Honran a la hija del ministro de guerra de Hitler con el Premio Obermayer

Post thumbnailFoto Wikipedia
La Fundación Obermayer, con sede en los Estados Unidos, honró a Hilde Schramm, en sus 82 años, la hija del arquitecto alemán de Hitler y alto funcionario en el partido nazi, Albert Speer, con el Premio Obermayer a la Historia por su apoyo a los proyectos de las mujeres germano-judías.

En un artículo publicado en el periódico “Berliner Zeitung” Hilde Schramm, manifestó que estaba al tanto del histórico significado de la condena de Nuremberg a su padre nazi, quien se convirtiera en el ministro de Armamentos y Guerra, y fuera sentenciado a veinte años de prisión. Ella contrastó el nazismo de su padre con muchas otras personas de su generación quienes reprimieron el nazismo de sus familias.

Hilde Scharmm, vive en Berlín, es una ex política del Partido Verde en la ciudad. En 1994 instituyó la Fundación Zurückgeben, que quiere decir “restitución”. La fundación apoya a las mujeres de origen o fe judía, que viven en Alemania y están activas en ramas educacionales o de interés artístico. La fundación actúa en reconocimiento a la destrucción de los medios de vida de los judíos durante la era nacional-socialista”.

La fundación de Schramm emitió la siguiente declaración “muchos alemanes no judíos directa o indirectamente se beneficiaron de la privación de derechos de los judíos, la expropiación de las propiedades, la expulsión de los judíos de sus viviendas y el asesinato a través de Europa. Estos beneficios y ventajas continúan emitiéndose de generación en generación. En muchas familias el tema nunca ha sido abordado”.

“Estas ventajas comunes y poco espectaculares son difíciles de detener legalmente. Las víctimas son desconocidas frecuentemente. La fundación ofrece la posibilidad, de voluntaria y simbólicamente devolver algo de todo esto, mediante donaciones y legados”.

El sitio web de la Fundación Obermayer ofrece premios anuales a cinco alemanes no judíos, que realizaron contribuciones extraordinarias para preservar la historia, cultura, cementerios y sinagogas judías en sus propias comunidades.

La fundación escribió “No es sorprendente, en realidad, que cuando Hilde heredó tres valiosas pinturas en 1992, y que sospechaba fueron robadas a familias judías durante la época nazi, no las conservó o simplemente las tiró, primeramente, condujo una exhausta búsqueda de los propietarios originales. Cuando entendió que no podían ser rastreados, vendió las pinturas y utilizó ese dinero para iniciar la Fundación del Retorno y Promoción de las Mujeres Judías en las Artes y las Ciencias (Zurückgeben).

Luego usó la misma fundación para crear conciencia sobre la enorme cantidad de propiedades expoliadas a las familias judías desde 1933 hasta 1945 y que en muchos casos, todavía permanecen en poder de los alemanes”.