Israel brilla en el Golfo donde las grandes potencias fallan, y eso podría ser complicado

Post thumbnailHégésippe Cormier (Wikimedia)
Israel está demostrando a los Estados del Golfo que es un socio más confiable en algunos aspectos que las grandes potencias como Estados Unidos, China o Rusia. Pero los límites de la cooperación con Israel podrían ponerse a la vanguardia en un momento de crisis económica en la que los Estados del Golfo probablemente tengan que renegociar contratos sociales de larga data.

Firefly, un drone kamikaze merodeador construido en Israel, parte de la familia de misiles Spike que el Estado judío ha vendido a varias naciones europeas, puede ser una de las razones por las cuales los Estados del Golfo, particularmente Arabia Saudita, se han acercado a Israel en una aparente reversión de su pasado de apoyo a los derechos palestinos.

Si hay una lección que los Estados del Golfo han aprendido del reducido compromiso de los Estados Unidos con la región y las tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, es que poner los huevos en una canasta es un negocio arriesgado.

Eso no ha impedido que EE. UU. continúe asegurándose su lugar como el principal proveedor de armas en la región, como lo demuestran los arsenales y los acuerdos comerciales relacionados con estos.

El Departamento de Defensa de EE. UU. anunció un acuerdo saudita de 2600 millones de dólares para adquirir 1000 misiles aire-tierra y antibuques de la Boeing. En cuestión de días, Al Tadrea Manufacturing Company de Arabia Saudita tuiteó que había llegado a un acuerdo con Oshkosh Defense con el fin de establecer una empresa conjunta para fabricar vehículos armados en el reino.

El Fondo de Inversión Pública, el fondo de riqueza soberana de Arabia Saudita, reveló por separado que recientemente había tomado una participación de $ 713,7 millones en Boeing en un momento en que la compañía, que ya sufría importantes reveses debido a su fiasco 737-Max, acusaba un impacto significativo como resultado del colapso de la industria de la aviación civil a raíz de la crisis del coronavirus.

Rusia, al igual que China por su lado, ha estado instando a Arabia Saudita a comprar su aclamado sistema de defensa antimisiles S-400. Hasta ahora, el reino, después de haber visto a Estados Unidos cancelar la compra de aviones de combate estadounidenses F-35 de Turquía, miembro de la OTAN, y su acuerdo de coproducción de algunos de los componentes del avión después de adquirir el sistema ruso, se ha mostrado reacio a considerar la oferta rusa.

Desde entonces, las limitaciones de la cooperación entre Arabia Saudita y Rusia se han hecho evidentes con la guerra de precios de abril entre los dos principales productores de petróleo, que envió a los mercados petroleros a una caída de la cual es poco probable que se recuperen pronto.

Israel, como China y Rusia y, a diferencia de Estados Unidos, no impone restricciones problemáticas relacionadas a los derechos humanos o al uso de armas, en la venta de armamento de acuerdo con el derecho internacional.

Pero Israel tiene una ventaja sobre sus competidores chinos y rusos, que mantienen estrechos vínculos con Irán. Israel comparte con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos una percepción de Irán como una amenaza existencial y una fuerza desestabilizadora en el Medio Oriente que, como mínimo, debe ser contenida.

Sin duda, esa es una percepción que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ven reflejada en la política de presión máxima de Estados Unidos hacia Irán, que tiene como objetivo obligar a la República Islámica a cambiar su comportamiento, si no su régimen.

El problema es que la presión máxima de dos años en la imposición de severas sanciones económicas de los Estados Unidos ha producido pocos resultados.

Agregue a eso el hecho de que EE. UU. ha demostrado ser un aliado poco confiable cuando las fichas están caídas. Esto ha persuadido a los Emiratos Árabes Unidos y a otros Estados más pequeños del Golfo de acercarse a Irán para asegurarse de que su infraestructura nacional crítica no se convierta en un objetivo en ninguna futura conflagración militar estadounidense-iraní.

El momento decisivo para los Estados del Golfo fue cuando EE. UU. no respondió con fuerza durante la primavera y el verano anteriores a los presuntos ataques iraníes contra instalaciones petroleras claves de Arabia Saudita, así como contra los petroleros frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos.

Semanas después la administración Trump, en un intento por tranquilizar los Estados del Golfo, envió tropas y sistemas de defensa antimisiles Patriot a Arabia Saudita para ayudarla a proteger sus instalaciones petroleras, aunque EE. UU. luego retiró dos de esos sistemas.

Se requirió el asesinato de un contratista militar estadounidense en diciembre de 2019 para que Estados Unidos respondiera docenas de ataques respaldados por Irán contra objetivos estadounidenses en Irak. Cuando lo hizo, con el asesinato en enero del general iraní Qassem Soleimani, los Estados del Golfo celebraron en privado la desaparición de su némesis, pero también temieron que fuera una exageración que pudiera llevar el Medio Oriente al borde de una guerra total.

Es probable que los Estados del Golfo descubran que la cooperación con Israel también tiene sus límites. Israel puede estar ansioso por vender armamento y tener la capacidad de rechazar Irán en Siria. Si es necesario, Israel también puede dañar severamente, si no eliminar, las instalaciones nucleares y de misiles iraníes en ataques militares que los Estados del Golfo no pueden llevar a cabo.

Pero los lazos con Israel siguen siendo un tema delicado en el Golfo y en otras partes del mundo árabe y musulmán. E Israel ha restringido hasta ahora las ventas de equipos y tecnología no letales. Eso podría cambiar con una resolución del conflicto israelopalestino y el establecimiento de relaciones diplomáticas formales.

Sin embargo, la opinión pública puede ser una de las razones por las cuales los Estados del Golfo se han negado a convertir las relaciones no oficiales en reconocimiento diplomático, lo que sugiere que puede haber una mayor empatía pública por los palestinos de lo que los gobernantes del Golfo desean admitir.

Eso podría pesar más entre los gobernantes del Golfo que tienen cada vez más dificultades para proporcionar empleos o bienes y servicios públicos, como resultado de la crisis económica mundial y el colapso de los precios del petróleo.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Asuntos Estratégicos-BESA




El Dr. James M. Dorsey [PhD de la Uiversidad de Utrecht] es asociado senior no residente en el Centro BESA, es miembro principal de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg. Se especializa en fallas políticas, sociales y económicas del mundo musulmán, así como en la política china hacia la región con un enfoque en geopolítica, movimientos sociales e islam político y militante. El Dr. Dorsey también se enfoca en el nexo de los deportes, la política y la sociedad.