Israel echará de menos al Sultán Qaboos de Omán

Post thumbnailBenjamín Netanyahu y su esposa Sara son recibidos por el Sultan Qaboos en Omán Foto: GPO vía Flicker
El extinto Sultán Qaboos bin Said al-Said de Omán fue un líder árabe excepcional que no dejó que las tendencias prevalecientes contra Israel lo influyeran, y se negó a involucrarse en el conflicto árabe-israelí. Sería prudente que su sucesor siguiera su ejemplo en lugar de acercarse a Irán y abrir su país a las depredaciones que cayeron sobre el Líbano, Siria e Irak como resultado de la interferencia iraní.

El Sultán Qaboos bin Said al-Said falleció lamentablemente el 10 de enero de 2020. Contaba con 79 años, no tenía hijos y se lo consideraba el gobernante árabe más antiguo de la historia moderna.

El sultán Qaboos llegó al poder en 1970 a la edad de 29 años, hijo único de su padre, el sultán Said bin Taimur. Depuso a su padre con la ayuda de los británicos tras asistir a la Real Academia Militar de Sandhurst.

Era conocido como un gobernante tolerante y amante de la paz, que medió con éxito en las disputas entre los estados árabes vecinos. Se negó a ser arrastrado al conflicto árabe-israelí; tampoco se involucraría en las disputas entre Irán y sus vecinos árabes. Mientras el resto de la región se peleaba y tomaba partido; él mantuvo la neutralidad.

No intentó proteger a los palestinos ni unirse a la guerra contra Israel. En cambio, entabló relaciones de largo plazo con altos funcionarios e incluso alentó la representación israelí en su país durante un tiempo.

Durante su reinado, Qaboos utilizó los recursos petroleros de Omán para transformarlo en un estado moderno. No tuvo heredero y nunca nombró un sucesor para no provocar conflictos entre las tribus rivales.

Aún no hay relaciones diplomáticas oficiales entre Omán e Israel. Pero las conversaciones continúan detrás de la escena, como es el caso con la mayoría de los estados del Golfo.

Una razón principal de la falta de vínculos oficiales es el problema palestino. La mayoría de los árabes quieren evitar ser percibidos como traidores en este asunto. Pero cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo en 1993, los estados del Golfo sintieron que ahora podían recalentar los lazos con el Estado judío.

El primer ministro Yitzhak Rabin visitó Omán en 1994, y dos años después, el sultán de voz suave se reunió con Shimon Peres. Inmediatamente después de esa reunión, Israel abrió una misión oficial en Mascat, la capital de Omán.

La misión funcionó solo unos pocos años, cerrando en 2000 con el estallido de la llamada "Intifada de Al Aqsa". Los informes e imágenes del sufrimiento palestino hicieron que los estados del Golfo rompieran las relaciones con Israel para no ser acusados ​​de traicionar a sus correligionarios musulmanes

Sin embargo, la ruptura con Omán no duró mucho tiempo. El ministro de Exteriores omaní, Imad Ben-Aloi, visitó Israel en 2008; luego se reunió públicamente con su homóloga israelí Tzipi Livni en Qatar. Los dos países continuaron hablando detrás de escena hasta que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, sorprendió al mundo con su visita al país del Golfo junto con su esposa Sarah y el jefe del Mossad en octubre de 2018. El Sultán afirmó que la reunión tenía la intención de ayudar a las negociaciones entre Israel y los palestinos.

En los últimos meses, el jefe del Mossad anunció que Israel reabriría la misión israelí en Omán, pero el futuro de ese plan es incierto a la luz de la muerte de Qaboos. No está claro cómo actuará el nuevo Sultán de Omán, Haitham bin Tariq, hacia Israel. ¿Intentará normalizar las relaciones con Israel siguiendo el modelo de su predecesor, o apoyará a los palestinos? ¿Se acercará a Irán o se mantendrá al margen?

La historia enseña que todo país que apoya la causa palestina y se alía con Teherán es probable que se convierta en un vasallo iraní inundado por milicias radicales chiís. Los ejemplos son abundantes. Piense en Irak, Siria y Líbano. Los tres fueron alguna vez naciones ricas, pero ahora son estados fallidos gracias a la interferencia de Irán.

Para mantener el bienestar de su país y el legado de Qaboos, sería sabio que el nuevo Sultán siguiera el camino de su predecesor.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos