Filarmónica israelí: nueva temporada y despedida de Zubin Mehta

Post thumbnailZubin Mehta y Marta Argerich
La temporada 83 de la Orquesta Filarmónica que se abrió con los magistrales conciertos en los que el maestro Zubin Mehta tuvo en sus manos  la batuta. Contó con la participación de la  pianista argentina Martha Argerich en la primera serie y del pianista Denis Matsuev en la segunda.
Esta es una temporada especial -  será la última temporada completa del Maestro Mehta como director musical de la orquesta, función que cumplió durante 50 años. La directiva de la orquesta celebró una conferencia de prensa especial por este motivo en la que el maestro junto al Secretario General de la Filarmónica Avi Shoshani, y a Yoel Abadi, presidente de la directiva, presentaron la nueva temporada y al nuevo  director musical designado Lahav Shani.
En esta ocasión el Maestro Zubin Mehta declaró: “La temporada 2019 es exactamente la quincuagésima temporada desde que empecé a dirigir la orquesta. Estoy muy feliz de estar aquí después de un año de ausencia, extrañé mucho a la orquesta. Me enteré por Avi (Shoshani) de todo lo que ocurría aquí, pero no es lo mismo que estar aquí conduciendo. Esta temporada está muy llena de mi presencia - durante la misma seré 3 veces su conductor y al final de la temporada saldremos en dos giras por Europa y Sudamérica. Y luego llega el final”.
Con respecto a esta temporada 83 que acaba de comenzar dijo: "La temporada es maravillosa en su totalidad, solo invitamos a directores que la orquesta aprecia mucho y que ya tocó con ellos en el pasado, tales como Pablo Heras-Casado, Gianandrea Noseda”. Cuenta que el programa de este año incluye un homenaje a la obra de Leonard Bernstein, celebrando el centenario de su nacimiento. El conductor será Ilan Volkov, que es uno de los conductores israelíes jóvenes más exitosos, y tiene una carrera internacional conduciendo las principales orquestas y conjuntos de todo el mundo.
Avi Shoshani el secretario General de la Filarmónica tambien habóo sobre la celebración del centenario del  nacimiento de Leonard Bernstein, que comenzará con la proyección de un filme sobre su vida y obra. Y seguirá la pieza “Kaddish” que es la Sinfonía No 3 de su autoría. Aseguró que este festival presentará una cara diferente de Bernstein. Mehta recuerda que a Leonard Bernstein “le gustaba mucho la Filarmónica Israelí y para él fue una ventaja recibirlo durante los años como director invitado en Nueva York y en Israel cada temporada”.
Sobre el concierto de clausura dice: “El concierto con el que cerraré la temporada es el Réquiem de Verdi. Me devuelve a la primera vez que esta orquesta tocó la pieza en 1968, y un momento antes de comenzar, Teddy Kollek me dijo que si escuchaba disparos que no saliera corriendo porque la audiencia entraría en pánico. No tenía ninguna duda de que volvería, ahora que estoy sano, y que toda la temporada se llevaría a cabo tal como la planificamos”
Mehta junto a Lahav Shani

El maestro Mehta presentó a Lahav Shani quien declaró estar muy emocionado por esta posición, que “es un privilegio”. Además, dedicó estas palabras al maestro: “Has estado conmigo desde que soñé con la dirección, me has apoyado siempre, estar aquí juntos y sentarme contigo significa mucho para mí. Todavía estoy entusiasmado con el nombramiento de director musical de la Orquesta Filarmónica”.
Lahav Shani que empezó a estudiar piano a los seis años, comenzó su relación con la Filarmónica como pianista a la edad de 16 años, inmediatamente después de ganar la Competencia de Conducción de Mahler en Alemania, fue invitado por la orquesta para conducir los conciertos de apertura de temporada. Desde entonces ha participado regularmente con la orquesta todos los años, tanto como director y como pianista. En diciembre de 2016 dirigió el concierto final del 80 aniversario de la Orquesta Filarmónica. Es también entre otras funciones, el director invitado de la Sinfónica de Viena, y viaja mucho.
Declaró en esta ocasión: “Cada vez que vengo aquí, me siento como con mi familia y mis amigos, algunos de los músicos de la orquesta me criaron y algunos crecieron conmigo. Es muy difícil conducir a un grupo de 100 personas compuesto por personas y grupos completamente diferentes,  si no sabes quiénes son  es muy difícil conectarte, pero aquí, tengo una relación personal con cada uno de los miembros de la orquesta, y la relación con ellos fluye en forma natural”.