Gantz da la espalda a las propuestas de Netanyahu

Post thumbnailBenny Gantz Foto: Knéset
La posibilidad de formar un gobierno de unidad en Israel se alejó hoy un poco más con la decisión de Azul y Blanco (Kajol Laván) de cancelar el encuentro previsto para hoy entre Benny Gantz y Benjamín Netanyahu, que ha recibido el encargo de formar gobierno.

"En este momento, las precondiciones para que pueda haber más encuentros entre los equipos negociadores no se han cumplido. Por ello, no habrá reunión el miércoles. Cuando se considere apropiado y necesario, se programará un nuevo encuentro, esta semana o la próxima", explicó un comunicado de Azul y Blanco.

Además de suspenderse la reunión entre los negociadores, Azul y Blanco también ha informado de que "bajo estas circunstancias, no hay naturalmente razón para mantener un encuentro entre los dos líderes de los partidos en estos momentos".

Así, Gantz deja a Netanyahu solo en la mesa de negociación, en la que este pretende representar no solo a su partido, sino al bloque de partidos de derecha y ultraortodoxos que son sus socios habituales.

El Likud respondió asegurando que estaba "sorprendido" por la decisión de "volar las negociaciones" para un gobierno de unidad y acusó a su rival de dar carpetazo al debate para ir a unas terceras elecciones "todo porque Yair Lapid (segundo en la lista) está saboteando el gobierno de unidad porque no quiere una rotación entre Netanyahu y Gantz, solo aceptará una rotación entre él mismo y Gantz".

En la nota, el primer ministro insta a Gantz a "mostrar responsabilidad, impedir otras elecciones y encontrarse con él como estaba previsto".

Los equipos negociadores, encabezados por Yoram Turbowicz y por el ministro Yariv Levin, se estancaron en la negociación el domingo, tras intensas conversaciones que finalizaron sin acuerdo.

Entonces, Netanyahu llamó por teléfono a Gantz, que está en Londres, informó el diario Haaretz, y le solicitó verse a su regreso el miércoles (lunes y martes han sido festivos en el país) para desbloquear la negociación.

Pese a que Gantz lidera el partido más votado y obtuvo un escaño más que el Likud, Netanyahu recibió el encargo de formar gobierno porque tuvo más recomendaciones para ello: 55 apoyos, insuficientes en un Parlamento de 120 escaños y uno más de los 54 que recibió Gantz.

Ninguno de los dos tiene posibilidad de gobernar sin el otro, lo que les aboca a un pacto de unidad -con posible presidencia del gobierno rotatoria, como ya ha ocurrido en el pasado en Israel- o convocar nuevos comicios, que serían los terceros en un año y a los que la mayor parte de la ciudadanía se opone. EFE