Gantz y Netanyahu no avanzan en la formación del Gobierno en los últimos intentos

Post thumbnail Benjamín Netanyahu y Benny Gantz se saluda en la conmemoración del asesinato de Yitzhak Rabin Foto: Heidi Levine/Pool vía REUTERS
A menos de una semana para que expire el último intento de formar Gobierno en Israel, el centrista Benny Gantz y el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, negociaron hoy sin avances la posibilidad de un ejecutivo de unidad para evitar unas terceras elecciones.

El partido de Netanyahu, el Likud, criticó que la formación Azul y Blanco (Kajol Laván) de Gantz no busque una alternativa "creativa" al "veto" que considera le está imponiendo al primer ministro, y que consistiría en el que el jefe del Gobierno en funciones, acusado de corrupción por el fiscal general del Estado, estuviera al frente del Ejecutivo en la segunda mitad de la legislatura y una vez se hubiera resuelto su situación legal.

Por su parte, la coalición centrista considera que "no se ha puesto sobre la mesa ninguna propuesta nueva que sea acorde con su situación legal actual o pérdida electoral" (el Likud es el segundo partido más votado después de Azul y Blanco), declaró la formación en un comunicado.

Además, dijo que Netanyahu "se negó a comprometerse a adherirse a los principios fundamentales del gobierno o a evitar la inmunidad personal", que puede solicitar al parlamento por su cargo de primer ministro antes del 1 de enero.

El Likud aseguró que este tema no había sido abordado en la reunión: "Estas son las excusas de Gantz para evitar un gobierno de unidad, solo porque Yair Lapid (el segundo de Azul y Blanco) no está dispuesto a hacerlo", valoró.

El próximo 11 de diciembre termina el plazo, y el último intento, para que la Knéset elija a un candidato con apoyos necesarios (61 de 120) para intentar formar ejecutivo en Israel, después de que, primero Netanyahu y después Gantz, fracasaran en el intento tras lo comicios de septiembre.

De no conseguirlo, se convocarán automáticamente unas terceras elecciones, previsiblemente para el 25 de febrero.

Para Gantz, el turno en la rotación de la jefatura del Gobierno ha sido uno de los escollos de las negociaciones y, después de que el fiscal general del Estado formalizara la acusación de Netanyahu el 22 de noviembre por delitos de cohecho, fraude y abuso de confianza, descarta que este lidere el primer término.

El líder centrista había pedido su dimisión y emplazó a crear un Ejecutivo de unidad con el Likud, al que posteriormente Netanyahu pueda volver como primer ministro si finalmente no resulta condenado en un juicio.

Este jueves, el Comité Central del Likud votará si celebrar primarias en la formación y uno de sus principales rivales, Gideon Saar, pidió convocarlas antes del próximo día 11, cuando finaliza el plazo del último intento para desbloquear la situación política en Israel y evitar los terceros comicios en menos de un año. EFE y Aurora