Funcionarios palestinos a Israel: “No permitiremos que la situación se deteriore”

Post thumbnailMahmoud Abbas Foto: Kremlin.ru CC BY 4.0
Altos funcionarios palestinos comunicaron a Israel que a pesar de que se ha cortado la coordinación en materia de seguridad; la Autoridad Palestina (AP) seguirá promoviendo la estabilidad y no permitirá que la situación se deteriore, señala un reporte de la radioemisora estatal israelí Kan.

En la misma sintonía, el primer ministro palestino, Mohammad Shtayyed, aseguró que la AP impedirá que se propague el caos y el desorden público en Judea y Samaria (Cisjordania), a pesar de la decisión de Ramallah de suspender la coordinación de seguridad con Israel en reacción a los planes del nuevo gobierno israelí de anexar partes del territorio de Cisjordania.

Un alto oficial israelí reveló a Kan que “los palestinos han cortado todo... es algo que nunca habían hecho. No hay conversaciones, los teléfonos están cerrados. Nunca estuvimos en una situación en la que todo estaba cortado como ahora. Pero, por el momento, ellos solamente no hablan; aún no han sacado los pies del plato. Vemos hacia donde se desarrolla todo esto”. El funcionario agregó que “ellos saben muy bien al igual que nosotros, que no pueden vivir sin nosotros. Ni nuestro sistema ni el de ellos sabe operar sin la coordinación civil y de seguridad. La pregunta es cómo se bajan ahora los palestinos del árbol”.

Mientras tanto, después de más de dos meses, se renovó el ingreso de trabajadores palestinos a Israel. En un principio, se autorizó solamente la entrada de obreros agrícolas y desde el domingo también podrán ingresar trabajadores de todos los sectores de la economía. La movida tiene como objetivo, entre otros, evitar la crisis económica en la Autoridad Palestina y contribuir de esta manera a la estabilidad en materia de seguridad.

Mientras tanto, el lunes, un palestino armado con una trincheta (cúter) y gas lacrimógeno intentó apuñalar a un policía en el barrio de Jabel Mukaber, en la parte oriental de Jerusalén. En respuesta, el agente abrió fuego neutralizando al atacante, que fue evacuado a un hospital con graves heridas.

De acuedo con el portavoz policial, el terrorista acometió contra un grupo de oficiales empuñando el arma blanca y gritando “Allahu Akabar” (Dios es grande, en árabe).

El ataque tuvo lugar en el límite entre el barrio árabe de Jabel Mukaber y el vecindario judío de Armon Hanatziv.

Horas antes, combatientes del Batallón 97 ultraortodoxo Netzah Yehuda de las Fuerzas de Defensa de Israel desplegados cerca del asentamiento de Amijai en el área cisjordana de Biniamín, abrieron fuego contra dos terroristas palestinos que intentaron apuñalarlos.

Los soldados, que resultaron ilesos, repelieron el ataque hiriendo a los agresores en las extremidades inferiores de sus cuerpos, neutralizando a ambos.