Israel exhibe su Air Force One, pero un desperfecto arruina la prueba

Post thumbnailFoto ilustrativa: Pixabay
La versión israelí del Air Force One, el código que otorga el tráfico aéreo a los aviones de la Fuerza Aérea de EE.UU. que transportan al presidente norteamericano, fue presentada por primera vez al público con gran fanfarria. Sin embargo, una prueba o test  en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión de cara al despegue, que fue planeado para el domingo próximo, detectó un desperfecto en los frenos, que desató una breve alarma de emergencia.

La aeronave, un Boeing 767-300ER será usada por el primer ministro y el presidente para sus viajes al exterior.

Se trata de un avión de pasajeros que fue modificado por la Industria Aeroespacial de Israel (IAI), durante dos años de intenso trabajos, para que la aeronave cumpla su nuevo objetivo.

IAI manifestó que ha desarrollado e instalado “sistemas tecnológicos avanzados” que le permiten ejecutar comunicaciones protegidas y garantizan su seguridad. El avión puede llegar a Estados Unidos, China, Japón e incluso Brasil en un vuelo directo sin escalas.

La aeronave salió del hangar para probar los motores, pero los frenos se recalentaron y se temió que el fuego desatado pudiera crear daños de consideración. Se declaró el estado de emergencia y varias dotaciones de bombero acudieron rápidamente para controlar la situación.

El gobierno ha aprobado hasta ahora 729 millones de shekels (206 millones de dólares) para la compra y remodelación de la aeronave, que anteriormente sirvió durante veinte años como avión comercial de pasajeros de una aerolíneas australiana.