Israel desbarata un ataque con misiles de la Jihad Islámica contra sus naves frente a Gaza

Post thumbnailComandos israelíes abordan la nave para detener sospechosos Foto: Portavoz militar
Un miembro de la Jihad Islámica fue imputado por recolectar información de inteligencia para un ataque, que estaba siendo planeado contra una nave de la Armada israelí.

El 12 de marzo pasado, una nave de la Armada israelí detuvo a un barco pesquero palestino y arrestó a las diez personas que estaban a bordo durante operaciones de rutina frente a la costa de Gaza, tras detectar que el navío estaba navegando fuera de la zona de pesca autorizada.

Uno de los sospechosos, Amin Saadi Muhammad Jamaa, un pescador, de 24 años, domiciliado en Rafah, es miembro de la Jihad islámica Palestina.

Los otros nueve sospechosos, también pescadores palestinos, fueron interrogados y puestos en libertad. Las tropas israelíes no encontraron armas en el barco.

A Jamaa le ofrecieron 5.000 dólares para perpetrar el ataque, concebido para vengar la muerte de varios terroristas de la Jihad Islámica, tras el ataque del ejército israelí a un túnel transfronterizo del grupo.

El ataque contra un buque de la Marina israelí, sería perpetrado por seis miembros de la Jihad Islámica, en tres naves.

Durante el interrogatorio de Jamaa, el Servicio de Seguridad General (Shabak) comprendió que el plan consistía en usar un barco de señuelo. Mientras que el buque israelí estaría enfocado en el barco señuelo, otra nave atacaría a la nave de la Armada, lanzando un misil teledirigido antitanque Kornet, de fabricación rusa, matando e hiriendo a los soldados a bordo.

Un tercer barco se acercaría luego al buque de la Armada israelí en un intento de secuestrar a uno o varios de los soldados a bordo, para utilizarlos como pieza de cambio en un eventual canje de prisioneros.

El Shabak también descubrió que, en el marco de los preparativos para el ataque, Jamaa realizó varias observaciones de las naves de la Armada, mientras navegaba en los barcos de pesca de su familia. Recolectó información sobre la ubicación de los buques de la Armada de Israel, el número de soldados a bordo y las armas que tenían, tomando de fotografías de los barcos con su teléfono celular.