Enviado de ONU insta a Israel a investigar la muerte de ocho miembros de una familia de Gaza

Post thumbnailFuneral de la familia Abu Malhus Foto: REUTERS/Mohammed Salem
El enviado especial de las Naciones Unidas para el Oriente Medio, el búlgaro Nickolay Mladenov, instó a Israel a avanzar rápidamente en la investigación de un ataque aéreo en el que murieron ocho miembros de una misma familia en la ciudad de Deir el Balah, en el centro de la Franja de Gaza, durante la última ronda de violencia, el jueves pasado.

“No hay justificativo para atacar a civiles en Gaza ni en ninguna otra parte. ¡Qué tragedia!”, expresó Mladenov. “Llamo a Israel a avanzar rápidamente en esa investigación”.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) anunciaron que están investigando las circunstancias del ataque.

“Según la información disponible en el momento del ataque no había ningún civil…Las FDI están investigando el daño causado a civiles en el ataque”, explicó el portavoz militar.

Mientras tanto, el grupo terrorista islámico Hamás que controla la Franja de Gaza planea instar a la Corte Penal Internacional a investigar el ataque, indica un informe del canal norteamericano Fox News.

Los terroristas palestinos de Gaza también han sido criticados por los cohetes que disparan indiscriminadamente contra las comunidades y ciudades israelíes. La Jihad Islámica Palestina lanzó alrededor de 450 cohetes y proyectiles de mortero contra las ciudades y comunidades israelíes. Pero debido a dificultades tecnológicas en su mayoría han caído en áreas abiertas. Otros han sido interceptados por la batería antimisiles Cúpula de Hierro.

Fuentes militares revelaron que no se sabía que la familia estaba presente en el edificio en el momento del ataque que tenía como objetivo dañar la infraestructura de la Jihad Islámica Palestina y no atacar a ningún miembro o cabecilla de la organización en particular.

Rasmi Abu Malhus, de 45 años, murió junto con su esposa, su cuñada y cinco niños, entre ellos su hijo de siete años y sus sobrinos de dos y tres años.

Los vecinos afirmaron que Abu Malhus no estaba involucrado con los grupos terroristas y que la familia habitaba en el edificio desde hace veinte años.

La vivienda fue prácticamente desintegrada por la explosión, dejando en el lugar un enorme cráter.

El Ministerio de Salud de Gaza informó que 34 personas murieron durante la escalada de 50 horas entre Israel y la Jihad Islámica, entre ellos al menos 14 civiles, incluyendo a tres mujeres y siete menores. Fuentes israelíes destacaron que 25 de los palestinos abatidos eran miembros de los brazos armados de las organizaciones terroristas.