Israel participa en la coalición naval de EEUU en el Golfo Pérsico

Post thumbnailBuque anfibio de asalto USS Boxer Foto: Kitt Amaritnant Armada de EE.UU. Wikimedia Dominio Público
El ministro de Exteriores, Israel Katz, manifestó en una reunión a puertas cerradas de la Comisión de Exteriores y Defensa de la Knéset (Parlamento), que Israel participa en la coalición naval estadounidense que vigila y protege los barcos que atraviesan el Golfo Pérsico, en el ámbito de la inteligencia y en otros aspectos.

Katz añadió que la movida fue el resultado de una directiva que envió al Ministerio de Exteriores para que trabaje con todas las partes relevantes en Israel y la Administración de Estados Unidos según la cual Israel debería integrarse en el tema de la seguridad de los navíos mercantes en el Golfo. El ministro dijo a los miembros del comité que participar en la fuerza es un claro interés israelí en la estrategia de frenar a Irán y fortalecer la relación de Israel con los países del Golfo, que conduce con el respaldo del primer ministro, Benjamín Netanyahu.

La emisora estatal Kan reportó hace aproximadamente dos semanas, que un diplomático israelí había asistido a una primera reunión con otros países, celebrada por el enviado de EE.UU. en los asuntos de Irán en el Departamento de Estado. También se estima que Israel participará en la conferencia de Bahréin, en octubre, para tratar de garantizar la seguridad de las rutas marítimas.

El domingo pasado, Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní capturó un buque petrolero, con bandera de Tanzania, cerca de la isla Farsi en el Golfo Pérsico, alegando que estaba realizando actividades de contrabando.

Debido a las agresiones iraníes registradas en el Golfo Pérsico desde mayo pasado, EEUU está intentando crear una coalición naval con otros países para proteger la zona.

Gran Bretaña envió al destructor HMS Duncan, que llegó al Golfo Pérsico, para acompañar a la fragata HMS Montrose en la protección y escolta de los barcos británicos que atraviesan el Estrecho de Ormuz, tras la captura, el 19 de julio, por parte de la Guardia Revolucionaria iraní del petrolero bandera británica, pero de propiedad sueca, Stena Impero, con 23 tripulantes de diferentes países a bordo.