Estudio afirma que el rey bíblico Balak podría ser una figura histórica

Post thumbnailEstela de Mesha Foto: Mbzt 2012 Wikimedia CC BY 3.0
El rey bíblico Balak podría ser una figura histórica, asegura un estudio de la Universidad de Tel Aviv, tras creer haber identificado su nombre en una nueva lectura de la Estela de Mesha, piedra con una inscripción del siglo IX a.C., que podría tener consecuencias para el estudio de la Biblia y la historia antigua de Israel.

Un grupo de expertos liderados por el profesor Israel Finkelstein analizaron imágenes de alta resolución de la Estela de Mesha y propusieron una lectura alternativa a la aceptada hasta el momento.

Estela de Mesha Foto Mbzt 2012 Wikimedia CC BY 3.0


La piedra, que lleva el nombre de Mesha en honor al rey de Moab, de una región en la actual Jordania del siglo IX a.C, es una pieza histórica significativa por poseer una inscripción a través de la cual se ha obtenido información importante del período.

"Este estudio es importante porque nos permite entender el territorio de Judá y de Moab y sus procesos de expansión, sumado a la historia de Jerusalén en el siglo IX a.C.", explicó Finkelstein.

Estudios previos habían establecido que uno de los nombres grabados en la piedra era el de la Casa de David, dinastía real que gobernó sobre el Gran Reino de Israel.

Sin embargo, el nuevo análisis de la Universidad de Tel Aviv refuta tal interpretación y propone que el nombre en cuestión, ubicado en un fragmento poco legible en la línea 31 de la inscripción, es el del rey Balak.

De esta manera, Balak, quien también fue rey de Moab pero que se creía había vivido en el siglo XIII a.C., pasaría a formar parte de la historia antigua de la región y específicamente del período del que data la Estela de Mesha.

Además, Filkestein agregó que esta nueva lectura aporta cierto grado de verificación de ese tiempo y que "al descartar la lectura de la Casa de David descartamos que el reino de Judá haya conquistado al de Moab, algo que puede ser significativo para la historia antigua de Israel".

La historia antigua de Israel marca, según la Biblia, que para ese entonces los judíos estaban radicados en territorios un poco más extensos que el actual Israel, en el llamado Reino Unido de Israel.

En el siglo X a.C. se produce una partición que lo divide entre el Reino de Israel, al norte, y el Reino de Judá, al sur, hasta que estos dos territorios son conquistados: los del norte por los asirios en el siglo VIII a.C. y los del sur por los babilonios en el siglo VI a.C.

Los judíos más tarde retornarían a esa tierra gracias a un decreto de Ciro el Grande, gobernante del Imperio Persa que había conquistado esa región. EFE