Irán desarrollará centrifugadoras para enriquecer uranio a un ritmo más rápido

Post thumbnailHassan Rohani Foto: Fars News Agency Wikimedia CC BY 4.0
El presidente iraní, Hassan Rohaní, ha ordenado a la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) abandonar a partir de este viernes sus compromisos relativos a la investigación y el desarrollo (I+D) estipulados en el acuerdo nuclear de 2015, como el desarrollo de centrifugadoras para enriquecer uranio a un ritmo más rápido.

"La AEAI estará obligada a comenzar inmediatamente la investigación y el desarrollo sobre cualquier necesidad técnica que tenga el país", dijo Rohaní.

También pidió a este organismo que expanda su I + D a "todo tipo de centrifugadoras nuevas y todo lo necesario para el enriquecimiento (de uranio)", en el marco del tercer paso que adopta Irán para reducir sus compromisos nucleares ante las sanciones estadounidenses.

"Una parte importante de las negociaciones con el G5+1 (EEUU, Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania) se centró en el I + D (...) Todos nuestros compromisos de investigación y desarrollo bajo el JCPOA (siglas en inglés del pacto nuclear) se eliminarán por completo a partir del viernes", subrayó.

Rohaní afirmó que se trata de "un gran paso" pero argumentó que se desarrollarán estas medidas "dentro de un marco pacífico" y bajo la supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Según el último informe del OIEA, Irán ha aumentando su grado de incumplimiento del acuerdo nuclear, pero sigue aceptando y facilitando controles de la ONU.

Las autoridades iraníes empezaron el pasado julio a enriquecer uranio al 4,5 %, por encima del 3,67 % permitido en el JCPOA, y superaron en unos 60 kilos el límite de almacenamiento de este material, estipulado en 300.

Irán decidió reducir sus compromisos nucleares en mayo pasado, justo cuando se cumplió un año de la retirada del acuerdo de EEUU, que impuso además al país persa las sanciones levantadas con el pacto.

En respuesta a estas sanciones y al fracaso del resto de firmantes en contrarrestarlas, el Gobierno de Teherán optó por dejar de cumplir algunas de sus obligaciones y ha dado una serie de ultimátums para que sus demandas sean satisfechas.

Al respecto, Rohaní insistió en que van a dar un nuevo plazo de 60 días a la Unión Europea (UE) para seguir negociando.

Las autoridades persas exigen principalmente a Europa que facilite sus exportaciones petroleras, bajo sanciones de EEUU, o que le otorgue una línea de crédito. EFE y Aurora