Ilhan Omar responde a la decisión del gobierno israelí de prohibir su entrada al país: "Una ofensa"

Post thumbnailFoto: REUTERS / Aaron P. Bernstein
La congresista musulmana estadounidense Ilhan Omar respondió a la decisión del gobierno israelí de prohibir su entrada al país junto a la congresista Rashida Tlaib.

"Es una ofensa que el primer ministro israelí Netanyahu, bajo presión del Presidente Trump, niegue la entrada a representantes del gobierno de EEUU", recalcó Omar.

"Negarnos la entrada a Israel no solo limita nuestra posibilidad de aprender de israelíes, sino también de entrar a los territorios palestinos. Tristemente, esto no es una sorpresa dadas las posiciones públicas del primer ministro Netanyahu, quien se ha resistido constantemente a los esfuerzos de paz, restringiendo la libertad de movimiento de los palestinos, limitando el conocimiento público de las realidades brutales de la ocupación y alineándose con islamófobos como Donald Trump", agregó.

"La ironía de que la 'única democracia' del Medio Oriente tome esta decisión es tanto un insulto a los valores democráticos como una respuesta escalofriante a una visita de funcionarios gubernamentales de una nación aliada", enfatizó Omar.

El gobierno israelí había anunciado previamente la decisión de prohibir el ingreso de las congresistas Ilhan Omar y Rashida Tlaib, basados en una ley que autoriza denegar la entrada a personas que apoyan públicamente el boicot contra Israel.

La organización judía estadounidense, en un comunicado inusual, criticó la decisión del gobierno israelí: "No estamos de acuerdo con el apoyo de las congresistas Omar y Tlaib al movimiento anti-Israel y anti-paz BDS, junto a los llamados de la congresista Tlaib a una solución de un estado. También creemos que cada miembro del Congreso debe poder visitar y experimentar a nuestro aliado democrático Israel de primera mano".

Nancy Pelosi también expresó su oposición a la decisión del gobierno israelí y dijo que no es acorde a la "dignidad del gran Estado de Israel" y calificó la medida como "triste" y "profundamente decepcionante".

El primer ministro Netanyahu expresó su apoyo a esta decisión y precisó que "como una democracia libre y vibrante, Israel está abierta a los críticos y el criticismo" pero que existe una excepción: "La ley israelí prohíbe la entrada a aquellos que llaman y trabajan para imponer boicots contra Israel, al igual que hacen otras democracias que prohíben la entrada a personas que buscan dañar al país".

Netanyahu afirmó que las congresistas Tlaib y Omar son "activistas líderes en promover la legislación de boicots contra Israel en el congreso estadounidense" y enfatizó que hace unos días recibieron el itinerario de las congresistas para su visita a Israel que revelaba que "el único propósito de su visita es dañar a Israel y promover la incitación en su contra".

El mandatario citó como ejemplo de que las congresistas marcaron el destino de su viaje como "Palestina" y no Israel, y a diferencia de todos los congresistas demócratas y republicanos que visitaron Israel, no solicitaron encontrarse con ningún oficial israelí, sea del gobierno o la oposición.

Algunas horas antes, el presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó que Israel "mostraría una gran debilidad" si permitiera la entrada de las congresistas Tlaib y Omar.

"Ellas odian a Israel y a todo el pueblo judío y no hay nada que se pueda decir o hacer para cambiar sus mentes", dijo el mandatario estadounidense, que añadió que Tlaib y Omar son "una desgracia".