FDI han transmitido a sus soldados reglas estrictas de enfrentamiento para tratar de evitar perjuicios letales y una espiral de violencia, que podría desbordarse fuera de control.

Las organizaciones palestinas han planeado marchas en las ciudades y también manifestaciones en puntos de fricción donde se podrían desatar enfrentamientos con soldados israelíes.

De acuerdo con el Canal 12, los altos mandos de las FDI temen que la respuesta letal de algunos pocos soldados a las piedras y bombas Molotov que se estima que los palestinos lanzarán hacia los combatientes, puedan derivar en extensos enfrentamientos.

En consecuencia, las FDI han desplegados oficiales adicionales junto a las tropas para garantizar que los soldados reaccionen en forma proporcional y solamente hagan uso letal de la fuerza en el caso de que sus vidas corran  peligro.

La semana pasada, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo declaró que “el establecimiento de asentamientos israelíes civiles en Cisjordania no es de por sí inconsistente con la ley internacional”. De esta manera, la Administración Trump ha puesto fin a décadas de tradicional política exterior norteamericana.

Los palestinos han expresado su rechazo al giro de la política exterior estadounidense. “Nosotros declaramos un día de ira para rechazar la declaración del secretario de Estado norteamericano”, apuntó el Wasel Abu Yousef, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación Palestina (OLP). “Condenamos totalmente estos esfuerzos estadounidenses para legitimar los asentamientos”.

Los palestinos al igual que la mayoría de la comunidad internacional consideran ilegales los asentamientos israelíes en Judea y Samaria. Esta posición se apoya en la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe a las potencias ocupantes transferir parte de su población civil a territorios ocupados.

Sin embargo, Israel sostiene que Judea y Samaria (Cisjordania) no son territorios ocupados sino más bien territorios disputados, que fueron capturados a Jordania, que ocupaba ilegalmente esa región, en una guerra defensiva, la Guerra de los Seis Días, en 1967.