Fiscal estatal Shai Nitzan: “Las declaraciones de Netanyahu son irresponsables”

Post thumbnailShai Nitzan - Foto Wikipedia
El fiscal estatal Shai Nitzan comentó acerca de las declaraciones del primer ministro Biniamín Netanyahu la semana pasada sobre la obtención de testigos de Estado para las investigaciones policiales en su contra. Nitzan declaró: “Nunca reclutamos testigos de Estado y les pedimos que mientan. Afirmar lo contrario es absurdo”.

Hablando en una conferencia del Instituto de Democracia de Israel, Nitzan criticó el video donde el primer ministro habló sobre la “industria de los testigos del estado”.

El último asalto verbal a los equipos de investigación se produjo pocos días después que el ex asesor de medios del primer ministro, Nir Hefetz, firmara un acuerdo de testigo de Estado, sumándose a otros dos ex colaboradores cercanos de Netanyahu que recientemente fueron testigos estatales; Ari Harow y Shlomo Filber.

“Toman a personas que presuntamente han cometido alguna ofensa”, dijo Netanyahu en su video declarativo, “las colocan bajo arresto, las aterrorizan y les dicen: Tu vida ha terminado. Las vidas de tu familia ha terminado. Estamos tomando prácticamente todo de ti, incluida tu libertad. ¿Quieres liberarte de esto? Hay una forma: difama a Netanyahu. No importa si cuentas mentiras alucinatorias. Lo principal es que calumnies a Netanyahu”.

Nitzan protestó por la caracterización del primer ministro y explicó que “los acuerdos con los testigos de Estado son un instrumento importante en la caja de herramientas de las fuerzas del orden cuando se aborda el crimen organizado y la corrupción pública”.

“Es una herramienta aceptada también en otros países, que ayuda a combatir la delincuencia. Se han firmado acuerdos similares en los últimos años en casos de corrupción y han demostrado su eficacia. Los testigos de Estado no son hombres honrados y no merecen ninguna gloria. Los testigos del Estado proporcionan un gran beneficio para purgar la corrupción gubernamental que tiene lugar fuera del ojo del público.  Sobre el mismo asunto, deseo desautorizar inequívocamente diferentes publicaciones sobre las investigaciones, que crean una falsa impresión en el público como si la flecha ya hubiera aterrizado donde debía aterrizar y ahora todo lo que queda es dibujar el objetivo a su alrededor, de modo que todo estuviera firmado, sellado y entregado. Un procedimiento penal no es un juego de niños, ni es un titular de periódico. La investigación es real. Debe llevarse a cabo con la minuciosidad requerida, y luego la evidencia debe examinarse de manera verdadera, abierta, minuciosa y práctica. El orden correcto es investigar primero y decidir después, y no al revés”.