Estudio israelí revela el secreto para mantener un buen sexo

Post thumbnail
Y es una obviedad: El deseo depende de la construcción de la intimidad emocional con su pareja a través de sus interacciones diarias.
Más de 100 parejas heterosexuales participaron en un estudio de seis semanas dirigido por psicólogos sociales de Israel y Nueva York para averiguar lo que mantiene viva o no, la chispa sexual en el transcurso de una relación a largo plazo.
La respuesta, aunque no tan sorprendente, está recibiendo vuelo desde los medios de comunicación en todo el mundo, incluyendo la revista New York y en términos generales, un canal para mujeres.
El factor clave (redoble de tambores, por favor) es construir una fuerte sensación de intimidad fuera de la habitación mostrándose receptivo uno al otro, de acuerdo con los investigadores, Prof. Gurit Birnbaum de IDC Herzliya, una universidad privada en Israel y el Prof. Harry Reis, de la Universidad de Rochester.
Una serie de estudios, publicado el verano pasado en el Journal of Personality and Social Psychology, pidió a varios participantes probar varios métodos, incluyendo las interacciones verbales monitoreadas y mantener relaciones sexuales diarias, para examinar la capacidad de respuesta de la estimulación.
Ambos sexos, pero en especial las mujeres, manifestaron sentirse más amorosamente románticas cuando sus maridos las hicieron sentirse especial. “El deseo sexual tiende a disminuir gradualmente con el tiempo, cuando en muchas parejas comienza a disminuir el deseo en relaciones de larga data”, escribieron los investigadores. “Tres estudios emplearon metodologías complementarias para examinar la capacidad de respuesta del compañero y si un comportamiento de la conducta íntima, podría infundir deseo hacia el cónyuge”.
En el primer estudio, se les pidieron a 153 parejas participantes describir en línea a sus esposos (en realidad un asistente de la investigación), una experiencia positiva o negativa de vida durante 10 minutos. Respuestas prediseñadas de los asistentes de investigación iban desde “Debiste haber pasado por un momento muy difícil” a “No me suena tan mal”. Los sujetos entonces evalúan sus sentimientos de ser comprendidos y cuidados por sus cónyuges y hasta qué grado desean relacionarse sexualmente con ellos”.
En el segundo estudio, 178 parejas describen nuevamente una experiencia de vida positiva o negativa, pero esta vez cara a cara con sus respectivas parejas como jueces indicadores resultantes de la respuesta y el deseo sexual. (Se encontró que: escuchar acerca de una experiencia de vida positiva fue más propenso a aumentar la atracción sexual.)
El tercer estudio utilizó una metodología de experiencias cotidiana - incluyendo un diario nocturno - para examinar los mecanismos que subyacen a la vinculación de respuesta-deseo entre 100 parejas. Tanto hombres como mujeres reportaron un fuerte deseo sexual por sus parejas en los días en que ellos perciben como emocionalmente sensibles.Los investigadores dicen que el comportamiento receptivo refuerza el “valor del cónyuge” a ojos de la pareja que recibe la atención.
“Sentirse especial y sentirse valorizado/a por la pareja explica la respuesta de deseo asociada, sugiriendo que parejas sensibles lograron hicieron que el otro se sienta valorado, así como parejas potenciales más positivas y así como más deseables sexualmente”, explicaron Birnbaum y Reis en un artículo, titulado “Íntimamente relacionados: La importancia de la respuesta de la pareja para experimentar deseo sexual”.

Los resultados difieren en solteros que buscan compañero
Birnbaum y Reis fueron coautores de un estudio que ocupó a 53 estudiantes universitarios solteros para ver la capacidad de respuesta emocional de un desconocido del sexo opuesto y como afecta en este caso al deseo.
Curiosamente, los resultados fueron diferentes a la investigación más reciente: En promedio, los hombres encontraron a las mujeres sensibles sexualmente atractivas, en cambio las mujeres no estaban realmente interesadas en acoger a un hombre extraño por su sensibilidad.
Birnbaum, indicó a ISRAEL21c que la contradicción se debe a un cambio en el significado de la "capacidad de respuesta", como se desarrolla en una relación.
“Las mujeres pueden asociar significados negativos sobre la capacidad de respuesta en el contexto de los encuentros iniciales (por ejemplo, la visualización de una pareja sensible como manipulador o como menos selectivos),” explica.
“Las mujeres suelen tener más que perder con una mala elección de apareamiento que los hombres y por lo tanto han desarrollado sensibilidad a las señales de la disposición de las parejas para invertir recursos en la relación. En una conversación inicial, esta sensibilidad puede manifestarse como sospechosa con respecto a las intenciones de la pareja.
Fuente: Israel21