Israel cierra la ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak por el coronavirus

Post thumbnailPolicías israelíes montan guardia en uno de los accesos a Bnei Brak Foto: REUTERS/ Ilan Rosenberg
La Policía de Israel erigió decenas de retenes y puestos de control en los accesos a la ciudad ultraortodoxa de Bnei Brak, tras la decisión del Gobierno de declarar “zona restringida” a la urbe con el propósito de tratar de contener la masiva propagación del coronavirus entre la población.

Cientos de policías con máscaras y guantes fueron desplegados para ejecutar las nuevas directivas del estamento político, asistidos por aviones no tripulados (drones) y puntos de observación.

Solamente se permite la salida de Bnei Brak con el propósito de recibir tratamiento médico que no se pueda obtener en la ciudad, para atender un proceso legal al cual el individuo esté obligado a presentarse, acudir a un funeral de un pariente en primer grado, trasladar a un menor entre hogares de padres divorciados, y otras necesidades básicas aprobadas por la Autoridad de Emergencia Nacional.

Solo pueden ingresar a Bnei Brak sus habitantes, personal médico, trabajadores sociales, periodistas, equipos de emergencia y proveedores de servicios esenciales tales como electricidad, agua, comunicaciones y basura.

La Policía de Israel instó en un comunicado al público a “seguir las pautas e instrucciones del Ministerio de Salud, ya que no cumplirlas socava el esfuerzo nacional para combatir el brote de coronavirus y su propagación en Israel".