España: la resolución en la ONU sobre los asentamientos de Israel es equilibrada

Post thumbnailMuro Occidental o Muro de los Lamentos de Jerusalén Foto: Policía de Israel
El Gobierno español expresó que la reciente resolución de la ONU que condena los asentamientos israelíes en Cisjordania (Judea y Samaria) y Jerusalén oriental es "equilibrada" y "busca favorecer la paz" entre las dos partes y negó que vaya "en contra" de Israel.

Así lo explicaron fuentes diplomáticas con motivo de la convocatoria del Gobierno de Israel para censurar a los países del Consejo de Seguridad de la ONU por su apoyo a dicha resolución, con la que el viernes se declararon ilegales los asentamientos israelíes de Cisjordania y los barrios judíos de Jerusalén oriental, incluyendo el vecindario judío de la Ciudad Vieja y el Muro Occidental o “Kotel Hamarabí” (conocido en el mundo gentil como Muro de los Lamentos).

Foto: Policía de Israel Foto: Policía de Israel


Los diplomáticos argumentaron que España, al igual que la Unión Europea, considera que los asentamientos son "contrarios al derecho internacional" y "un obstáculo para la paz" y agregaron que Miguel Moro, encargado de negocios de la embajada de España, es quien ha acudido a la convocatoria del Gobierno de Israel en sustitución del embajador, Fernando Carderera Soler.

Sobre los asentamientos, las mismas fuentes reiteraron la postura de España, que es la de su oposición a estos al considerar que "van en contra de la confianza necesaria para reanudar las conversaciones de paz" entre Israel y la Autoridad Palestina y "hacen inviable la solución de los dos estados".

Asimismo, fuentes diplomáticas destacaron que España condena los actos de terrorismo en la región, así como cualquier "acto terrorista o incitación a la violencia".

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que condena la política israelí de asentamientos y exige su cese "inmediato" y "completo".

Estados Unidos, que es uno de los cinco miembros permanentes del organismo y tras haber vetado en 2011 una resolución similar, se abstuvo y permitió que el texto, propuesto por Nueva Zelanda, Venezuela, Malasia y Senegal, prosperara con el respaldo del resto de miembros del Consejo.

Esta resolución exige a Israel el cese de su política de asentamientos en Cisjordania (Judea y Samaria), incluido Jerusalén oriental, e insiste en que la solución al conflicto de Oriente Medio pasa por la creación de un Estado palestino que conviva junto a Israel.

La resolución 2332 es la primera sobre el conflicto de Oriente Medio que el Consejo aprueba desde 2009. EFE y Aurora