Indignación en la calle palestina tras conocerse que los ministros se aumentaron en secreto sus salarios

Post thumbnailMahmoud Abbas Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0
La difusión de noticias de que la Autoridad Palestina (AP) aumentó unilateralmente los salarios de sus ministros en casi un 70 % ha extendido el enfado en la calle palestina, un suceso que ha deteriorado aún más la imagen del presidente, Mahmoud Abbás.

Diversas informaciones apuntan que el ex primer ministro palestino Rami Hamdallah aprobó en 2015 múltiples aumentos de salarios a miembros del Gabinete de manera irregular, según aseguró, entre otros, el diario palestino Felestín.

Hamdallah, quien a principios de este año fue reemplazado en el cargo por Mohammad Shtayyeh, habría otorgado los aumentos en secreto y sin el conocimiento del Ministerio de Finanzas.

Además, Abbás también habría autorizado un aumento en el año 2017, incrementando los salarios de los ministros en un 67 %, con lo que estos pasaron de recibir 3.000 dólares mensuales a percibir 5.000, mientras que el propio Abbás se asignó un salario de 6.000 dólares.

Estos incrementos, que contradicen una ley del año 2004 que fija los salarios de los ministros, fueron aplicados retroactivamente hasta el 2014 y mantenidos en secreto en un contexto en que la situación económica palestina lleva años deteriorándose y los funcionarios se han manifestado en varias ocasiones por recortes salariales.

Además del cambio en la cifra de los salarios, la modificación también agregó múltiples bonificaciones para los ministros, incluyendo el pago de 10.000 dólares anuales para quienes no residan en Ramallah, donde se encuentran las oficinas del Gobierno.

"Esta es la punta del iceberg de la corrupción de la Autoridad Palestina", dijo Majdi Abu Zeid, investigador del grupo anti-corrupción Aman, al portal de internet Times of Israel, y lamentó el poco acceso que otorga el gobierno palestino a información importante sobre su funcionamiento, que permitió mantener ocultas las subidas.

La AP reaccionó a la revelación de los aumentos implementando su inmediata cancelación y reduciendo a la mitad los salarios de los ministros mientras se lleve a cabo la investigación interna correspondiente, informó un portavoz del gobierno.

Los palestinos, que se enfrentan a una dura crisis económica, han criticado masivamente en las redes sociales lo sucedido, un nuevo golpe para la popularidad de Abbás, elegido en 2004 por un periodo de cinco años y cuya legitimidad en el cargo sigue disminuyendo a ojos de los ciudadanos. EFE y Aurora