Israel cierra el círculo con Sudán

Post thumbnailBenjamín Netanyahu arriba a Uganda Foto: GPO Haim Zach vía Facebook
Al enterarse del avance en la relación entre Israel y Sudán, los israelíes sin duda tendrán la sensación de que su país ha cerrado el círculo. Fue el 1 de septiembre de 1967, justo después de la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días, cuando se convocó una Cumbre de la Liga Árabe en Jartum, la capital de Sudán, y allí se emitió lo que se conoció como la Declaración de Jartum, o simplemente los tres no: "No a la paz con Israel, no al reconocimiento de Israel, no a las negociaciones con Israel”. Hoy, esa declaración ha sido revertida, simbolizando el principio del fin de las guerras árabe-israelíes que se prolongaron durante décadas en el pasado.

La gente olvida que Sudán es en realidad un estado árabe y miembro de la Liga Árabe. Decidió que había llegado el momento de que su nuevo presidente del Consejo Soberano de Sudán se reuniera abiertamente con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Precisamente cuando la Autoridad Palestina intentaba incitar al mundo árabe contra el plan Trump, uno de los países árabes más grandes estaba descongelando su relación con Israel.

En el pasado, Sudán tuvo múltiples conexiones con los peores conflictos que Israel y Occidente enfrentaron. Los sudaneses congregaron a muchas de las principales organizaciones militantes islamistas de todo el Oriente Medio y les proporcionaron campos de entrenamiento, incluidos los Hermanos Musulmanes, la GIA argelina, Hezbollah e incluso la OLP (justo antes de los Acuerdos de Oslo de 1993). Sudán fue uno de los primeros lugares donde se alojó el yihadista saudita Osama bin Laden, antes de que convirtiera a Afganistán en su principal base de operaciones en el verano de 1996. Proporcionó el terreno neutral donde Al Qaeda podría reunirse con los Guardias Revolucionarios iraníes.

Sudán también fue incorporado a la red regional de Irán. Teherán obtuvo acceso a Puerto Sudán en el Mar Rojo para sus fuerzas navales. Los barcos iraníes abandonarían el Golfo Pérsico y entrarían al Mar Rojo, avanzando hacia los puertos sudaneses.

Con frecuencia transportaban cargamentos de armas iraníes que eran trasladados en camiones hacia el norte hacia Sudán y Egipto, con destino a la península del Sinaí y la Franja de Gaza. Esta fue una de las rutas de suministro clave para Hamas, mientras aumentaba su capacidad para librar una guerra contra Israel. Como resultado de la guerra de Yemen, Sudán decidió que ya no mantendría una orientación pro-iraní; ahora alineó su política exterior con Arabia Saudita. Como resultado, Hamas perdió su línea de suministro sudanesa.

Además, Sudán libró una brutal guerra civil en su provincia occidental de Darfur, a lo largo de su frontera con Chad. Los organismos internacionales han caracterizado muchas veces las acciones pasadas del ejército sudanés en Darfur como un descarado genocidio. Esa fue también la posición del gobierno de los Estados Unidos. La Corte Penal Internacional (CPI) determinó que el anterior presidente de Sudán, Omar al-Bashir, es cómplice del genocidio.

En resumen, aunque estaba geográficamente en la periferia de Oriente Medio, Sudán era parte del frente conjunto contra Israel de muchas maneras significativas. Con Sudán explorando nuevos lazos con Israel, ese frente se ha dividido. Y las fuerzas que libraron una guerra contra Occidente en las últimas dos décadas han perdido una de sus bases de operaciones más importantes.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

El Embajador Dore Gold ha servido como presidente del Jerusalem Center for Public Affairs desde el 2000. Desde junio de 2015 hasta octubre de 2016 se desempeñó como Director General del Ministerio de Exteriores de Israel. Anteriormente sirivió como asesor de política exterior del primer ministro, Benjamín Netanyahu, embajador de Israel en la ONU (1997-1999), y como asesor del primer ministro, Ariel Sharon.