Israel participará en conferencia en Lima que busca una salida pacífica a la crisis en Venezuela

Post thumbnailMaduro junto al canciller iraní. Foto: Palacio de Miraflores / Handout via REUTERS
Este martes se llevará  a cabo en Lima una conferencia especial en la que alrededor de 60 países de todo el mundo conversarán sobre una salida pacífica a la actual crisis en Venezuela.

Además de participar dieciocho países de América Latina, Israel estará presente junto a otros países de todo el mundo como Australia, Corea del Sur y el Reino Unido. Estados Unidos estará representado por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, y por Wilbur Ross, secretario de Comercio.

Según expresó la cancillería peruana, a la cumbre titulada "Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela" fueron invitados cien países de todo el mundo. En un principio la invitación fue extendida para los cancilleres de los diferentes países, aunque se espera que la representación sea de menor nivel y los representantes de cada país sean sus embajadores en Lima.

A pesar de haber sido invitados, países cercanos al régimen de Maduro como Rusia, China y Cuba, no participarán en la conferencia ya que no fueron invitados representantes del gobierno venezolano.  Tampoco participarán en la cumbre representantes directos de Juan Guaidó.

En un comunicado de prensa, la cancillería peruana explicó que la conferencia "busca crear un entorno internacional que contribuya a que los propios venezolanos puedan superar la grave situación que atraviesa Venezuela, sobre la base de su ordenamiento constitucional, los principios del derecho internacional y la plena vigencia del sistema democrático".

Israel frente a la crisis en Venezuela

El pasado 27 de enero, el primer ministro Benjamin Netanyahu publicó un video en su cuenta oficial de Twitter en el que anunciaba que su país "reconoce al nuevo liderazgo de Venezuela".

Desde entonces, varios representantes de la oposición venezolana se han manifestado a favor del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Israel y Venezuela.

En mayo se publicaron imágenes del diputado opositor venezolano Franco Casella del partido Voluntad Popular en el Muro de los Lamentos con una bandera de su país.

Casella explicó que había estado de visita en Israel junto a una delegación enviada por el presidente Guaidó y que habían ido al Muro de los Lamentos a "pedir perdón por las maldiciones injustamente emitidas desde el entonces cabeza del estado y dictador" en referencia a las maldiciones contra Israel proferidas por el anterior presidente venezolano, Hugo Chávez.

La conocida líder opositora venezolana, Maria Corina Machado, publicó también un par de videos en el que agradecía el apoyo de Israel y se expresaba a favor del restablecimiento de las relaciones entre los países. Machado recalcó que Israel puede ser un "socio genuino" en la reconstrucción de Venezuela y dijo que espera visitar el país "tan pronto conquistemos la libertad".

Israel también estuvo entre los países que firmaron la "declaración de Ottawa"  el pasado mes de febrero donde se hacía un llamado a permitir la entrega inmediata de ayuda humanitaria a Venezuela y reafirmaba la disposición de los países de ayudar a la recuperación económica de Venezuela cuando haya un nuevo gobierno electo de forma democrática.

Por otro lado, el régimen de Maduro ha seguido fortaleciendo sus vínculos con Irán y la Autoridad Palestina, que enviaron a sus cancilleres a Caracas en las últimas semanas. Además, Maduro ha recibido el respaldo y reconocimiento de organizaciones terroristas islámicas como el Hezbollah y el Hamas.

A finales del mes de junio, el ministro de Comunicaciones Jorge Rodríguez, denunció un supuesto involucramiento de “agentes israelíes” en un plan para derrocar y asesinar a Maduro.

Según las declaraciones de Rodríguez, había un plan liderado por el presidente de Colombia, Iván Duque, y el presidente de Chile, Sebastián Piñera, que buscaba derrocar a Maduro. Entre otras cosas, parte del plan era "traer cien efectivos israelíes que se encargarían de asesinar al presidente Maduro, a la primera combatiente Cilia Flores y al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello".