Irán y sus representantes enfrentan los costos del imperialismo

Post thumbnail Manifestante flamea una bandera iraquí durante una protesta antigubernamental en Najaf Foto archivo: REUTERS/Alaa al-Marjani
Tanto en Iraq como en el Líbano, los chiís están participando en protestas contra los gobiernos liderados por chiís respaldados por Irán. A medida que continúan las protestas y la violencia en Irak y Líbano, Irán comienza a aprender que el imperialismo en un mundo de política de masas y protestas tiene costos no deseados.

En un serio golpe al régimen iraní, este mes ha sido testigo de ataques recurrentes contra las sedes de las milicias proiraníes en las provincias del sur de Irak. Esta área está poblada casi exclusivamente por chiís, a quienes supuestamente representa el gobierno iraquí proiraní.

Estas protestas contrastan fuertemente con el silencio que ahora prevalece en Anbar, la provincia exclusivamente sunita en el noreste de Irak, que había sido, desde el ascenso de los chiís al poder en Irak después de la caída de Saddam, el epicentro de la revuelta contra los gobiernos predominantemente chiís, que han gobernado Irak desde 2003. Los sunitas, que viven bajo el duro control de las milicias chiís lideradas por Irán, que ocuparon las áreas en su lucha contra el Estado Islámico (ISIS), ahora están demasiado intimidados para unirse a las protestas dominadas por la mayoría chií iraquí en el sur.

Tan grande ha sido la ola de ira y violencia contra los brazos operativos del poder iraní en el Iraq chií que en Karbala, una de las dos ciudades chiís más sagradas del país, las sedes de dos importantes milicias pro iraníes, Asa'ib Ahl al-Haqq y al-Badr, fueron evacuadas y cerradas por la policía como medida preventiva. Los manifestantes incluso intentaron atacar el consulado iraní en la ciudad, aunque está protegido por gruesos pilares contiguos de cemento.

La sede fue cerrada para proteger a los miembros de la organización, pero aún más para proteger a los manifestantes. Durante los ataques contra otros sitios de milicias respaldadas por Irán, las milicias reaccionaron con fuego real, aumentando aún más el número de víctimas y la inflamación de pasiones, que posteriormente aumentaron en lugar de disminuir el número de manifestantes. En cambio, la policía, que es un brazo del estado iraquí, intenta controlar las protestas respondiendo con medios no letales (generalmente gases lacrimógenos y cachiporras de goma).

En el Líbano, la mayoría de los ataques han sido unidireccionales, con simpatizantes (o miembros) de Hezbollah atacando a los manifestantes en lugar de al revés. Esta asimetría refleja el equilibrio letal de poder en el Líbano, donde Hezbollah, en vez del ejército nacional, ha sido la organización militar más poderosa del país durante más de una generación. El ejército no puede ni intenta competir con él.

Es común en ambos países el origen de la ira contra Teherán y sus representantes locales. Tanto las milicias en Irak como Hezbollah en el Líbano han estado exprimiendo a sus gobiernos para mantenerse.

En Irak, se aprobó una ley para integrar a las milicias en el ejército federal, haciendo que sus miembros se beneficien de los mismos salarios y beneficios que reciben los soldados en el ejército federal. El objetivo de la ley era poner fin al fenómeno de las milicias no estatales. El resultado, luego de una considerable presión de Irán y las propias milicias, fue exactamente lo contrario. Ni una sola milicia fue desmantelada.

En el Líbano, el problema es de cosecha más reciente. Hasta hace poco, Irán y Hezbollah (que, según las propias palabras de Nasrallah, se basa completamente en el apoyo financiero iraní) alimentaban la economía libanesa. Ese pequeño pero estratégico país ha sido durante mucho tiempo uno cuyos ciudadanos viven más allá de sus posibilidades gracias al dinero enviado por su enorme diáspora, los países ricos en petróleo que compiten por el poder y la amplia ayuda de la Unión Europea (UE) y sus estados miembros (especialmente Francia, que tiene vínculos históricos con los maronitas, la secta cristiana más grande del Líbano).

Esta es la razón por la cual las tasas impositivas en el Líbano siempre han oscilado entre el 10 y el 20% de los gastos estatales: la mitad de la tasa de los países con un nivel de desarrollo similar y menos de la mitad que la de los estados desarrollados.

Las sanciones de 2012 contra Irán, que le llevaron a una disminución de las exportaciones de petróleo de 2.2 millones de barriles por día a menos de un millón, causaron una fuerte disminución en las asignaciones iraníes a Hezbollah, justo en el momento en que las necesidades financieras de la organización aumentaron para coincidir con su lucha en la guerra civil siria. Una solución parcial a este problema fue unirse al gobierno libanés, asegurar el control sobre el Ministerio de Salud y exprimir su presupuesto.

Las sanciones del presidente Trump desde 2017 son aún más dolorosas para Irán porque el precio del petróleo ahora promedia un poco más de la mitad de lo que fue en la ronda anterior de sanciones (110 dólares por barril entonces y 55 dólares desde 2017). Este golpe probablemente perjudicó la capacidad del régimen iraní de subsidiar a su representante, Hezbollah.

Los iraníes están aprendiendo la misma lección que los imperios occidentales después de la Segunda Guerra Mundial: que el imperialismo rara vez trae dividendos económicos, incluso en las mejores épocas, a los ciudadanos del país de origen, y eventualmente estallarán protestas masivas.

El peligro para Irán no son las protestas en Irak y Líbano per se. Hezbollah y las milicias lideradas por Irán en Irak tienen todas las armas que necesitan y la determinación de usarlas contra los manifestantes indefensos, ya sea en Beirut, Najaf o Karbala.

Lo que preocupa a la élite política iraní, desde el ayatolá Khamenei hacia abajo, es el posible vínculo entre estas protestas y las protestas que tienen lugar dentro de Irán contra las políticas imperialistas de la dirigencia, que van en detrimento de los propios ciudadanos de Irán. El pueblo está sufriendo, tanto por los costos directos de la subvención del régimen a sus representantes en el extranjero como por los considerables costos directos e indirectos de las sanciones estadounidenses.

Irónicamente, para el régimen teocrático en Irán, el vínculo más fuerte entre las poblaciones de Irak e Irán son las peregrinaciones masivas de iraníes a las ciudades santas en Irak. Estas peregrinaciones le dan a las poblaciones la oportunidad de reconocer su difícil situación común: que ambas están bajo el control de un régimen que está interfiriendo violentamente en la región en general a su costa.

Hillel Frisch es profesor de Ciencias Políticas y Oriente Medio en la Universidad de Bar Ilán y alto investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos