Fuentes sirias: “La mayoría de los sitios atacados albergaban fuerzas iraníes”

Post thumbnailAvion F-15I Raam Foto: Fuerza Aérea de Israel
Fuentes sirias dijeron al diario Al Akhbar, vinculado al grupo terrorista chií libanés Hezbollah, que la mayoría de los blancos atacados en el bombardeo aéreo, atribuido a Israel, eran sitios en los que habían tropas iraníes o bases militares del ejército sirio, particularmente depósitos de armamentos de esas fuerzas. Las fuentes le dijeron al rotativo que los asesores militares iraníes evacuaron los sitios poco antes de que fueran atacados por lo que ninguno de ellos resultó herido.

En cambio, el canal estatal israelí Kan reportó que a diferencia de la mayoría de los ataques atribuidos a Israel en Siria en los últimos años, los blancos bombardeados, el lunes, pertenecían en su mayoría a Hezbollah y no a Irán. El ataque incluyó depósitos de armas de Hezbollah, en los que se escondían misiles avanzados.

A raíz del ataque en Siria, el Comando Norte de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) elevó el nivel de alerta por temor a disparos en represalia contra el territorio israelí.

Fotografías satelitales difundidas por la firma de inteligencia israelí ImageSat International (ISI) muestran un hangar de 30 metros de largo por 12 metros de ancho del Centro  de Estudios e Investigación Científica sirio (CERS, por sus siglas en inglés), en Jamraya, a 10 kilómetros al noroeste de Damasco, completamente destruido. Irán y su aliado Hezbollah no han respondido hasta el momento al ataque.

https://twitter.com/ImageSatIntl/status/1145739439580286976

Una fuente de la oposición siria le dijo a Kan que los blancos atacados eran depósitos de armas del país persa y la organización libanesa. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que tiene su sede en Londres pero con una amplia red de activistas en el terreno, quince personas murieron en el ataque, incluyendo al menos nueve integrantes de las milicias leales al régimen del presidente sirio Bashar Al Assad.