Filarmónica en el Parque: Tel Aviv despide a Zubin Mehta

Post thumbnail
El sábado por la noche se llevó a cabo el tan difundido proyecto de la “Filarmónica en el Parque”.  35.000 espectadores llegaron para ver un espectáculo grandioso organizado por el municipio de Tel Aviv-Iafo y la Filarmónica Israelí bajo la dirección del Maestro Zubin Mehta.

Este año se realizó el concierto para marcar el final de la actividad del maestro como director musical y director de la orquesta por lo cual  Ron Huldai, alcalde de Tel Aviv-Iafo, saludó al Maestro y le dio como obsequio el Corazón Musical una pieza de arte del artista Tzulci. El concierto concluyó con la creación de Tchaikovsky 1812, acompañado por un espectacular despliegue de fuegos artificiales en los cielos de Tel Aviv-Iafo.

El espectáculo fue dirigido por Tal Moseri e incluyó la interpretación de arias famosas de las óperas favoritas: Tosca, el Barbero de Sevilla, Carmen, Turandot, Don Carlo, Faust y Porge y Bess. No faltó el tango, con la pieza “Por una cabeza” de Carlos Gardel.  La orquesta también acogió a cantantes internacionales que se presentaron a lo largo de los años junto a Zubin Mehta, quien en general se mostró muy emocionado

El alcalde de Tel Aviv-Iafo Ron Huldai dijo: “Esta noche es una velada de saludo de todos nosotros a un artista que es un campeón: el campeón de música y cultura, que ha batido innumerables récords de calidad y carrera. Zubin Mehta ha sido el récord durante los últimos 50 años”. Agregó  “la Filarmónica siempre ha sido la joya de la corona, la que ha sido trabajada como diamante a mano durante los últimos 50 años. Zubin Mehta, el héroe de nuestra velada,  quien nos conmovió no solo como artista, sino también como hombre, en la forma en que se adhirió a nosotros, insistió en estar con nosotros durante nuestras horas difíciles”

Huldai confesó que cuando se reunió con Mehta tras su nombramiento como alcalde, el Maestro lo miró con curiosidad y se preguntó qué relación habría entre este “piloto kibutziano” y la música clásica. Ron tocó el violín y en poco tiempo desapareció el escepticismo de Zubin y llegaron la amistad y la cooperación que tuvo su punto máximo cuando Huldai lo asistió en el tema tan conflictivo alrededor de la renovación del auditorio del Heijal Hatarbut. Cerró su discurso dándoles la gracias “por todo lo que ha hecho por nosotros en estos 50 años y le deseamos muchos más años de actividad y creatividad.