Israel reduce un 70 % el personal en el sector privado por el coronavirus

Post thumbnailFoto: ilustración Magen David Adom
El gobierno israelí ha ordenado una reducción del personal en el sector privado del 70 %, salvo en servicios de primera necesidad, y ultima un paquete de medidas de estímulo ante la previsión de un crecimiento económico anual nulo por la crisis del coronavirus.

El primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, instruyó a reducir el personal en el sector público y rebajar las plantillas del sector privado a un 30 %, salvo en negocios como mercados, alimentación, bancos y centros médicos.

"Habrá ajustes para industrias específicas que serán determinadas conjuntamente por el Ministerio de Salud y el de Finanzas. Este requisito no se aplica a las empresas con diez o menos trabajadores, con la condición de que mantengan una distancia de al menos dos metros entre sí”, explicó Netanyahu en lo que ha definido como un "formato de emergencia" en el mercado laboral.

Israel, aunque aprobó medidas como el cierre de lugares de ocio y restricciones de movimiento para contener la expansión del virus COVID-19, por el momento no ha declarado un Estado de alarma ni toques de queda similares a los de otros países, pero su economía se está viendo afectada y ha rebajado sus expectativas de crecimiento anual al 0 %.

Por ejemplo, la Autoridad de Aeropuertos de Israel ha ordenado a 2,000 empleados tomar vacaciones no pagadas, la cancelación de las horas extra y recortes del 10 % en el sueldo de altos funcionarios.

El Ministerio de Finanzas ultima un plan que prevé subsidios de desempleo para quienes se hayan visto obligados a una excedencia sin sueldo y permitirá el retraso de los pagos a autónomos y propietarios de PYMES.

Los trabajadores por cuenta ajena podrán acceder a una subvención de hasta 6.000 shekels (1.440 euros).

Las autoridades israelíes estiman una caída del 1,6 % (25 mil millones de dólares - 6 mil millones de euros-) del Producto Interior Bruto (PIB) del país, según el periódico económico israelí Calcalist.

Así, el Ministerio de Finanzas estudia la asignación en el presupuesto estatal de cinco mil millones de shékels (mil millones de euros) para aplicar medidas de estímulo del crecimiento económico doméstico. EFE